Inicio País LA ECONOMÍA POST COVID. (2ª PARTE)

LA ECONOMÍA POST COVID. (2ª PARTE)

8811
0

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 50 segundos

Escrito por:  Enrique Provencio D.

La economía mexicana en 2023.

Al cerrar 2023 la economía mexicana mostraba por un desempeño mejor al que se esperaba, con buenos resultados en el empleo y los salarios, y un impulso considerable del consumo interno y de la inversión. Ayudó que Estados Unidos no registrara una desaceleración, como se había pronosticado, pero, en su mayor parte, el dinamismo nacional se debió a factores internos.

El crecimiento económico de México en 2023 fue subestimado tanto por las autoridades como por los agentes privados (ver cuadro 1). Por ejemplo, en septiembre de 2022 la Secretaría de Hacienda esperaba que para el siguiente año el producto creciera 2.1 por ciento. Luego, en abril de 2023 la estimación se corrigió a 2.6 por ciento. Los consultados por el Banco de México en su Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, adelantaban en enero apenas uno por ciento de crecimiento para todo 2023. El resultado anual estimado a fines de diciembre se aproxima al 3.5 por ciento. También para Estados Unidos erraron la mayor parte de los pronósticos.

Cuadro 1. Estimaciones del crecimiento del PIB para el periodo 2023-2024.

El crecimiento económico estimado para 2023 en México fue superior al previsto, tanto por las autoridades hacendarias como por la mayoría de las fuentes privadas que realizan pronósticos.

 202320242025
Sept. 2022. SHCP Criterios Generales para 2023*2.12.42.4
Feb. 1 2023. Encuesta de Banco de México (Estimación media)11.72
Abril 2023. SHCP Pre-Criterios para 2024*2.62.3n. d.
Sept. 2023. SHCP Criterios Generales para 2024*332.5
Dic. 15. 2023. Encuesta de Banco de México (Estimación media)3.42.32
Dic. 21. 2023. Citibanamex3.52.2n. d.

  * Corresponde a las estimaciones puntuales.  Fuente: ver referencias al final del artículo.

En lo social, lo positivo es que esta expansión de 2023, mayor a la prevista, se dio en condiciones de mejora del ingreso laboral por persona, que al tercer trimestre de 2023 llevaba un incremento de 11 por ciento en promedio frente al mismo trimestre de 2022. La masa salarial registró un avance casi de la misma proporción, como resultado tanto del mayor empleo como del aumento de los salarios reales. Según las estimaciones de CONEVAL, el porcentaje de población en pobreza laboral se redujo en 2.8 puntos, al pasar de 40.1 por ciento en el tercer trimestre de 2022, a 37.3 en el mismo trimestre de 2023. Sigue siendo un nivel muy alto y debe caer muchos puntos más, sin duda, pero ya está abajo del promedio de 2019.

El principal motor del impulso económico de 2023 fue el consumo interno, tanto el público como el privado, y el repunte de la inversión, sobre todo en la construcción. Es notable que la inversión haya despuntado a pesar de las elevadas tasas de interés, y eso ocurrió tanto por las obras públicas federales emblemáticas, sobre todo en estados del Sur y Sureste, como por el bajo tipo de cambio, que favoreció la compra de maquinaria y equipo importado. También contribuyó la reanimación de las obras estatales y municipales, que ya estaban repuntando desde 2022 luego de varios años de estancamiento.

¿Continuarán estos impulsos en el nuevo año? Se estima que el cierre de este periodo de gobierno tendrá una desaceleración, pero no un estancamiento y menos una recesión. Los pronósticos son dispares, como siempre ocurre, y la mayoría de las estimaciones de crecimiento para 2024 fluctúan entre 2 y 2.5 por ciento, una tasa muy cercana a la que se registró entre 2012 y 2018. Ya varias señales de los meses finales de 2023 indicaban que la actividad económica perderá fuelle, pero también se espera que al menos durante el primer semestre de 2024 se mantenga un buen ritmo de actividad, sobre todo por el impulso del presupuesto federal.

Más allá de la fuerte marca pro cíclica del gasto público para el periodo electoral, también se espera que otros impulsos se sostengan, como el flujo de inversión extranjera y las remesas. La desaceleración reduciría la mejora del empleo, pero se espera que los salarios reales sigan mejorando, y que la pobreza laboral vuelva a caer, aunque no al buen ritmo que se venía dando.

Si se levanta la vista un poco, puede decirse que más allá de las buenas noticias inmediatas, la economía mexicana apenas está retomando el paso, y que todavía falta bastante para tomar un buen cauce. Considérese, por ejemplo, que el PIB por habitante de 2023 será apenas como el de 2017 (ver gráfica 1). Si se cumplen los pronósticos que presentó la Secretaría de Hacienda, a partir de 2024 se recuperaría el punto más alto previo a la crisis del Covid 19, y a partir de ahí se retomaría el camino truncado hace ya cinco años.

Gráfica 1. México. PIB por habitante 2010-2023 y proyecciones a 2029.

El PIB por habitante (PIBxH) estimado para 2023 igualó el nivel de seis años atrás, es decir, el de 2017. Sin embargo, estuvo 6% debajo de la tendencia que se registraba hasta 2018. La línea punteada de la gráfica muestra la tendencia del periodo 2010-2018 del PIBxH. La línea verde corresponde al PIBxH proyectado para 2024-2029.

El PIB por habitante (PIBxH) estimado para 2023 igualó el nivel de seis años atrás, es decir, el de 2017. Sin embargo, estuvo 6% debajo de la tendencia que se registraba hasta 2018. La línea punteada de la gráfica muestra la tendencia del periodo 2010-2018 del PIBxH. La línea verde corresponde al PIBxH proyectado para 2024-2029.

Fuente. Elaborado con la información de: CONAPO. (2023). Bases de datos de la Conciliación Demográfica 1950 a 2019 y Proyecciones de la población de México 2020 a 2070; e INEGI. (2023). Banco de Información Económica. [Tabulados], y SHCP. (2023). Criterios Generales de Política Económica para 2024.

Según diferentes estimaciones, entre 2021 y 2023 el crecimiento económico promedio anual fue de 4.4 por ciento, una tasa muy favorable, sin duda. Sin embargo, eso apenas habrá alcanzado para retomar el PIB por habitante de seis años atrás. La gráfica muestra que si los próximos años se logra crecer a 2.5 por ciento promedio anual, el PIB por habitante alcanzaría la tendencia previa a 2019 hasta finales de la década. Las medidas redistributivas pueden seguir compensando este rezago, al menos en parte. De cualquier modo, lo que se indica supone que deberá mantenerse el dinamismo productivo durante varios años más para superar realmente el lastre de la crisis de la pandemia.

También podría interesarte: Salario mínimo, política social y transferencias en la reducción de la pobreza en 2022

Fuentes

Banco de México. (2023). Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado. 15 Diciembre de 2023 y 1º de Febrero de 2023. https://www.banxico.org.mx/publicaciones-y-prensa/encuestas-sobre-las-expectativas-de-los-especialis/encuestas-expectativas-del-se.html

Citibanamex (2023). Estudios económicos. México, perspectiva semanal Nº 1341. 21 de diciembre de 2023. https://www.banamex.com/sitios/analisis-financiero/pdf/Economia/PerspectivaSemanalNo1341211223.pdf

CONEVAL. (2023). Indicadores de pobreza laboral. Resultados nacionales y por

entidad federativa. Noviembre 2023. https://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/ITLP-IS_pobreza_laboral.aspx

SHCP. (2023). Finanzas públicas y presupuesto. Paquete económico y presupuesto. https://www.finanzaspublicas.hacienda.gob.mx/es/Finanzas_Publicas/Paquete_Economico_y_Presupues

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here