Inicio Columnas LA MALA ORTOGRAFÍA Y PARANOIA DEL EX CANDIDATO VARGAS

LA MALA ORTOGRAFÍA Y PARANOIA DEL EX CANDIDATO VARGAS

1234
0

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 52 segundos

*  Atrapado en la telaraña de sus diagnósticos tremendistas, el candidato perdedor de Morena por Pachuca, ahora se dice víctima de los centros de espionaje oficial para justificar su camaleónico comportamiento político al posar al lado de sus supuestos oponentes políticos con imágenes que él mismo difunde; no conforme con ello, se erige como salvador de su partido y de la democracia del estado, exigiendo una purga total del IEEH

Por Antonio Ortigoza Vázquez

Especial de Expediente Ultra

El candidato perdedor de Morena a la alcaldía de Pachuca, Pablo Vargas, no se anduvo por las ramas y a posteriori  lanza un diagnóstico tremendista contra su propio partido y la dirigencia estatal, donde afirma que se encuentra «desmembrado, burocratizado y desmovilizado»;  que hay «desconfianza y malestar» contra  dirigencia y consejo estatales y en consecuencia «no hay balance» sobre el resultado desastroso en los comicios municipales de ese año.

Este pronunciamiento lo hace, para mayor sorpresa, en vísperas de rendir protesta como regidor del Ayuntamiento pachuqueño. precisamente, por Morena. 

Pero además, sin tipo alguno de correlación lógica con esos señalamientos, añade «la exigencia» de la destitución del Consejo General del Instituto Electoral Estatal de Hidalgo (IEEH).

Vargas fue, entre los perdedores de Morena, el más conspicuo, porque su candidatura fue motivo, primero de mucha extrañeza, ya que ni siquiera se le conocía como militante, mucho menos como prospecto a la principal candidatura por tratarse de la capital estatal.

Peor aún: ya candidato oficial, tuvo la ocurrencia de comentar, a manera de pretendido chiste, que «en la calle me preguntan si es cierto que vivo en Pachuca».

Y en segundo término, desde la «precampaña» se difundió profusamente la versión de que su nominación obedeció a la “relación sentimental” que sostiene hace años con la madre del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, versión nunca desmentida, ni por el partido ni por el propio Vargas ni el secretario.

CONTRA “LOS GRUPOS DE INTERÉS”

En diferentes mensajes por Internet, Vargas hace señalamientos un tanto crípticos, más que por intención, por deficiente redacción y sintaxis, algo raro en una persona mayor que cuenta con un doctorado, según parece, en ciencias políticas.

En uno de los varios archivos, tal pareciera que pretende señalar a lo que se denomina “grupos de interés” o de “presión”, pero sin esclarecer mínimamente a sus señalados.

Sólo dice: “Cargos relevantes: Dos senadores, siete diputados federales, 17 diputados federales.

“Grupos internos: Grupo Universidad, senador Julio Menchaca, Abraham Mendoza, delegado federal; Grupo Guadarrama, Sandoval-Mendoza-Cadena. Grupos regionales, Comité Estatal cinco años funcionamiento (sic)… pero desmembrado, burocratizado y desmovilizado… igual el Consejo Estatal… hay desconfianza y malestar en las bases… hay indignación y descontento, falta (de) estructura… no hay balance sobre elecciones 2020. “Hay clamor generalizado (para) sustituir la dirección estatal… auditoría a finanzas, gastos de campañas, al Instituto de Formación y Capacitación Política… (se necesita) iniciar proceso de reorganización de Morena y de los Comités de Defensa de la 4T (N. de la R. Estos comités han surgido del modelo de los “Comités de Defensa de la Revolución” de la Cuba castrista, de muy triste fama).

Pero hoy, Don Pablo, ya es parte del gobierno municipal que tanto ha criticado, será parte del “regreso del PRI al trono, y como se merece con toda la estructura faraónica, empiezan a cobrar a los súbditos y servidumbre de Pachuca”, (¿Servidumbre los pachuqueños, Don Pablo?)

DENUNCIA DE “TRANSAS”  Y  ¡ESPIONAJE POLÍTICO!

Vargas agrega otras quejas y denuncia supuestas conductas fraudulentas de la dirigencia: “No hubo apoyo económico ni jurídico en las varias etapas del proceso electoral, no se sabe del destino de 19 millones de pesos… resultados: seis victorias en solitario y cinco más en candidaturas comunes… no hubo defensa del voto”.

Otra denuncia críptica muy curiosa es cuando Vargas señala que “hubo espionaje político autoritario (¿habrá espionaje democrático?)  del gobierno de Omar Fayad… para descalificarme… (porque) soy político de la ciudadanía (¿?), no soy político corrupto, no somos iguales (¡Original el doctor!) … nunca me sentado para transar ni traicionar a la gente”.

El asunto del “espionaje” lo refiere a dos fotos que afirma “solo están en los archivos de Gobernación y del CISE “, que en una estaba en reunión “con 60 organizaciones civiles” y otra en “la que saludé a Israel Félix (candidato del PRI triunfador en Mineral de Reforma) porque tengo educación” (sic).

Lo curioso es que él mismo difunde las fotos  y poco después envía de nuevo a las redes donde aparece con el alcalde electo Félix, con una “fotocomposición” de un supuesto diálogo “en globitos”, donde Vargas le dice: “Nos vemos en el 2022 para la gobernatura”(sic) y Félix le responde: “Se va a poner bueno, doctor. Será un honor perder ante usted”. (Genialidad de los asesores de Vargas, que tiro por viaje lo hunden en el peor de los ridículos) 

DIPUTADO MORENISTA INHABILITADO POR DESVÍO DE 18 MILLONES

El diputado federal por Morena, Julio César Ángeles, ha sido alcalde de Atotonilco de Tula dos veces, y dos veces ha ido a la cárcel por malos manejos de dinero, pero en esta ocasión le fue mucho mejor: se le comprobaron pillerías por 18 millones de pesos, pero el Concejo Municipal Interino solo le “inhabilitó” por un año para ocupar cargos públicos.

El suertudo político fue edil en el periodo 2006-2009.  Por primera vez fue encarcelado ocho meses acusado por desvío de un millón 127 mil pesos, pero al final del juicio fue declarado “no culpable”.

Por segunda ocasión, en 2012, por una cantidad mucho mayor, fue acusado de “negociación indebida con el consorcio Aguas tratadas del Valle de México, por 202 millones”.

El segundo periodo en el Ayuntamiento de Atotonilco no lo completó por pedir licencia para competir para diputado federal en 2018. El Concejo Municipal Interino no encontró comprobantes por 18 millones de pesos, le requirió la justificación documental de los gastos, pero Ángeles, sentado en su fuero, desdeñó olímpicamente el requerimiento.

Tal vez el CMI no quiso meterse en líos con el nuevo régimen que proclama que “ya se acabó la corrupción” y en lugar de dar curso a un proceso de desafuero, optó por inhabilitarlo por un año “para empleos o comisiones en el servicio público, tampoco en adquisiciones, arrendamientos, servicio y obras públicas”.  (¡Ay qué miedo! dijo el diputado).

Pero la proclividad para irse sobre los fondos públicos es, definitivamente, una condición matrimonial, porque sucede que, por pura coincidencia, la esposa de Ángeles, señora Marcela Martínez, en su calidad de presidenta del DIF en Atotonilco, para no ser menos también “echó el gato a retozar” con los fondos de la benemérita institución y ni tardos ni perezosos los miembros del Concejo Político Municipal Interino la inhabilitaron ¡por cinco meses! “Así mes las dieran todas”, dirían los morenistas, virtuosos y dignos exponentes de la oficialmente impoluta 4T.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here