Inicio Columnas LAS CHEQUERAS OCULTAS QUE FINANCIAN EN LA 39 DEL ÚNICO, A LA...

LAS CHEQUERAS OCULTAS QUE FINANCIAN EN LA 39 DEL ÚNICO, A LA PLANILLA LILA-MORADA

962
0
Medel rompe acuerdos y vuelve a las andadas

*  Parece que una vez más el impresentable y ambicioso José Medel Ibarra, busca ganar esa sección del SUTGCDMX para proseguir con sus negocios de venta de vestuario al gobierno capitalino y ganar influencia en un sindicato donde todos conocen su baja estofa y marrullerías; en esta ocasión se dice que va de la mano con el ex líder de la 39 y ex “tesorero” del Directorio que manejó por más de un año las cuotas sindicales de las 40 secciones, José Antonio Xochicale. A los trabajadores que votarán en las urnas, les asiste el derecho de preguntar a Sofía Hernández quién paga su costosísima publicidad

Por Giuseppe Gatopardo

Especial para Expediente Ultra

Los comicios a celebrarse el próximo 29 de septiembre en la Sección 39 del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), empiezan a generar toda serie de sospechas por la repentina y abundante inyección de recursos en favor de Sofía Hernández Labra, candidata de la Planilla Lila-Morada y que más allá del terreno de las especulaciones se ve reflejada en publicidades monumentales que penden a la vista de todos, como sucede en las paredes externas de la Tesorería Capitalina.

Sofía Hernández, oscuros padrinos

Ni cómo ocultar que manos ajenas a los trabajadores están sacando cheques con varios ceros, interesados en comenzar a ganar posiciones en el Único con miras a la sucesión presidencial que empezará a definirse el próximo año, pero también con un indudable afán de lucro por hacerse de redituables negocios como el vestuario.

Sofía Hernández, nos dicen, surgió como la candidata que terminó aceptada por diversos grupos de interés que buscan comenzar a ganar secciones a la corriente de César Piña, aunque hay quienes aseguran que la autosuficiencia financiera de personajes como José Antonio Xochicale, dirigente de la 39 hace dos décadas, e interesado en ser el poder tras el trono, bastan y sobran con otros socios para no aceptar línea alguna. Es decir: para irse por la libre sin paternidades ni de azules ni de rojos. De esa dimensión las chequeras.

Debemos recordar a los trabajadores, y en particulares a los sindicalizados de la 39, que por las manos de Xochicale pasaron en más de un año, decenas de millones de pesos que el gobierno de la CDMX le entregaba por conceptos de cuotas en su calidad de “tesorero” del Directorio negociado con el líder de la FSTSE, Joel Ayala Almeida, para la concluir la elección a la Presidencia del SUTGCDMX que fuera invalidada por el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA), en enero del 2020.

Monumental derroche a la vista

La aparición de la pandemia del Covid-19, vino a prorrogar la vigencia del Directorio hasta septiembre del pasado año en que por fin se eligió al nuevo Presidente del Único, pero en todo ese lapso, Xochicale era el encargado de entregar las cuotas a los Secretarios Seccionales, a excepción de la Sección 12 que estaba en Directorio desde noviembre del 2019.

Hasta la fecha se habla de un faltante de más de 15 millones de pesos que en su momento deberá ser aclarado, pero la súbita aparición del ex dirigente de la 39 dentro de la estructura de la Planilla Lila-Morada, aviva la hoguera de las sospechas sobre una de las probables e indebidas fuentes de financiamiento de Hernández Labra.

EL RETORNO DEL “MIL MÁSCARAS”

Otro de los hilos conductores de la fábrica de billetes que está echando a volar con todo a la inexperta aspirante, recae nada menos que en la persona del impresentable José Medel Ibarra, mejor conocido en las cañerías gremiales del Único como “El Mil Máscaras”, quien se atribuyó el “mérito” de impulsar a Xochicale en el Directorio de la pandemia.

Un hecho que liga a ambos ex líderes en un proyecto en común es que Xochicale formó parte activa de la llamada Coalición del Frente Democrático de Trabajadores del Gobierno de la CDMX y Alcaldías, creada por el presidente del Único, para tratar de apoderarse del sindicato y realizar millonarios negocios en su calidad de empresario, con la venta de calzado y vestuario al gobierno central, entre otras muchas de sus tranzas, incluida hasta la venta de lonchibones.

Como lo hemos detallado aquí EN LA ESQUINA DEL MOVIMIENTO, Medel creó a la par de su Coalición Pato, un medio llamado Gaceta RS que ha venido a menos hasta convertirse en un pasquín de quinta, acorde a la ínfima categoría de su dueño.

Xochicale, en entredicho por las cuotas del Directorio

Acostumbrado a la ignominia y la traición, José Medel no dudó en apuñalar por la espalda a gente como Alejandro Mayén –perdedor de la elección en la Sección 12, en agosto pasado–, a Julio Miranda quien busca ser candidato por la Sección Uno y a Laura López Osorio. que tratará de llegar a la dirigencia de la Sección 15, entre otros muchos timados.

Al no verles futuro político y menos económico, Medel Ibarra comenzó a acercarse de manera cínica y descarada con líderes de la corriente azul como Hugo Alonso Ortíz, a la vez que coqueteó con el grupo de los rojos de César Piña. A manera de broma, quienes conocen su baja estofa, canturrean a su paso esa letra que dice: “Vende caro tu amor, aventurera…”

Tales devaneos provocaron que su Coalición se fracturara, pero al parecer su membrete quiere volver por su segundo aire, al grado que lejos de cumplir su palabra y acuerdos –lo cual ya no es extraño–, ahora se va por la libre y le apuesta a la candidata de la Sección por la cual Xochicale ha estado comisionado por más de 20 años y, ni qué decir, sigue teniendo ascendencia en algunos grupos.

Ambicioso y ruin, “El Mil Máscaras” se encuentra desesperado y va a todas. El asunto es que de confirmarse sus “aportaciones voluntarias” estaría situando en una posición comprometedora a la aspirante de la Planilla Lila-Morada que ni con la más pulida retórica podría explicar a los trabajadores de la 39, de dónde están saliendo los súbitos recursos para costear tan onerosa publicidad que, repetimos, está a la vista de todos no únicamente en los muros de la Secretaría de Finanzas sino además en las oficinas tributarias y alcaldías.

Sabiendo cómo se las gastan estos financiadores a ultranza, es imposible creer en su papel de samaritanos o redentores de la clase asalariada. Y un candidato que acepta apoyos de esta naturaleza ni en sueños podrá responder a los intereses de los trabajadores, sino únicamente al de sus padrinos.

Parafraseando al Presidente AMLO, los mil 500 agremiados de la 39 deben preguntar a Sofía Hernández: ¿Quién pompó? ¿Quién pompó campañita, quién pompó?

Y aunque a muchos personajes gandallas les agriemos el día, aquí nos leemos en LA ESQUINA DEL MOVIMIENTO. A los trabajadores les recordamos: “El que no conoce a Dios, donde quiera se anda hincando…”


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here