Inicio Opinión ¿QUÉ NOS HAN DICHO LAS ENCUESTAS ANTES DE LAS PRECAMPAÑAS?

¿QUÉ NOS HAN DICHO LAS ENCUESTAS ANTES DE LAS PRECAMPAÑAS?

563
0

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 40 segundos

Escrito por: Ricardo de la Peña [1].

Al arranque de las precampañas se dispone al menos de 57 ejercicios de medición por encuesta sobre las intenciones de voto por la Presidencia de la República en la elección de junio de 2024: quince con componente presencial (cara a cara en viviendas), 28 telefónicas —22 de ellas, realizadas a través de métodos de respuesta de voz interactiva, las llamadas robotizadas— y catorce mediciones hechas por procedimientos que no son probabilísticos, acudiendo en la mayoría de casos a la recolección de datos por Internet.

Desde luego, diversas casas encuestadoras ya han acumulado más de una medición, por lo que un recuento de las mediciones actuales que fuera sensato consideraría solamente las estimaciones más recientes de cada casa, a la vez que excluiría estudios que se hacen a través de Internet o metodologías que no pretenden ser probabilísticas de manera alguna.

Las mediciones que pueden considerarse con pretensiones de ser probabilísticas, sean presenciales o telefónicas, se distribuyen a la largo de un eje según hayan presentado un mayor o menor porcentaje a favor de la precandidata de la coalición PVEM-PT-Morena, Claudia Sheinbaum, y en contraparte una estimación más baja o más alta por la precandidata de la coalición PAN-PRI-PRD, Xóchitl Gálvez. De hecho, el impacto de la tercera precandidatura, de Samuel García por Movimiento Ciudadano, es irrelevante para los fines de este análisis, dada su baja proporción de respaldos. En estos cálculos no se consideran las proporciones asignadas a otros aspirantes o de quienes en las entrevistas no se definieron por alguno de los contendientes.

El recuento de encuestas presenciales o telefónicas más recientes arrojaría un concentrado de veinte estudios, diez con componente presencial y diez por vía telefónica. La estimación de estas veinte encuestas mostraría una ventaja promedio de 32 puntos a favor de Claudia Sheinbaum sobre Xóchitl Gálvez, distancia que aumenta a más de 36 puntos cuando se consideran las diez más recientes encuestas con componente presencial y se reduce a 28 puntos cuando se ven las diez encuestas telefónicas más recientes que han sido publicadas (Gráfico 1).

Gráfico 1. Intención definida de voto para la Presidencia de la República en encuestas nacionales realizadas antes del inicio de precampañas según modo de aproximación

FUENTE: Ricardo de la Peña, Base de datos de encuestas nacionales 2023-2024.

Como se ve en el Gráfico 2, las encuestas con componente presencial tienden a situarse más en la parte superior del mapa, donde la estimación para Sheinbaum es mayor, mientras que las telefónicas se ubicarían más en la parte inferior, al tener estimaciones mayores a favor de Gálvez. Asimismo, a pesar de poder calcularse un valor medio de las mediciones, es claro que existen dos grupos de encuestas, una con una estimación más alta por Sheinbaum y otros que miden una mayor proporción por Gálvez y que las mediciones más recientes estarían concentradas en torno a valores medios por grupo y no para el conjunto de las encuestas publicadas.

Gráfico 2. Mapa de las estimaciones antes del inicio de precampañas de las encuestas nacionales presenciales y telefónicas más recientes

FUENTE: Ricardo de la Peña, Base de datos de encuestas nacionales 2023-2024.

Ahora bien, el canon científico dice que las encuestas con componente presencial son las que permiten una mejor inferencia sobre el conjunto del electorado, dado los niveles de respuesta que alcanzan, muy superiores a los ejercicios por vía telefónica. Ese es hoy día el argumento más sólido a favor de las encuestas en vivienda, pues la vieja distinción por las proporciones de población que se alcanzan con uno y otro modo de aproximación ha dejado de tener cabida, dado que la telefonía alcanza ya a más de ochenta por ciento de la población y que, en contraparte, las encuestas cara a cara no alcanzan a cubrir la totalidad del universo de electores debido a problema de accesibilidad y seguridad que hacen inviable acceder a al menos diez por ciento, tal vez más, de las viviendas existentes en el país.

Asumiendo lo anterior, las encuestas con componente presencial (dentro de las que se consideraría una con técnica mixta, al incluir entrevistas vía telefónica además de cara a cara), al detectar una media de 63 por ciento de intenciones definidas de voto por Sheinbaum, contra 27 por Gálvez, con una brecha de 36 puntos, presentan rangos de variación muy significativos (Gráfico 3): Sheinbaum tendría entre un máximo de 77 por ciento a un mínimo de 54 por ciento, con una brecha entre estimaciones de 23 puntos, mientras que Gálvez iría de un mínimo de 16 por ciento a un máximo de 36 puntos, una diferencia de 20 puntos entre unas y otras encuestas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here