Inicio Columnas ¿QUIÉNES CARGAN CON LOS MUERTOS?

¿QUIÉNES CARGAN CON LOS MUERTOS?

1208
0

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 38 segundos

«Una retirada a tiempo es una victoria»

Napoleón Bonaparte

Por Samuel Cantón Zetina

No igual, pero la vida sigue con el Coronavirus. Y como cada quien tiene que continuar con lo suyo, el camino de los gobernantes y el de los epidemiólogos empieza a separarse.

Sin embargo, no en todos los casos puede producirse de manera imperceptible.

Lo anterior, porque en los países que han puesto los muertos, y se han desangrado económicamente, es imposible que se dé así como así.

No. Alguien tiene que dar la cara. Qué responder por el fracaso. Y ser culpable.

Y, bueno, no se sabe bien a bien quiénes tomaron las decisiones.

Desde un principio, los Jefes de Estado anunciaron que los responsables de las políticas sanitarias que pondrían en marcha, serían los médicos y científicos.

Éstos asintieron en silencio.

¿Continúan igual?

La cuestión está, por un lado, que los líderes se mantienen permanentemente de cara a la gente, y por el otro, que en unos meses más, con o sin virus, empezará -al menos en México- el argüende por los cargos de elección popular.

Y, claro, ningún gobierno, partido o candidato del mundo va a querer cargar con los ataúdes del COVID.

Por eso, dirán los políticos, es mejor deslindar desde ahora.

¿Quién minimizó el peligro?

¿Quién decidió seguir -o no- al pie de la letra las indicaciones de la OMS?

¿Quién acordó el tiempo en que debía declararse la guerra al microscópico enemigo, a partir de diciembre que China reportó el hallazgo, o de febrero que el COVID llegó a Europa, por el sur de Lombardía, Italia?

¿Quién proyectó el modo en que en América se aprovecharían las dos semanas de retraso/ventaja?

¿Quién dispuso la estrategia con que los países enfrentarían al virus con deficientes sistemas de salud y pueblos en muy malas condiciones físicas?

¿Quién determinó la profundidad con que se aplicaron los aislamientos, la reducción de movilidad, el distanciamiento social y los volúmenes de test?

¿Quién votó por aplanar mediáticamente la curva, e ir multiplicando por cientos la estimación de muertos?

¿Quién es responsable de desconfinar y de “la nueva normalidad”?

¿Fracasaron los expertos, si es cierto -como dijeron los estadistas- que “ellos decidieron”?

¿O fueron los gobernantes, y los usan como “chivos expiatorios”?

¿Se repartirán culpas y difuntos?

En Suecia, por lo pronto, el epidemiólogo en jefe, Anders Tegnell, reconoció que se equivocó al no imponer restricciones rigurosas y dejar la suerte del país en la conciencia de la gente.

Suecia tenía al 17 de mayo muchos más muertos que sus vecinos (3674, contra 543 de Dinamarca, 232 de Noruega y 297 de Finlandia), ellos sí con bloqueos estrictos, y sus ciudadanos tienen ahora prohibido cruzar sus fronteras.

Y en México, Hugo López Gatell -ayer fue tundido horrible en San Lázaro- causó baja como precandidato presidencial.

La derrota es huérfana, pero también la muerte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here