Inicio Columnas TIEMPO DE PENSAR EN EL MUNICIPIO

TIEMPO DE PENSAR EN EL MUNICIPIO

897
0

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 16 segundos

Por Juan Carbajal/@JA_CARBAJAL

La reactivación económica después de la pandemia, no solo corresponde a las grandes empresas, a los gobiernos estatales o al ejecutivo federal; después de más de 60 días de inactividad, las unidades económicas más básicas, han sufrido un embate que deja en la indefensión financiera a miles de personas; es aquí en donde los Ayuntamientos cobran una especial participación, considerando las ideas, estrategias y acciones que desarrollen como medidas de apoyo inmediatas que permitan impulsar y sustentar la reactivación económica de su población.

Un gran porcentaje de los municipios en México se ubican por arriba de los 100 mil habitantes, conformando ciudades en desarrollo que hoy más que nunca requieren de la atención y apoyo de sus autoridades, toda vez que las unidades económicas de primer contacto representan el principal activo para el desarrollo.

Si bien el flujo de efectivo es uno de los elementos que más reclaman los negocios locales, no es mediante créditos por accesibles, simples y baratos que se presenten como se va a reactivar un negocio o una micro empresa; ya que un alto grupo social se ha concentrado en el auto empleo y el emprendimiento  mediante estrategias de intercambio de conocimiento, ventas comerciales y prestación de servicios particulares y no cuenta con la certeza de producción que permita garantizar los recursos para sobrevivir y pagar al mismo tiempo dichos préstamos.

Si bien cada municipio representa un caso muy particular, existen propuestas que deberían analizar en concreto los Ayuntamientos, sobre todo en descuentos reales para impuestos, productos y servicios locales, de tal manera que permitan una mayor agilidad a los ciudadanos en el desarrollo de sus propios negocios, asegurar la permanencia de los establecidos y sobre todo la certidumbre de lograr mejores resultados económicos en el corto y mediano plazo.

El municipio reclama aportaciones como licencias de funcionamiento, pagos de predial y agua, licencias de uso de suelo, programas de protección civil y permisos publicitarios entre otros, que mediante prorrogas, estímulos o descuentos se puede apoyar directamente a las pequeñas unidades de negocio, micro y pequeños empresarios.

De igual forma, es tiempo para que los gobiernos locales, generen las políticas públicas, estrategias y, sobre todo productos que apoyen fuertemente el consumo local y la captación de inversiones y capitales que fomenten el empleo, el gasto y la inversión.

No todo está en repartir dinero, sino en una administración de los recursos humanos y materiales con que cuenta el gobierno municipal, que permita generar valor a la producción económica local, hoy la mayoría de los funcionarios públicos están “de vacaciones”, resguardados en su casa por una política de restricción social; sin embargo, existen las herramientas y tecnologías suficientes que pueden generar acciones de apoyo directo a la población; mismas que han sido desaprovechadas por los servidores públicos para fomentar un acercamiento a las necesidades de los ciudadanos.  

Hoy más que nunca, los funcionarios públicos deben estar “al servicio de la población”, mediante estrategias que, garantizando la seguridad y las medidas de prevención, puedan impulsar productos y servicios de apoyo a la comunidad, fomentando el emprendimiento, la aplicación de negocios disruptivos y estrategias para asegurar una recuperación económica en el corto plazo.

Ideas pueden surgir muchas, pero, ante todo, se debe repensar en el liderazgo de los gobiernos locales, ya no es suficiente con elegir al más conocido, al de siempre, al que cree merecerlo, por ser joven y preparado o simplemente porque “ya le toca”; desde los partidos políticos, las organizaciones y los ciudadanos se deben considerar a quien ofrezca programas innovadores, de verdadero liderazgo que apoyen más allá de solo atender los baches, las faenas, despensas o las fallas en el alumbrado público.

Es tiempo de repensar en la estructura del gobierno municipal, y generar el espacio de la participación social, la congruencia política y sobre todo de la representación ciudadana, en donde el gobierno local se convierta en el impulsor de la económica, la punta de lanza en el desarrollo y sobre todo en el generador de un bienestar incluyente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here