Inicio CDMX VILLALOBOS NO RINDE CUENTAS NI APOYA A LAS BASES EN LA SECCIÓN...

VILLALOBOS NO RINDE CUENTAS NI APOYA A LAS BASES EN LA SECCIÓN 30 DEL SUTGCDMX, PERO QUIERE REELEGIRSE

26166
0
El líder de la 30 antepuso los privilegios al interés de las bases

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 42 segundos

*  El dirigente del área de Finanzas y Alcaldías, ha ignorado por seis años a sus agremiados y hasta los miembros de su comité, dirigiendo a la Sección con el apoyo de su mano derecha, María Esther Bobadilla, además de no rendir cuentas de las cuotas sindicales en los dos años de pandemia del Covid-19, para Joel Villalobos su prioridad han sido sus hijos y familiares a los que ha entregado las mejores plazas en el área de Fiscalización; ahora va por su reelección tratando engañar a las bases con las mismas promesas de antaño

Especial de Expediente Ultra

Ante las inminentes elecciones en la Sección 30 del SUTGCDMX, postergadas desde el 2021 a causa de la pandemia del COVID-19, los más de mil agremiados tendrán en su manos el poder de sacudirse a Joel Villalobos Moreno, uno de los peores dirigentes en su historia que además de nunca rendir cuentas, terminó aislando a los miembros de su comité de las funciones propias de sus carteras para asumir el control total junto con la delegada al Consejo, María Esther Bobadilla Santillán, considerada como el “el poder el trono” y operadora absoluta en su cercana campaña en busca de su reelección.

Durante la gestión de su mentor, el ex líder Tirso Lemus Alcantar, Villalobos se desempeñó como su Secretario de Finanzas y se le consideró además hombre de todas sus confianzas y hasta “confidente” en sus relaciones personales.

Los dueños de la Sección 30

Lo que Lemus no contempló fue que Villalobos terminó relacionándose con María Esther Bobadilla, quien hace años mantuvo relación de concubinato con el que fuera líder de la Sección 15 del Único, diputado local por el PRD y Vicepresidente de ese organismo, Emilio Fernández Allende, con quien procreó una hija.

Dicen en la 30 que el demonio suele tener rostro y cuerpo de mujer, de tal suerte que María Esther terminó convenciendo al maleable y dócil tesorero para traicionar a su jefe político. Al aproximarse las elecciones en 2017, Villalobos Moreno asestó la puñalada trapera a su jefe y decidió arrojarse por entero a los brazos de la fémina, que ya le venía tejiendo una red de apoyos e intrigas para doblar a Lemus.

Bobadilla se dio a la tarea de integrar tanto la planilla de Villalobos como de echar a andar una estrategia de denostación en contra de Lemus haciendo correr la versión de los malos manejos del entonces líder, con información del infiel tesorero.

Tres fueron las principales banderas en la campaña, del gris Joel: transparentar los recursos, tomar las decisiones en conjunto con todos los miembros de su comité y combatir la reelección, pues su mentor llevaba ya dos periodos al hilo.

Hasta hoy, tanto comité como trabajadores, han constado que no cumplió ninguna de las tres pues apenas tomó las riendas de la 30, fueron él y su estimadísima María Esther quiénes se hicieron del control absoluto. El resto del comité pasó a ser una figura decorativa. Y de la rendición de cuentas ni qué decir; por ejemplo, hasta hoy, nadie sabe en qué se han gastado las cuotas no empleadas durante los dos años de pandemia.

Misma situación ocurre con la asignación de plazas y cambios de área donde los únicos beneficiados han sido tanto los familiares de Villalobos como de Bobadilla Santillán. Pruebas hay de sobra y citamos algunas: A Brenda Fernández Bobadilla, hija de Esther se le asignó una plaza de el área de Fiscalización de las oficinas de Añil, de la Secretaría de Finanzas.

Sandra Acosta, ilegal destitución

Su sobrino, Fabián Parrales Bobadilla, fue asignado a Fiscalización, beneficio del que también acaba de ser favorecido Víctor Aguilar, del clan Aguilar al que también su momento traicionó Joel. Los puestos en fiscalización de la Secretaría de Finanzas, son codiciados porque los sueldos son más altos La hija de Villalobos Moreno, Elizabeth Villalobos del Valle, goza de plaza en Seduvi.

Por seis años, las pasmadas bases han visto estos y otros beneficios para un muy reducido grupo y ahora atestiguan cómo se utilizan para ganar adeptos como el clan Aguilar que controló por varios años a la 30, antes de la llegada de Tirso Lemus.

Los confundidos trabajadores se preguntan cómo es que esta familia está aceptando apoyar a Joel, cuando en su momento también apuñaló por la espalda a Kukita y Anita Aguilar, que le comisionaron y apoyaron para que Villalobos nunca trabajara. Ahora con los beneficios a su hermano Víctor, el ineficaz y corrupto líder busca ganar aliados de dónde sea ante el temor de que en las urnas las bases le den lo que se merece: un bien ganado voto de castigo.

Otro de los excesos que le van a cobrar al líder de la 30, es la forma impositiva en que ha movido e impuesto a los delegados en los centros de trabajo, olvidando que son los trabajadores quienes con su voto tienen la facultad de elegirlos. En los grupos de esta sección circula un video de una delegada en la Alcaldía Cuauhtémoc a la que Joe le canceló su comisión sindical. Tal es el caso de Sandra Acosta, trabajadora de edad avanzada y con problemas de una enfermedad crónica, a la que el pasado 17 de agosto, Villalobos Moreno, destituyó de forma injusta.

Abusos de la Delegada de Trabajo en la Territorial Tlatelolco

Caso contrario sucede con Mayra Ivette Valderrabano Alba, quien es delegada en la Territorial Tlatelolco y que se ha especializado en hostigar e intimidar a sus compañeros a los que debía defender. La funcionaria sindical, nos dicen, no ha tenido empacho en comentar a sus escasas amigas que es intocable pues mantiene una relación de amistad personal con Joel Villalobos, que asegura, le paga la renta en un departamento de Antonio Caso.

No son pocas versiones que ubican al líder de la 30 como aspirante a “Don Juan”, lo que a últimas fechas le ha acarreado ciertos roces con Esther Bobadilla, pues dentro de su catálogo de “conquistas” al parecer dio cabida en su sección a Claudia Baylón Fernández, quien fuera ex secretaria de José Luis García Martínez, ex Director General de Política Laboral cuando Jorge Luis Basaldúa era Subsecretario de Capital Humano.

A Claudia Baylón, se le ubicó como la encargada de ofrecer plazas y vender comisiones a diestra y siniestra. En las oficinas de Fray Servando corrió el rumor de que el segundo de Basaldúa, mejor conocido como “El Sombra”, tenía una relación con su secretaria más allá del tema laboral por lo que le puso un departamento de lujo y a tres de sus hijos les consiguió plaza en la Secretaría de Finanzas.

Los ríos de dinero, producto de la desatada corrupción, expusieron a García Martínez como ejemplo de todo lo contrario a lo que debía ser la nueva austeridad de la 4T. Y la gota que derramó el vaso fue cuando trascendió que a solo unos meses de haber tomado posesión del cargo, el funcionario adquirió en marzo del 2019, una camioneta Acura MDX blindada, de más de un millón y medio de pesos.

Claudia Baylón encontró acomodo en la 30

Cuando Sergio Antonio López Montecino, relevó en el cargo a Basaldúa y cesó al “Sombra”, se acabaron los privilegios para la señora Baylón, y uno de sus hijos perdió su ilegitimo puesto de trabajo.

Trabajadora de la Secretaría de Finanzas en el departamento de Fiscalización, Baylón Fernández, aseguran trabajadores, encontró acomodo en el círculo privilegiado de Joel Villalobos, acrecentando el malestar de las bases que ven una vez cómo su líder aprovecha el cargo para otorgar privilegios indebidos solo a su gente cercana.

De no ocurrir un lamentable desenlace pasional entre sus “colaboradoras”, Villalobos Moreno seguirá adelante con sus planes reeleccionistas, pero no todo será miel sobre hojuelas para mantener sus privilegios, pues le ha surgido competencia electoral en la persona de María Isabel Torres Ramírez, una aspirante que ha ganado el apoyo de cientos y cientos de trabajadores hastiados de los excesos y falta de representación de su líder que a lo largo de seis años ha demostrado carecer no solo de capacidades sino de compromiso hacia las golpeadas y olvidadas bases de la 30 a las que nunca rindió cuentas.

Los mil 150 agremiados que acudirán a las urnas, tendrán en sus manos el voto de castigo para acabar con esta cadena de privilegios y tropelías de Joel, María Esther y damas que les acompañan.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here