Inicio Opinión Xenofobia americana versus xenofobia mexicana

Xenofobia americana versus xenofobia mexicana

849
0
Rechazo de la gente al banco gringo

*  City Banamex, ¡fuera de México!: clamor popular; propuestas ciudadanas que no están lejos de la venganza popular

 

Por BLAS A. BUENDÍA

Especial para Expediente Ultra

Ahora que el señor Donald Trump, de 70 años de edad, se convirtió en el presidente número 45 de los Estados Unidos de Norteamérica y ser el más longevo de los Estadistas norteamericanos, su cuatrienio no será un paseo por la Avenida Pensilvania y sin guaruras, sino que el inicio su mandato estará saturado de aristas y convulsiones sociales en todo el mundo.

Que se tenga idea que un ciudadano llegara con esas virtudes, no se tiene antecedentes sino que por ser el presidente del país más poderoso del planeta, los próximos cuatro años serán de una extraordinaria zozobra ya que las sociedades del mundo lo consideran un “loco” que podría generar la III Guerra Mundial con resultados funestos termonucleares que desaparecerían a la raza humana.

En él recaerá la responsabilidad de no apretar el botón para iniciar la hecatombe global, sino tendrá que ser prudente en sostener amigables relaciones internacionales hasta con los enemigos que siempre han tenido los gringos debido a su soberbia y su altanería por sentirse los dueños del mundo.

Si bien el desaparecido escritor Carlos Fuentes siempre definió a los Estados Unidos como “los mejores representantes del Diablo”, las sociedades mundiales han demandado que como resultado de la xenofobia en todas sus vertientes, las economías se declaren alertas para blindarse porque el coletazo del Tío Sam en cualquier momento les pasará la charola para que paguen, con sentido usurero, sus deudas externas en una sola exhibición.

Estados Unidos y Europa tendrán sus fricciones por el valor de las monedas, el dólar y el euro, la vida en todos los países será más costosa, la hambruna en África seguirá siendo el paradigma detonante entre esas fronteras de la riqueza y la pobreza extrema.

Trump, como empresario ambicioso que a través de sus negocios lo han hecho ser otro de los hombres más millonarios del mundo, no se tocará el corazón para exterminar a esas generaciones perdidas, superando al mismísimo Adolf Hitler, que mandó a millones de judíos a los hornos de Auswitch, que en últimas fechas activistas festejaron el 74 aniversario de su clausura, no obstante que las cicatrices de las masacres colectivas de soldados alemanes contra la población, jamás se olvidarán.

Muchas personas han hecho público su deseo de no comprar más un coche Ford por la cancelación de la instalación de la planta en San Luis.

Se propone algo más intrépido, empezar por quebrar al consorcio City Banamex. ¿Por qué?  Porque Trump no quieres las plantas de las compañías americanas en México, a cuyo país lo quiere ahorcar y convertirlo en el futuro inmediato en otra Venezuela, es decir, después de ser un país potencialmente petrolero, El Pato Donald busca saquear la riqueza natural mexicana.

¿Por qué no te llevas también tu banco, el City Banamex?, es la constante de las demandas populares mexicanas, cuyo repudio ha ido creciendo como una venganza de xenofobia a xenofobia.

“Mexicano –se lee en las redes sociales-, saca tu dinero de City Banamex que es un banco gringo y llévatelo con los españoles de BBVA Bancomer. Te imaginas el escándalo mundial. O llévatelo con los escoceses de Scotiabank o con los orientales de HSBC, al Banorte o al INBURSA de Carlos Slim, que son los únicos bancos mexicanos.

“Esto puede ser rápido, seguro y efectivo. Demostrémosle al mundo que México ya no es el ranchito de las películas. México está situado como la 14 economía del mundo; somos un país con capacidad para doblar uno de los bancos más poderosos de Estados Unidos.  En represalia porque su ahora presidente en lugar de tejer estrategias para crear empleos en su país, se roba los empleos de los mexicanos a base de amenazas, y nosotros como mexicanos no hacemos nada”.

Una vez hecho esto –acusan- que es lo más rápido que podemos hacer  (en unas cuantas horas) sigamos con el otro consorcio que tienen el control alimentario y productos afines, Walmart.

En cambio, proponen compra en las tiendas Soriana, Chedraui o La Comer que también son consorcios mexicanos.  No hay diferencia ni en calidad ni en precios.

México es el segundo mercado más importante para la minorista de tiendas más importante de Estados Unidos. Vamos a doblarlos sin violencia. No necesitamos saqueadores, ni rateros violentos ni delincuentes. Solo no vuelvas a comprar en esas tiendas gringas.

Hagamos algo concreto y que asombre al mundo. Defendamos lo nuestro. Si no lo hacemos este infeliz de Trump, mañana será capaz de poner aranceles o vetar todas las compras de tomate, piña camarón, atún mexicano. Lo han hecho antes cuando les ha convenido.

Dejemos de pensar como el gobierno mexicano. Ellos son chiquitos, corruptos y muy ineficientes aparte de timoratos y cobardes. Ya demostraron que no pueden siquiera abrir una carretera con 20 personas bloqueándola.

Empecemos el cambio los ciudadanos. Ahí están dos propuestas viables, efectivas, seguras y sobre todo legales.  Si no estás dispuesto a hacer nada, por lo menos comparte esta estrategia que no está “muy tirada de los pelos”, como dirían los jóvenes hoy en día, pese a que el pueblo mexicano ya se sumó para defender la soberanía en contra de la tiranía trumpista-hitlerianista.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here