Inicio Opinión Capital y Pobreza

Capital y Pobreza

265
0
Los millones de pobre, con un futuro incierto (foto especial)

 

Rodolfo Sosa Cordero

Por Rodolfo Sosa Cordero

(Primera parte)

Este escrito está basado en la obra de Ludwig Von Mises y lo he adaptado a nuestros tiempos y nuestra realidad mexicana.

Muy frecuentemente leo o escucho que el “Neo” Liberalismo ha dejado 50 millones de pobres, que la desigualdad es terrible, y que, en consecuencia el mejor camino es destruir todo lo que esté relacionado con el “Neo” Liberalismo y dar paso al Socialismo, a un mayor control estatal sobre la conducción de la economía, revertir las privatizaciones de las “empresas productivas del estado” Pemex y CFE para regresarlas 100% al control estatal.

Así las cosas, queda implícito que el bienestar material de las personas son logros de un gobierno paternalista, asistencialista. Los ingresos de los individuos son considerados concesiones de la burocracia benevolente. Así de acuerdo a la lógica de esta premisa los gobiernos de Estados Unidos, Suiza, Nueva Zelanda, Alemania son mejores que los de España, Italia, y claro México y todos los países de Latino América.

La Producción se Incrementa con la Inversión de Capital

Es difícil encontrar una mejor forma de tergiversar una ley fundamental de la economía. El mejor estándar de vida medio en los EU, por ejemplo, es mayor que los de la mayoría de los países del mundo, no porque sus políticos sean superiores a los de otros países, la verdadera razón es que su cuota por habitante de capital invertido es mayor que en otros países. La producción media por hora hombre en EE.UU. es mucho mayor que en otros países, sean Inglaterra, Italia o México, debido a que las plantas productoras están mejor equipadas con máquinas y herramientas más eficientes y modernas. Existe más plenitud de capital en EE.UU. que en otros países debido a que hasta ahora (aunque severamente dañado recientemente por los socialistas Demócratas), las instituciones y leyes ponen menos obstáculos para la acumulación de capital en gran escala que por ejemplo en nuestro país.

No es cierto que el retraso de México pueda ser imputado totalmente a su ignorancia tecnológica de la mayor parte de su población. La tecnología no es en modo alguno una doctrina esotérica disponible sólo para los “iniciados”. Se enseña en la mayor parte de las universidades y tecnológicos, el estudio por ejemplo de ingeniería no es muy diferente en las universidades mexicanas que lo que se estudia en EE.UU. o Alemania, ahí están los libros que son los mismos, las publicaciones científicas son accesibles y cientos de graduados de las universidades norteamericanas son extranjeros, algunos de ellos mexicanos. En consecuencia, la gente que sabe de tecnología, no es lo que impide que en México tengamos una producción equiparable a la de Estados Unidos, sino que es la insuficiencia de capital disponible.

En el Capitalismo, Se Aprecia la Responsabilidad Individual y El Ahorro

El clima necesario para que el Capitalismo se desarrolle está caracterizado por la aprobación moral del entusiasmo, de su voluntad de que sea uno mismo el que modele su propio futuro y el de su familia. El ahorro es  apreciado como una virtud. Si los individuos en la sociedad no consumen todos sus ingresos ese excedente puede ser invertido, este incrementa la cantidad de bienes que producen riqueza, los bienes de capital, y su mayor disponibilidad hace posible que sean factibles proyectos que no lo eran con anterioridad. La acumulación progresiva de capital resulta en una mejora perpetua del bienestar económico. Todos los aspectos de la vida de los ciudadanos son afectados favorablemente. La tendencia continua para la expansión de las actividades empresariales abre un campo amplio para el actuar de las generaciones en crecimiento y efectivamente reducir la pobreza para siempre.  Así una sociedad capitalista el individuo, al recordar en el pasado las condiciones que prevalecían en casa de sus padres, para el hombre promedio no le queda duda en reconocer que en el presente se encuentra mucho mejor con un estándar de vida mucho más satisfactorio.

Éstas eran las condiciones que prevalecían en todos los países antes de la Primera Guerra Mundial. Ciertamente las condiciones no eran iguales en todos lados. Existían por un lado las naciones del Capitalismo Occidental y por el otro las naciones retrasadas que avanzaban lentamente y que eran reticentes para adoptar las ideas de los negocios modernos. Sin embargo, éstas naciones retrasadas fueron ampliamente beneficiadas por las inversiones de capital proporcionado por las naciones capitalistas avanzadas, construyeron infraestructura, fábricas y desarrollaron sus recursos naturales.

El panorama que se muestra hoy en día es muy diferente, pasamos por el Comunismo de la URSS, países del este europeo, China, sur este asiático, que colapsó, sin embargo, este colapso lejos de promover el Capitalismo éste está significativamente contraído cuando se compara antes de 1914. Hoy incluye naciones como Hong-Kong, Singapur, Suiza, Canadá, Estados Unidos, los países escandinavos, Irlanda,  y otras pequeñas naciones. La mayor parte de las naciones del mundo rechazan con mayor o menor grado los métodos de propiedad privada, iniciativa personal y emprendurismo. Estos países están estancados, con desempleo, y enfrentan el deterioro progresivo de sus condiciones  económicas. México es, por supuesto, uno de ellos.

 

 

Estándar de Vida en los Estados Unidos

Ilustremos la diferencia al contrastar, como típico de los dos grupos las condiciones en EU y en México.

En los Estados Unidos, los grandes negocios capitalistas cada año proporciona a las masas de consumidores cantidad de innovaciones: Ya sea artículos mejorados para reemplazar artículos semejantes, como el iPhone, pantallas de video alta definición, o artículos enteramente nuevos  como los autos eléctricos, y formas de hacer negocios novedosos, como Amazon, Netflix, Facebook, por mencionar algunos y este progreso se extiende no sólo al consumo también al ámbito de la medicina sorprendentes máquinas de diagnóstico, operaciones no intrusivas, medicamentos novedosos. El hombre promedio norteamericano disfruta de un estándar de vida incuestionablemente superior al que tuvieron sus padres o abuelos. La misma esperanza de vida se ha incrementado de forma importante. Su esposa e hijas disfrutan de ropa elegante y se aplican maquillaje. Sus hijos, están bien alimentados, quizá algunas veces hasta en exceso, se benefician de estudios superiores. Se ve y se siente próspero.

 

 

 

 

 

 

 

Existen, por supuesto, norteamericanos con condiciones materiales que aparecen no satisfactorias cuando son comparadas con la gran mayoría que se encuentra en lo que se denomina clase media y que es producto del Capitalismo. Algunos escritores y cineastas quisieran hacernos creer que las descripciones grises de esta desafortunada minoría representa el destino del hombre común bajo el sistema capitalista. Están completamente equivocados. Los aprietos de éstos norteamericanos en desgracia es representativa de las condiciones que prevalecían en todas partes en la era pre capitalista y que aún prevalecen en países, como el nuestro, que solamente han sido superficialmente tocados por el capitalismo. Lo que está mal con esta gente es que no han sido integrados dentro del marco de la producción capitalista. Sus penurias son una reminiscencia del pasado. La acumulación progresiva de nuevo capital  y la expansión de los negocios erradicará a estos en pobreza exactamente como ya lo ha hecho con la gran mayoría de norteamericanos, esto es, al incrementar la cuota de capital invertido por habitante y en consecuencia incrementado la productividad marginal del trabajador asalariado.

Estándar de Vida en México

Veamos ahora México. La naturaleza  ha dotado a su territorio con valiosos recursos, quizá aún más que los EE.UU.; por otra parte, la mayor parte del territorio nacional goza de un clima cálido o aún tropical con inviernos que apenas y se notan en comparación con los inviernos de EE.UU. o Canadá. Puede el mexicano subsistir sin una ingesta muy alta de calorías y dejar de hacer muchas cosas que en los crudos inviernos son indispensables para la sobrevivencia. No obstante, las masas en México, al menos un 35% están en la inanición, la vestimenta es andrajosa para una buena parte, viven amontonados en habitaciones primitivas hechas con lámina, madera y cartón, sucios, analfabetas funcionales. Año con año el gobierno vierte cientos de millones de pesos en asistencialismo que nada resuelve más que el voto el día de las elecciones, que para eso está diseñado. Año con año las cosas no mejoran y peor aún parecen ponerse peor, los jóvenes que se incorporan a la población económicamente activa difícilmente encuentran trabajo, y si lo encuentran los salarios son tan bajos que les impide mejorar su nivel de vida que es de subsistencia. La razón del deterioro es muy clara, pero no la quieren ver los políticos gobernantes, y menos aún ahora que el Socialismo se ha establecido con AMLO y su partido Morena que tienen gran aversión por la propiedad privada, la inversión privada, y que mantienen equivocadamente que el estado es el gran proveedor. Así las cosas la acumulación progresiva de capital no solamente no se incrementa, peor aún disminuye y la consecuencia es que existe una progresivo disminución del capital invertido por habitante, esto significa que contrario a mejorar las condiciones del estándar de vida, nos estamos pauperizando.

Esta y ninguna otra es la razón de los 50 millones de pobres, que tienen con el Socialismo implantado mayor posibilidad de crecer que de disminuir. Sin embargo, este es el objetivo del Socialismo, la pauperización de la mayor gente posible para que sólo vivan de la dádiva asistencialista del estado proveedor. De “papá gobierno” como aquí se dice.

Continuará …