Inicio País DE TIN MARIN DE DO PINGÜÉ; FUERON TODOS MENOS CUÉ

DE TIN MARIN DE DO PINGÜÉ; FUERON TODOS MENOS CUÉ

796
0
Gabino Cué, voto de castigo

 

Por Tania Ortigoza Vázquez

Durante los cuatro años siete meses de su administración, Gabino Cué se hizo de “la vista gorda”. Pasó por alto las exigencias de las voces oaxaqueñas que pedían a gritos el orden de la situación magisterial en el estado. La manera en que el mandatario oaxaqueño apoyaba a la sección 22 de la CNTE era evidente y dejó de ser un secreto a voces entre la población, para convertirse en una exigencia a voz alzada.

El “maestro” en plantón se convirtió, entonces, en un elemento más del paisaje urbano del centro histórico de la Verde Antequera;  haciendo como que luchaba, pero no;  haciendo como que exigía, pero tampoco.

En la opinión del turista que visitaba la capital oaxaqueña,  el zócalo olía a orín, pero también  a desesperanza, a indignación y desaliento. Pero no faltaba el discurso que lo perfumaba con bouquet de esperanza, de una esperanza que se mantenía con hilo de vida mediante los 100 acercamientos que tuvieron líderes de la sección 22 de la CNTE, no sólo con su gobernador  sino con otras autoridades federales que trataban de apaciguar las aguas.

El día de hoy, la tierra de la Guelaguetza, despierta con un IEEPO blindado por numerosos elementos de seguridad federal,  con trabajadores que hoy se presentaron a laborar pese a que ayer fueron desalojados en su totalidad de las instalaciones del que, algún día, fuera el reino de la venta del Mary Kay, de gelatinas de la secretaria y del taller de corte y confección. Sí, todo sucedía en ese edificio, menos lo que debía suceder y el tema educativo en Oaxaca se quedó a la deriva,  se traspapeló en el olvido y la indiferencia.

Las incógnitas surgen: ¿Poner al frente del nuevo instituto a Moisés Robles, quien fuera asesor del gobernador y que fungía como director del hoy extinto IEEPO, resulta creíble? ¿No será la “misma gata pero revolcada”?

Con los “cambios estratégicos” aseguran que el nuevo IEEPO, podrá operar con 500 elementos, tres mil 500 menos con los que funcionaba hasta el día de ayer,  21 de junio de 2015. Fecha memorable en la que, luego  de 13 años, el  gobierno tendrá, por fin, acceso a las nóminas y padrones de los empleados del sector educativo de la entidad.

¿Será que estos tres mil 500 elementos del CNTE, que no serán requeridos para la nueva administración del Instituto, se queden de brazos cruzados? ¿Recurrirán a su ancestral y ya tradicional venta por catálogo para subsanar sus gastos?  ¿Quizá acudirán al llamado de sus compañeros líderes de la sección 22, que aseguran que los “compañeros maestros” de las ocho regiones oaxaqueñas están unidos en la lucha?

Habrá que cuestionarse, entonces, si el problema “no es de fuerza pública, sino de orden institucional” como aseguró el gobernador Gabino Cué Monteagudo, que aunque dicen que fue él quien asumió  la radical decisión que a todos nos tomó  por sorpresa, en medio de las festividades de la Guelaguetza, se sabe que el movimiento que disolvió al IEEPO se gestó en el vientre de la oficina de Aurelio Nuño, Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, bajo las órdenes concretas del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Lo cierto es que la situación administrativa del sector magisterial y la educación de más de  40 mil estudiantes en Oaxaca está expectante y mientras son peras o son manzanas, mientras Cué fue o no fue, ¡Salud! que cuentan que en Oaxaca “para todo mal mezcal y para todo bien, también”.

Con amor, Tania.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here