Inicio Columnas TRAS LA PANDEMIA, EL PAÍS QUEDARÁ MILITARIZADO

TRAS LA PANDEMIA, EL PAÍS QUEDARÁ MILITARIZADO

430
0

*  En medio de la emergencia sanitaria, el presidente aprovechó la confusión para emitir un decreto que autoriza labores policiales del ejército hasta el 2024, ante el temor de que el hambre y pobreza que afectarán a millones de mexicanos, los orille a sumarse a las filas del crimen organizado

Por Antonio Ortigoza Vázquez

Tres mil 78 víctimas de homicidios dolosos y feminicidios; sí, 3,078  personas fueron asesinadas tan solo en el mes de marzo en varias entidades del país  y, sin embargo, se nos dice hasta el hartazgo, desde un salón del Palacio Nacional, donde se ejerce el Poder Ejecutivo Federal, que vivimos una normalidad en México.

Nada pasa, todo tranquilo, pues. México no está en guerra. El Estado mexicano no enfrenta ninguna batalla contra un enemigo que ha osado amenazar y poner en peligro la seguridad nacional.

Don López, con una frialdad reflejada en su sonrisa sardónica ha dicho que “aunque poco, no como quisiéramos hemos avanzado en la disminución de la incidencia delictiva. En el trimestre han disminuido los homicidios en 0.3 por ciento; el secuestro en 25.8 por ciento, robo de vehículo en 11.1 por ciento y en 6.6 por ciento el robo en general en todas sus modalidades, en comparación con el mismo periodo del año pasado”.

Pero la guerra está allí, omnipresente, evidentísima, con su saldo de terror, de muertos y heridos. Se libran batallas –más que escaramuzas– como las de Culiacán, donde los sicarios demostraron su poderío de fuego: Barret’s, granadas, armas de asalto, vehículos y hasta lanzacohetes. Esa “disminución” solo vive en la mente de un hombre que cada día ve como se derrumba su gobierno.

Son muchas las organizaciones criminales que se disputan las plazas, centenas, que, según los expertos, sus filas son conformadas por cientos de miles de criminales.

Hoy, las cosas han tomado un sentido de terror, pues ante la pandemia de COVID-19, se estima que habrá 10 millones más de mexicanos que se colocarán en pobreza extrema, para dar un total de más de 20 millones de mexicanos que sufrirán hambruna.

Millones serán los mexicanos que no cuenten con un empleo, algo que los narcos saben muy bien, se antoja que estos grupos criminales darán trabajo a esos millones de desempleados, algo que ha sido demostrado en lo que va de este siglo.

Ante este futuro inmediato, la preocupación del gobierno federal es enorme, a tal grado que en el pasado mes de abril, en la conferencia mañanera, el general  Luis Rodríguez Bucio comandante de la Guardia Nacional, informaba sobre  el equipamiento y despliegue de la flamante corporación; el general presumía ante los medios de comunicación que la GN  contaba ya con más de 100 mil elementos, y muy orondo alardeaba que más de 70 mil elementos provienen de las policías militar y naval y unos 6 mil habían sido extraídos de las  tropas del Ejército mexicano, más 23 mil y pico de reclutados de la sociedad civil, que se encuentran en adiestramiento militar, en suma el resultado del estado de fuerza de la GN asciende a 100,756 elementos. Simplemente se ha creado un ejército paralelo al ejercito mexicano.

El general también presumió que su corporación ya cuenta con 50 mil pistolas Sig Sauer; mil 212 camionetas Cheyenne y otros equipos para reforzar la operatividad de sus más de 70 mil elementos de la GN. ( http://expedienteultra.com/compra-sedena-armas-a-lo-canon/ )

Así las cosas, la GN tiene vida propia. Pareciera que su creación ha sido un fracaso, que su misión de bajar los índices de violencia en nuestro país falló, pero todo indica que es todo lo contrario, pues el día de ayer a través de un decreto de Don López,  publicado en el Diario Oficial de la Federación,  se mandata que Ejército y Marina Armada funcionen como auxiliar de la Guardia Nacional; o sea, soldados, marinos, policías federales y un puñado de civiles convertidos en guardianes, enfrentaran, perseguirán, detendrán a todo aquel que cometa un delito.

Ante esto, existe nerviosismo en las policías estatales y municipales, pues se diga lo que se diga, muchos elementos de estas dos corporaciones han tenido, y otros más, tienen relación con el crimen organizado, así pues, se avizoran enfrentamientos y detenciones por parte de GN y el ejército, algo que pondrá muy nerviosos a los barones del crimen organizado.

Los desempleados –que suman millones– en México, en muchos casos no ven otra alternativa que la adhesión laboral a las organizaciones del tráfico ilícito de estupefacientes y psicotrópicos.

Hay campesinos. Hay citadinos. Y entre éstos existen hombres y mujeres de casi todos los estratos de la sociedad, de todos los niveles de educación, pero todos con algo en común… hambre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here