Inicio SILOGISMOS ALCALDE DE EPAZOYUCAN VA POR EL MISMO CAMINO DE FIDEL ARCE, AL...

ALCALDE DE EPAZOYUCAN VA POR EL MISMO CAMINO DE FIDEL ARCE, AL NO JUSTICAR 19 MILLONES DE PESOS

13961
0

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 57 segundos

*  El suplente del edil preso por ser parte de la llamada Estafa Siniestra, parece que seguirá los mismos pasos de su antecesor al tratar de que el cabildo le aprueba una modificación a su presupuesto 2023, para justificar 19 millones de pesos que ni Luis Antonio Montiel ni su tesorero, José Alonso Alva, han comprobado su ejecución y menos su paradero, tal opacidad representa un grave delito de corrupción que los puede hacer correr la misma suerte que el ex munícipe, Arce Santander

La epidemia de la corrupción instalada en la persona de ex alcaldes, alcaldes y cercanos colaboradores, en el municipio de Epazoyucan, para no tener vacuna efectiva para contrarrestarla. Desde la llegada al cargo en el 2020 del ahora preso, Fidel Arce Santander, los recursos han sido empleados para alentar delitos de la magnitud de la Estafa Siniestra, de la cual el ex presidente municipal es uno de sus principales protagonistas.

Solo para recordar a los lectores, este medio publicó en el verano del 2021, el descarado robo a las finanzas municipales pues, entre otras irregularidades, Arce Santander pagó por adelantado 14 millones de pesos a empresas fantasmas del estado de Oaxaca, por obras nunca ejecutadas. El edil fue señalado además de ejercer violencia familiar contra su esposa y violencia en razón política contra una regidora que le exigió transparencia en el manejo de los dineros de la hacienda municipal.

Al caer el peso de la ley contra el prepotente edil, asumió el cargo Luis Antonio Montiel Castelán, quien desde hace meses viene sosteniendo serios enfrentamientos con integrantes del cuerpo edilicio por venir disponiendo sin la comprobación requerida, de recursos tantos estatales como federales, como ocurrió en el verano pasado cuando regidores se percataron de un faltante de más de 300 mil pesos.

En este añadido a la estafa siniestra, ha jugado un papel primordial el tesorero José Alonso Alva García, quien ha venido ocultando y negando información y comprobantes de gastos al cuerpo edilicio, tal y como lo marca la ley municipal.

El tema que ha terminado por destapar la Caja de Pandora en el ayuntamiento de Epazoyucan, acaba de salir a flote recientemente cuando en una sesión de Cabildo, la regidora Angélica Delgadillo explicó paso a paso las irregularidades en el manejo de los recursos al extremo que de los 64 millones 902 mil 306 pesos asignados al presupuesto del 2023, hay un sobregiro de 19 millones de pesos, casi un tercio del total, que no han podido ser demostrados.

Delgadillo puso contra la pared al presidente municipal y a su tesorero cuando se manifestó junto con otros miembros del Cabildo en contra de emitir un dictamen del presupuesto para dar como ejecutados tales recursos.

De manera tajante, la Regidora expuso en un video de la sesión que ya circula en redes, que el alterado dictamen, solicitado por Luis Antonio Montiel y José Alonso Alva, era improcedente porque los funcionarios municipales no dieron cumplimiento a lo establecido en el articulado de la Ley Municipal, que los obligaba a entregar la información completa.

De acuerdo a las documentales entregadas con tirabuzón a los regidores existen congruencias e irregularidades, y hasta incongruencia en el sentido que el propio tesorero “hace referencia de que los fondos y algunas paridas se encuentran sobregiradas”.

Según detalló Angélica Delgadillo, fueron muchas las anomalías que los llevaron a analizar y sobre todo, requerir y documentar la improcedencia de la modificación solicitada por el alcalde, que si bien aún se puede hacer por estar dentro del año fiscal vigente, no existe la comprobación documental de en qué se gastó ese dinero.

En su desesperación por encontrar el apoyo de su cuerpo edilicio, el alcalde ha dicho que deben aprobar este mes de diciembre las modificaciones al presupuesto pues de no hacerlo tendrán que regresar los 19 millones de pesos a Hacienda, el asunto es que ni el edil ni su tesorero les han de mostrado con pruebas documentales creíbles dónde se ubican tales recursos. Tanto el titular del Ayuntamiento como su tesorero no han podido demostrar que el dinero exista, pues existe la presunción de que el alcalde lo uso de forma discrecional sin consultar ni pedir autorización a nadie.

Uno de sus últimos recursos para tratar de presionar a los regidores, fue que al final de la agitada sesión de cabildo, el regidor Héctor Miguel Olvera Cortés, permitió el acceso de la líder de la UNTA, Fidela Millán, con el propósito de reclamar a regidores y regidoras, el hecho de no haber cedido a las pretensiones de Montiel Castelán para autorizar modificaciones al presupuesto. Aleccionada junto con sus huestes dijo que sin esos 19 millones no se podrían realizar diversas obras en sus comunidades, asentadas en Epazoyucan.

Los ediles no cedieron al claro y armado chantaje y les dijeron que estaban en la disposición de apoyarlos pero que las obras se ejecutarían con los recursos del 2024, los miembros de la UNTA ya habían aceptado pero el azuzador del asalto al cabildo, el regidor Héctor Miguel Olvera, los incitó a no aceptar y exigieran fueran hechas con el presupuesto 2023.

Pese al montado griterío, los regidores y regidoras no cedieron y les hicieron ver a los rijosos pagados, que ya ni siquiera se tenía tiempo para acabar este año las obras, por lo que estás de todas formas se ejecutarían el próximo año y sería con el presupuesto 2024.

No pasa desapercibido que cínicamente el propio alcalde dijo que aceptaba un sobrejercicio pero solo de un millón y no de 19. “Un millón no es nada”, expresó. Pero el asunto es que de los 18 restantes sencillamente no da informes sobre su paradero.

HASTA EL LIENZO CHARRO SE PERDIÓ

Hay otro tema que viene a sumarse a la lista de calamidades que sufre la población a manos de ediles corruptos e irresponsables. Hace unos días se esparció como reguero de pólvora la noticia de que el ayuntamiento había perdido el litigio para mantener como patrimonio cultural inmaterial del municipio, el Lienzo Charro “Ángel Sánchez”.

No hay duda de que para el suplente de Fidel Arce, está primero ver como desvía los recursos presupuestales que en atender jurídicamente un juicio que terminó perdiendo por dejarlo a la deriva.

El tiempo se les acaba a Luis Antonio Montiel y a su tesorero José Alonso Alva García, para lograr la modificación del presupuesto 2023 y se ve realmente casi imposible que puedan justificar ante el órgano fiscalizador del Estado, los 19 millones de pesos faltantes.

La epidemia corruptiva en Epazoyucan, podrá mandar no precisamente al hospital sino al penal de Pachuca al alcalde suplente y a su tesorero para ir a hacerle compañía al indiciado, Fidel Arce Santander. Y será la propia regidora Angélica Delgadillo la que les dé la puntilla, porque ya puso en sus redes sociales y a disposición de toda la sociedad Epazoyuquenses los videos no solo de la agitada sesión de Cabildo donde no le autorizó al edil la modificación presupuestal, sino además de las mesas de trabajo, donde ambos personajes sencillamente no solo ocultan información, también pretenden hacer cómplices a miembros del cabildo que nada tienen que ver con que las cuentas sencillamente no les cuadren a los avezados  alumnos del alcalde hoy preso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here