Inicio Columnas EL “CANDIDATO DE UNIDAD” DE LÓPEZ MONTECINOS

EL “CANDIDATO DE UNIDAD” DE LÓPEZ MONTECINOS

4831
0
El candidato oficial

LA ESQUINA DEL MOVIMIENTO

*  De manera sorpresiva apareció Armando Bautista, ex secretario de la Sección 33, encabezando la planilla roja en el escenario de la sucesión del SUTGCDMX, a la par de versiones de grupos que dicen lo apoya el Director de Administración de Personal, quien les ordenó sumarse a su campaña, lo que consideran una evidente violación a la autonomía de su organización y a la Reforma Laboral, por parte del funcionario chileno

Por Giuseppe Gatopardo (GG)

Especial para Expediente Ultra

Incrédulos y absortos, los miles de afiliados al Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la CDMX (SUTGCDMX), observan los dimes y diretes que se lanzan en las redes sociales los simpatizantes de los aspirantes a contender en la elección interna del próximo 9 de enero, uno de los cuales, Armando Bautista Ramírez, más que “caballo negro” resultó un verdadero “candidato de probeta”, lanzado de última hora desde las cañerías de la Dirección General de Administración de Personal.

Para sorpresa de todos y de la noche a la mañana, el ex secretario de la Sección 33 del área de Desazolve del gobierno capitalino y ex Secretario de Trabajo y Conflictos en el periodo de Juan Ayala Rivero, fue habilitado como el llamado “candidato de la unidad”, “líder indiscutible” y otros adjetivos que le han colgado sus promotores para hacerlo aparecer como el esperado “Mesías” que redimirá los derechos de los miles de sindicalizados. Broma de mal gusto para los que realmente conocen sus escasas capacidades intelectuales y nula ideología.

Juan Ayala, antes enemigo ahora aliado

Más que abanderado de aparente unidad de los 25 secretarios seccionales que dicen apoyarlo, a la par de otros grupos internos, Bautista es, sin duda, el candidato oficial de un grupo de funcionarios que buscan pasarse por el “arco del triunfo” la autonomía sindical establecida en la Reforma Laboral.

Como sucedió antaño en los gobiernos del PRI y del PRD, otra vez desde el gobierno central se pretende imponer un personaje que ni siquiera ha logrado amarrar acuerdos con sus apoyadores, quiénes por instrucciones directas de Sergio Antonio López Montesinos, titular de la referida Dirección General de Administración de Personal, fueron instruidos de ponerse a sus órdenes. El funcionario, cabe recordar, entró con el pie izquierdo al cargo al difundirse un comentario en el que calificó de “huevones” a los empleados de base de la CDMX.

Nos refieren que desde su llegada al cargo hace unos meses, Montecinos, un chileno avecindado en México, puso manos a la obra para la misión encomendado de meterse hasta la cocina en el sindicato mayoritario con el fin de imponer un candidato dócil y afín a los intereses del grupo de Bertha Gómez Castro, funcionaria que se jacta de ser la mano derecha de la doctora Claudia Sheinbaum en la Secretaría de Finanzas.

El objetivo de este grupo, nos comentan, no es ni remotamente buscar el bienestar de los trabajadores sino tener manos libres para el manejo de millonarias asignaciones de vestuario y otras licitaciones de enseres que requieren los más de 110 mil sindicalizados. Y para ello es vital poner un líder a modo que no chiste ni le eche abajo el negocio. Un símil de Juan Ayala, pues.

Memes de las redes sociales

Montecinos le apostó a la desmemoria para borrar los agravios pasados en contra de la Jefa de Gobierno, durante su campaña del 2018, y se sentó a platicar con los distintos grupos internos del Único; uno de ellos, encabezado por César Piña, fiel hasta la ignominia al desbancado Ayala Rivero, personaje que metió en un brete a todos sus secretarios seccionales al ponerlos como empleados del PRD, al servicio de los proyectos políticos del ex jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera. De hecho, Bautista fue secretario en el comité de  Ayala, lo que en una sencilla ecuación política lo ubica como coyote de la misma loma.

Nos hacen notar que todavía hace dos semanas en el escritorio del funcionario chileno descansaba una carpeta con un nombre distinto: el de Edel López Paz, quien al final fue descartado por no aceptar “tirarse al piso” como era la intención de Montecinos.

Si nos remitimos a lo establecido en los cánones de la nueva ley laboral, la intromisión de Sergio Antonio López puede ser realmente grave y poner en entredicho el respeto del gobierno de Claudia Sheinbaum a la reforma estrella del gobierno de Cuarta Transformación de AMLO, pues representa una total violación a la autonomía sindical. Ni más ni menos.

Tanto los secretarios seccionales que se doblaron a sus instrucciones como los integrantes de los diversos grupos obligados a sumarse al “candidato de unidad”, saben que en una de las tantas reuniones llevadas a cabo con el funcionario, éste les instruyó a realizar una marcha” exigiendo a los actuales dirigentes lanzar la convocatoria e, incluso, les prometió garantías de acompañarlos con la fuerza pública. Juzgue usted por qué la delincuencia hace de las suyas en la golpeada CDMX.

Hugo Alonso Ortíz va por la planilla azul

En otra más realizada en las instalaciones del Centro Nacional de Promoción Social (CENPROS), a la que acudieron representantes de diversos grupos, entre ellos los de la Coalición manejada a trasmano por el ex líder, José Medel Ibarra y quien nos dicen, se jacta de tener una estrecha relación con Bertha Gómez, López Montecinos se sintió más en confianza al grado de comentarle a los asistentes sus humildes orígenes en Chile. Según sus palabras, hijo de un ferrocarrilero y una campesina, es un hombre de izquierda. Y quizá lo sea pero por su proceder, más bien opera como un recalcitrante político de derecha.

Pero la intromisión dista de ser tersa: Algunos integrantes de los grupos convocados por el Director de Administración de Personal se encuentran sumamente molestos porque Montecinos los ha venido utilizando como peones en el ajedrez de sus intereses, sin comprometerse a acuerdos formales. Muchos de ellos han sido enviados a ponerse a las órdenes de Bautista Ramírez sin recibir nada a cambio; es decir, que el funcionario quiere operar al viejo estilo pero dejándolos con las manos vacías.

Y lo peor de todo es que a manera de broma de mal gusto se ha atrevido a decirles: “acérquense a Armando; ya saben que yo no puedo meter la mano; si fuera por mí los palomeaba de una vez, pero no me puedo meter al proceso del sindicato”.

¿Qué no puede meterse? Se preguntaron a sus adentros los asombrados ex secretarios.

El escenario para el “candidato de unidad” se complica por esta falta de definiciones y en su cuartel general de la sección 13 de Antonio Caso, muchos de sus supuestos apoyadores siguen esperando que Bautista Ramírez les defina cómo van a quedar en el reparto de las 35 carteras restantes del comité general, pues 25 de ellas ya están amarradas por los Secretarios Seccionales. En una palabra, no ven claro con el engendro del protervo Montecinos.

Por supuesto y como lo aceptó en una entrevista con el Heraldo Televisión el abanderado de la planilla roja, será a través del voto libre, directo y secreto de los trabajadores como se defina al nuevo dirigente del sindicato mayoritario de la CDMX; del otro lado, también empapado de cuestionamientos en las redes sociales, el candidato de la planilla azul, Hugo Alonso Ortíz, líder de la Sección Uno de Limpia, buscará ganarle en las urnas no solo a su opositor sino de también a su padrino y asesor chileno, Sergio Antonio López.

El tinglado se armó con tal premura que uno de los grupos sumados a la estrategia oficial, habilitó a uno de sus empleados como Jefe de Prensa de Bautista, o al menos eso es lo que se dice en la fuente obrera por parte de los reporteros que ya han sido convocados a una rueda de prensa en el Hotel Casa Blanca, la próxima semana.

De nuestra parte asoma la duda: ¿Resultará letra muerta lo establecido en la Reforma Laboral de la Cuarta Transformación? Un cuestionamiento razonable a la doctora Sheinbaum que tal vez, ni siquiera está enterada de lo que se opera en las cañerías de la Dirección General de Administración de Personal, por un fontanero sudamericano al que no se le da el uso de la llave inglesa por las “fugas” de información que le saltan por doquier, haciéndolo partícipe directo de una trasgresión a las nuevas leyes del trabajo.

En tanto, los incrédulos y absortos trabajadores se preguntan por quién de los dos aspirantes votar ante la ya consumada violación a la autonomía de su sindicato por parte de los funcionarios del gobierno central.

A fin de cuenta, será su voto que el determine al ganador del próximo 9 de enero, aunque en justicia a la democracia interna, en la boleta de la planilla roja debería leerse: Armando Bautista Ramírez, candidato propietario y Sergio López Montecinos, candidato bis.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here