Inicio Columnas EL INFORME, BASADO EN INDICADORES, PUEDE VERIFICARSE Y COTEJARSE: OFM

EL INFORME, BASADO EN INDICADORES, PUEDE VERIFICARSE Y COTEJARSE: OFM

340
0

* «Se afectaron intereses en bien de la mayoría»

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

A cinco años de distancia, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, planteó que «en un contexto de oposición» nunca pensó en detener la búsqueda» de un sistema legal que incida en condiciones de bienestar para la población «ni tampoco lo haré ahora, pues el objetivo supremo son los hidalguenses» y definió su quinto informe como un documento ejecutivo basado en indicadores, «con trabajo en favor de los derechos humanos, puede ser verificado y cotejado».

En el tono directo ya conocido del mandatario estatal, señaló que «tomé decisiones y asumí el costo; no es fácil afectar los intereses de algunos por el bien de la mayoría, pero no me arrepiento, porque gracias a ellas hoy en Hidalgo hay más oportunidades para todos».

Destacó asimismo que «hoy Hidalgo tiene un gobierno funcional que creció en áreas prioritarias como seguridad pública, salud, educación; que eliminó y reorganizó otras que no generaban ningún beneficio para las familias del estado» y dijo que «lo anterior es una de las muchas coincidencias que tenemos en esta administración con la visión del presidente Andrés Manuel López Obrador».

LA DEMOCRACIA IMPLICA APRENDIZAJE

Fayad Meneses se congratuló del trabajo legislativo logrado al promulgar un conjunto de leyes en provecho colectivo, lo que fue posible «a pesar de las diferencias ideológicas y políticas, siempre en busca de un provechoso consenso» porque «la democracia implica aprendizaje y con el Covid 19 requiere de mucho más».

En un señalamiento directo a las prácticas viciadas que fueron una constante en tiempos de partido casi único, Omar Fayad señaló que «a diferencia de antes, el informe no es una fiesta y el gobierno no se ha paralizado».

Eso nos remite, precisamente, a lo sucedido en 2017, en el primer informe rendido por el gobernador Fayad, solo para dejar en claro que su estilo no surgió, y que comentarios despistados pudieran señalar, con el fenómeno de una mayoría legislativa de oposición.

La convicción de cambios en las formas -que, como dijera el clásico, también son fondo- quedó registrado en «Expediente Ultra», con fecha 5 septiembre de 2017, del primer informe de Fayad Meneses.

«No hubo actos multitudinarios para rendir culto a la personalidad» y el gobernador «abrió el debate a las ideas y demostró apoyar programas sociales y no eventos rimbombantes y costosos»  a la vez que también fue austero en retórica y reflectores».

«El programa oficial (del primer informe) señalaba que el secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar, haría entrega del documento a la directiva cameral y nada más… de pronto, Vargas se incorporó de su asiento y salió apresurado al encuentro del gobernador, quien hizo una aparición sorpresiva en el recinto legislativo. Por primera vez en muchos años, un gobernador entraba al edificio del Congreso sin alfombra roja, sin aparato de seguridad tan numeroso como molesto. En suma: no hubo ni bombo ni platillo para dar la impresión de gran poder de convocatoria, ni sala de prensa externa donde reporteros cubrían el acto a través de una pantalla de circuito cerrado, ni jets privados, ni helicópteros, ni grandes caravanas de autos de lujo, ni autobuses para invitados especiales; tampoco gallardetes en calles y avenidas con la foto del gobernador, ni edecanes ni guaruras, ni vallas, ni arcos de seguridad. Fue un acto austero e institucional».

Se describe lo sucedido en el recinto legislativo como la apertura del gobernador al diálogo directo con diputados, a quienes reconoció sin reticencias para sacar adelante la tarea gubernativa.

«Los resultados -dijo Fayad- no solo son del gobernador, sino de los diputados a quienes reconozco su apoyo y respaldo hacia las reformas legales para alcanzar diferentes metas».

En ese momento, hace cinco años, dijo Fayad: «Pretendo que todos dejemos huella, construyendo una mejor historia para todos por igual, con un crecimiento sostenible bajo la consigna de combatir la pobreza  en todas las comunidades».

Destacó entonces el combate a la corrupción, la eliminación del fuero constitucional para el gobernador, alcaldes y diputados, así como la creación de empleos formales y la inversión privada de 13 mil millones de pesos, con el programa «mi primer sueldo, mi primer empleo».

De esta forma, Omar Fayad llegó a su quinto año de gobierno sin necesidad alguna de echar mano de razones -quizá, de muchos modos justificadas- para quejarse de bloqueos -que los hubo- de una oposición crecida y revanchista, sino con sobrados motivos para celebrar acuerdos en lo esencial, dejar de pelear por lo que no era posible lograr y poner todo el peso en lo que sí pudo caminar para llegar a buen puerto.

En síntesis: Fayad Meneses se puso a hacer política, no otra cosa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here