Inicio Columnas ELEFANTE BLANCO

ELEFANTE BLANCO

329
0

Por Pascal Beltrán del Río / @beltrandelrio

En la tradición budista, Maha Maya, la madre de Siddhartha Gautama, sueña que su hijo nacerá en la forma de un elefante blanco, lo que llevó a los reyes de Siam a dar un gran valor a esos animales. Cualquiera que fuera atrapado en sus dominios pertenecía al monarca. Y a mayor número de ellos, mayor poder y legitimidad.

La costumbre se mantiene hasta hoy. Como regalo con motivo de su coronación, el 4 de mayo de 2019, el rey Rama X de Tailandia recibió un elefante blanco o albino –chang samkhan, en tailandés–, atrapado unos días antes. Plai Ekachai es su nombre, pero siempre hay que referirse a él como “Su Alteza”, según leo en una nota de la agencia Reuters.

Una vieja leyenda dice que cuando el rey de Siam deseaba complicarle la vida a uno de sus súbditos, le regalaba un ejemplar. El agasajado pronto se daba cuenta que mantener al animal le salía carísimo, además de que, por ley, tenía que recibir en su casa a todo aquel que quisiera venerarlo. De ahí surgió la expresión elefante blanco, para describir algo cuyo costo de manutención es mayor que los beneficios que aporta.

Circunstancialmente, el color que identifica a la Guardia Nacional es el blanco, quizá para distinguirla del verde olivo del Ejército, el azul oscuro de la Fuerza Aérea y el gris de la Armada.

Pintados de blanco están los cuarteles de la institución creada por decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador, que brotan como hongos por todo el territorio nacional. Blanca es la carrocería de sus camionetas y blancos con camuflaje gris, los uniformes de fatiga de sus elementos.

El pasado 3 de julio, el Presidente estuvo en Pitiquito, un municipio de Sonora, para inaugurar –dice el boletín oficial– una de las ocho instalaciones de la GN que habrá en el estado.

“Es una nueva estrategia –explicó el mandatario– que consiste básicamente en territorializar todo lo relacionado con la seguridad pública, tener esos cuarteles muy cerca de la gente para proteger a los ciudadanos”. Durante la ceremonia aparecieron bien estacionadas las camionetas blancas y los elementos en perfecta posición de firmes.

Apenas dos meses después –el pasado lunes 6–, una de esas camionetas pudo ser vista en un video, parada sobre una carretera. En primer plano, cuatro sicarios fuertemente armados, presuntamente asociados con el Cártel de Sinaloa, voltean a ver a los elementos a bordo de la camioneta, mientras brincan el muro divisorio del camino.

Los delincuentes acababan de participar en un enfrentamiento con policías estatales, en el que cuatro de ellos murieron y tres agentes resultaron heridos. Cuando se retiraban del lugar, se cruzaron con la camioneta de la Guardia Nacional.

“A ver, ey, ¿todo bien, compa?”, pregunta uno de los sicarios, indagando si los hombres de blanco tenían intención de detenerlos. Al ver que un elemento de la Guardia Nacional le indica con una seña que no se van a meter, los delincuentes siguen su camino. “¡A la verga!”, se escucha decir a uno.

“Los tenían, eran suyos y los dejaron ir”, tuiteó la usuaria @aguedabarojas, quien compartió el video. Y agregó. “Abrazos, no balazos. ¿Ya entienden?”.

No creo que los elementos de la Guardia Nacional se hayan abstenido de enfrentar a los sicarios por miedo. Hubiera sido un combate parejo, cuando menos. La explicación de lo sucedido son las órdenes que parece tener la institución: no enfrentarse con los delincuentes a menos de ser atacados primero.

Eso ha convertido en elefante blanco a la blanca Guardia Nacional. Podrá estar bien armada y tener cuarteles en todo el país, pero, como se ha visto en varias ocasiones, su presencia no le quita el sueño a quienes tienen secuestrada la paz pública.

BUSCAPIÉS

En lo que podría haber sido su último discurso en el Bundestag, luego de 16 años en el poder, la canciller alemana Angela Merkel urgió a sus conciudadanos a votar por su partido, la Unión Demócrata Cristiana, que se desploma en las encuestas. Pidió dar confianza a un gobierno que “lidera al país con moderación hacia el futuro”. La expectativa es que Alemania gire a la izquierda en las elecciones del domingo 26, con el socialdemócrata Olaf Scholz como nuevo canciller.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here