Inicio Columnas LAS 26 MIL BOMBAS DE TIEMPO DE DOS PATAS

LAS 26 MIL BOMBAS DE TIEMPO DE DOS PATAS

800
0

Tiempo de lectura aprox: 5 minutos, 4 segundos

*Amlo y sus amigos los ricos

*De la comunicación no mediada a la mediatización

Por Martha Elba Torres Martínez

Es entendible, pero no por ello admisible, que muchos sigan sin aceptar que enfrentamos una guerra de carácter global en la que el enemigo es invisible, imperceptible al entrar al cuerpo pero en unos días, mata. Entonces, te encierras o te entierran. ¿Qué prefieres?

Ni siquiera el calambre de Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, sobre las estimadas -hasta el martes 7 de abril- 26 mil bombas de tiempo de dos patas que pululan por quién sabe dónde con el bicho este adentro, hizo mella. Y ahí siguen, en las calles con la guadaña de la muerte sobre el cuello, mentándole la madre a policías y soldados que les piden que regresen a sus casas.

Como la #ladycoronavirus, una profesora de Maravatío, que a media plaza y ante una multitud, arengaba contra los uniformados, asegurando que el mortal virus es un cuento chino, una mentira. Esas narrativas siniestras y conspirativas que vemos en las redes. Que les digan a las familias de los muertos e infectados agonizantes, que todo lo inventaron los chinos nada más por joder.

Es también indefendible que haya sido el propio presidente López Obrador el primero en desestimar la gravedad de lo que se nos venía encima, no nada más en materia de salud y sanitaria, sino económica y hasta política. El jefe de una nación no tiene ese beneficio, porque lo que decide o no, nos afecta a todos. Estemos en desacuerdo o no.

Nada más recuerdo lo que dijo en la mañanera del 28 de febrero que se confirmó el primer caso de contagio que introdujeron viajeros procedentes de Europa, donde ya Covid mataba por montones y ahí así, no ordenó el cierre de aeropuertos y fronteras:

“México está preparado para afrontar el coronavirus”.

“México cuenta con los especialistas, hospitales y la capacidad para afrontar la llegada de la enfermedad”.

“En la medida en que se vaya desarrollando vamos a atender los casos”.

“Tengan calma, porque la situación no se compara con la que se vivió en su momento con la influenza”.

“El coronavirus no es una enfermedad grave”.

Y siguió con sus giras, saludando gente y abrazando, lo que fue criticado al exponerse en situación de emergencia. El 20 de marzo, a bordo de un avión, tuiteó:

“No debemos paralizarnos, porque debemos continuar con los cambios, con la transformación del país”.

 “Vamos a estar constantemente informando, como lo venimos haciendo, diario se informará para evitar que haya amarillismo, que no haya exageraciones”.

Este fin de Semana Mayor, ya no salió…

Pero en menos de mes y medio del primer infectado, la realidad social, no la reproducción e interpretación que hace de ella, lo alcanzó. Y nos alcanzó. Libramos una guerra para la que México y el mundo, no estaban preparados. No miento y es información veraz:

Hasta esta semana, más de 1.2 millones de contagiados en 208 países; 3 mil 300 millones de humanos en confinamiento, planes de choque a la crisis económica global. España produciendo unas 500 mil pruebas rápidas al día; armadoras de automóviles hoy fabricando ventiladores respiratorios. Y el presidente de México que no se mueve de su rayita…

                                                                               ***

Me he cansado de escribir que lo que más detesta López Obrador, es la crítica. Verdaderamente la odia y le choca tener que lidiar a diario con ella. Por eso, su enésima andanada de ayer contra los medios de comunicación.

En su informe del 5 de abril, Amlo reiteró su ruptura con los medios críticos. “El gobierno informa a diario y no necesita hacer propaganda, confía en la inteligencia y la sensatez del pueblo”.

En otras palabras, cree que ejerce una comunicación no mediada -cara a cara con el pueblo-, pero de todos modos “median” los medios de comunicación, porque las redes sociales son eso, medio. Entonces, ¿qué es lo que le revienta? La mediatización.

Intentaré explicarlo a través de dos comunicólogos argentinos, Mirta Varela y Eliseo Verón, porque sobre mediación y mediatización ha sido largo el debate en este campo.

Dice Varela: “los medios de comunicación masivos ya no se limitan a transmitir (comunicación unidireccional), sino que construyen los acontecimientos, o los acontecimientos son construidos especialmente para su mediatización”. Y agrega Verón: “la actualidad como realidad social en devenir, existe en y por los medios informativos. Esto quiere decir que los hechos que componen esta realidad social, no existen como tales, antes de que los medios los construyan”.

Ejemplo. Las investigaciones de Ciro Gómez Leyva sobre el sector salud desde enero que entró en operación el Insabi y que se mantienen actualizadas ahora con la contingencia sanitaria.

Entrevista a X persona afuera de un hospital reclamando que no hay medicamentos y elevaron las cuotas de recuperación; o en la actualidad, a un médico residente que denuncia que no los surten del equipo necesario para no contagiarse. Sus versiones se vuelven comparables a otras versiones de Y actualidad, que pueden ser médicos de Yucatán, Sonora o Michoacán. Así, al mediatizarse estas personas desconocidas, sus versiones pasan a formar de esa realidad social que construyen los medios.

En palabras de Varela: los medios no construyen realidad para mediatizar, construyen realidad al mediatizar. Y eso merito es lo que no quiere Amlo: que los medios mediaticen la realidad social, porque él cree que construye la realidad con toda su retórica mañanera…

                                                                               ***

Y caso que nos viene como anillo al dedo.

Desde enero de 2019, Animal Político reveló que en el gobierno de Peña Nieto, de 2014 a 2018, se condonaron o cancelaron adeudos fiscales de personas físicas y morales por 272 mil 280 millones de pesos.

¿Quiénes fueron? Las empresas de los multimillonarios Carlos Slim Helú (América Móvil, Inbursa, Inversora Carso), de Ricardo Salinas Pliego (Banco Azteca), de María A. Aramburuzabala (Grupo Modelo) y otras como Grupo Televisa, Grupo MVS, Grupo Herdez, ICA, Geo, en total 330 personas, incluida la ex presidenta nacional de Morena, Yeickol Polevnsky, a quien le perdonaron 16 millones de pesos.

Desde luego que esto fue del conocimiento de la entonces titular del SAT, Margarita Ríos Farjat, hoy ministra y representante de la 4T en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por tanto, lo supo el Presidente.

Y ¿qué hemos visto a lo largo de estos 13 meses? Que el Presidente se reúne cuantas veces quiere con todos esos evasores fiscales, y todavía les agradece su solidaridad para con México en tiempos de contingencia.

En la mañanera del martes 7, se llenó la boca para anunciar que Slim, Baillères, Larrea y otros, apoyan su plan por Covid-19.

Y “esto lo digo para que no haya noticias falsas, no se distorsionen las cosas. La conversación fue para agradecerles, porque esos tres empresarios manifestaron mantener a sus trabajadores, no despedirlos aun cuando están en casa. Incluso, ofrecieron que van a ayudar para apoyar a sus proveedores de pequeñas empresas, ayudarlos pagándoles lo más rápido posible, adelantarles pagos, ese fue un ofrecimiento, un planteamiento que hicieron».

Ayer salió con que tiene los nombres de los 15 grandes empresarios que deben 50 mil millones de pesos en impuestos y pidió a Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, que los convenza de pagar.

Nada más pregunto: ¿por qué no se los dijo el martes 7, que estuvo de frente con ellos en Palacio Nacional?…

                                                                               ***

LA COMIDILLA

Hasta 2019, se estimaba en más de un millón las demandas laborales, mayoritariamente por despido injustificado; tan solo en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, unas 500 mil.

Del 13 de marzo al 6 de abril, ya se han perdido cerca de 347 mil empleos. Por ley, las empresas están obligadas a pagar salarios hasta por 30 días. A partir de mayo, quién sabe. Y todavía dice el gobierno de la 4T que va a obligar a patrones a ser solidarios. ¿Cómo? ¿Les cerrarán el negocio?…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here