Inicio Columnas OPOSICIÓN EN VENTA

OPOSICIÓN EN VENTA

226
0

Por Aurelio Contreras Moreno / @yeyocontreras

Mientras que no parece haber pifia, abuso, desfachatez, arrebato o corruptela que mengüe la popularidad del actual presidente de México, misma que hasta ahora ha logrado expandir hacia su partido a la hora de las votaciones, los partidos de oposición se desmoronan y comienzan a doblarse a cambio de no desaparecer.

La reunión que aquello que en Acción Nacional llaman el “Sistema PAN” –dirigencia nacional, coordinadores de grupos parlamentarios de ambas cámaras, entre otros- sostuvo con el secretario de Gobernación Adán Augusto López esta misma semana, en la víspera del cierre del Primer Periodo Ordinario de Sesiones del Congreso de la Unión, dio la impresión más de una claudicación que de una negociación.

A diferencia del discurso de campaña y del inicial de la actual Legislatura federal, de rechazar las reformas electoral y eléctrica impulsadas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador por lesivas para la democracia, las libertades, la inversión privada y el medio ambiente, ahora los panistas están en disposición de establecer mesas de trabajo supuestamente para “dialogar” sobre las iniciativas de un presidente al que le gusta que no se les mueva “ni una coma” a las mismas, y que para lograrlo gusta de amenazar.

Sin pensarlo mucho puso el PAN sus verdaderas cartas sobre la mesa: el dirigente nacional Marko Cortés –el mismo que desde ahora ya dio por perdidas prácticamente todas las elecciones estatales del año entrante- pidió al secretario de Gobernación evitar la persecución y fabricación de delitos contra la oposición, y en particular contra el ex candidato presidencial Ricardo Anaya y el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

Al colocar temas del ámbito judicial en medio de una negociación política, Acción Nacional se puso la soga al cuello, pues reveló su ángulo más débil y en el momento que quiera, el régimen atacará precisamente por ahí para someter a un panismo desdibujado, ausente de liderazgo y sumido en la que quizás sea la más profunda división de su historia.

En las mismas anda el PRD. Su dirigente nacional, Jesús Zambrano Grijalva, dijo el pasado fin de semana en Xalapa que están dispuestos a hacer lo mismo que el PAN –“negociar” las reformas presidenciales- a cambio de que se deje en libertad a los “presos políticos” del gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, especialmente el ex líder estatal, ex diputado local y federal y ex secretario de Gobierno Rogelio Franco Castán.

Misma lógica, mismos resultados. Aunque en su caso, desde un partido que no se ha extinguido gracias a las coaliciones electorales en las que participa, pero cuyo poco peso se termina por anular a sí mismo por la facilidad con que los candidatos que postulan se dejan comprar por Morena cuando acceden a cargos de elección popular, como las dos diputadas que nomás entrando a la nueva Legislatura local –que pinta para ser todavía peor que la anterior, que ya es mucho decir- dieron el salto a la autoproclamada “cuarta transformación”.

Y el que ya es un caso psiquiátrico –por aquello de la doble, triple y hasta cuádruple personalidad (y moral)- es el del PRI. El sábado, durante su asamblea nacional, lo mejor que se les ocurrió fue declararse partido de centro-izquierda para acercarse a Morena –que ni de izquierda es- y jurar que les “impusieron” el “neoliberalismo” como “ideología”, al cual “gallardamente” decidieron “darle una patada”. ¡Oh, bienaventurados sean los arrepentidos, porque de ellos será el reino de las prerrogativas! Y si no lo cree, pregunte en la Secretaría de Finanzas de Veracruz.

Movimiento Ciudadano se vende a sí mismo como una “tercera vía”. Y aun cuando sus postulados y propuestas suelen acercarse a la socialdemocracia, el pragmatismo radical de su líder, el ex gobernador veracruzano Dante Delgado Rannauro, lo hace poco confiable y a veces muy cercano al juego del “tonto útil” del régimen.

Con todo, pareciera que Movimiento Ciudadano es la única opción medianamente opositora –PVEM y PT son meras sanguijuelas de quien les garantice supervivencia- con posibilidades de crecer de aquí a 2024, aunque difícilmente todavía para considerarle con tamaños para disputar verdaderamente el poder al lopezobradorismo, cuyo antídoto pareciera que solo podrá surgir de sus propias entrañas.

Con esa oposición, para qué queremos enemigos.

Asueto

La Rúbrica y su autor se tomarán el necesario descanso de fin de año para recargar energía, regresando a su publicación en enero. A sus lectores, lectoras y editores, gracias y felices fiestas.

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here