Inicio Columnas TRIUNFO MANCHADO

TRIUNFO MANCHADO

149
0

+ Diez años después, la historia se repite: Cocoa

Por Martha Elba Torres Martínez

Tras el cómputo final de la votación para gobernador que otorgó el triunfo al morenista Alfredo Ramírez Bedolla, la alianza PRI-PAN-PRD se prepara con todo para dar la batalla en tribunales y se transparente la elección. Carlo Herrera Tello adelantó que de confirmarse los resultados, aceptaría su derrota.

Como siempre, ante una competencia tan cerrada -2.5 por ciento entre el primer y segundo lugar- el Instituto Electoral de Michoacán se limitó al cómputo y no entró a fondo con los 55 mil votos nulos que superó a los 49 mil de distancia entre ambos candidatos.

La alianza nacional opositora atrajo ya la defensa del caso Michoacán.

El coordinador jurídico, Oscar Rodolfo Rubio García, informó esta semana que ya se han presentado juicios de inconformidad para rebatir los resultados, conforme a los agravios detectados durante las votaciones del 6 de junio: anomalías en la instalación de casillas, irregularidades durante la jornada electoral y en el cómputo de votos en los distritos.

“Las autoridades jurisdiccionales deberán analizar los números y el comportamiento de los votos nulos, así como lo que pasó en Lázaro Cárdenas y Múgica”, estableció el coordinador jurídico de la defensa, Oscar Rodolfo Rubio, y planteó que existen fundadas sospechas de la autenticidad de 100 mil votos en la región de la Tierra Caliente, así como conductas atípicas captadas en videos, fotografías y mensajes, pruebas que serán presentadas ante el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM). 

Adelantó que la ruta jurídica a seguir se agotará hasta llegar a la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), máxima autoridad jurisdiccional del país y se tendrá como plazo hasta el 30 de septiembre de 2021 para que la situación sea resuelta y analizadas a profundidad las pruebas de anomalías presentadas.

Que en la víspera de la fecha establecida en la Constitución del estado -1 de octubre- se califique “la legalidad y validez de la elección y de Gobernador Electo» del Estado de Michoacán (Fuente: https://www.te.gob.mx/colecciones/sentencias/html/SUP/2012/JRC/SUP-JRC-00006-2012.htm), no es nuevo en el estado.

PUBLICIDAD

El 14 de febrero de 2012, un día antes de tener que rendir protesta como gobernador, el TEPJF ratificó el triunfo del priísta Fausto Vallejo Figueroa. El PAN, PANAL y PRD habían promovido juicios de inconformidad ante los resultados de las alianzas: PRI-PVEM, 658 mil; PAN-PANAL, 606 y PRD-PT-MC, 535 mil. La diferencia de votos entre primero y segundo lugar fue de 52 mil sufragios.

Así, el 15 de febrero, y una vez validada la elección, Vallejo Figueroa fue declarado legalmente gobernador y rindió protesta.

El calzoncillo con el logo del PRI, del boxeador mexicano Juan Manuel Márquez en la pelea que sostuvo en Las Vegas frente a Manny Pacquiao, y la transmisión del cierre de campaña del priísta por parte de CB Televisión un día antes de las elecciones del 13 de noviembre de 2011, fueron las principales impugnaciones.

Pero fue el propio presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien denunciara pública y abiertamente, la intromisión del cártel de La Familia Michoacana en las elecciones de ese año para favorecer al candidato priísta. No se equivocó.

Este 6 de junio, para Cocoa Calderón, la historia de hace 10 años se repitió, pero a favor del candidato de Morena, Alfredo Ramírez Bedolla.

En una reflexión sobre el proceso electoral -posteada en su red de Facebook el pasado 12 de junio-, la hoy académica compartió su experiencia en las elecciones de 2011 y las comparó con estas del 2021; ambas, marcadas por la intromisión del crimen organizado “y comandando la estrategia de Morena, quien entonces era gobernador (Leonel Godoy)”.

Esto escribió:

“En Aquila, por ejemplo, llegaba la gente a votar y le obligaban a hacerlo en público, y por los que ellos les ordenaban dentro, advirtiendo que si no lo hacían o que si decían algo al que estaba en la fila, se lo quebraban; en Nueva Italia y en otros 5 municipios de esa región, corrieron a los representantes de casilla, excepto a los de un partido para obligarlos a firmar actas de escrutinio de acuerdo. En Santa Clara, las urnas en algunas casillas estaban ya llenas de votos. En La Huacana, las actas de escrutinio eran “zapato”, esto es: todos los votantes votaron y por el mismo; a los demás, cero votos, ni siquiera al aliado. Las actas, además, hechas con la misma letra.  

“El resultado fue que la Tierra Caliente votó comandada por la fuerza de la violencia y decidió hacerlo por Morena. El mapa de Michoacán entonces está dividido en dos, como en la ciudad de México, en donde el oriente votó por Morena y el poniente votó por la oposición. (…)

“No somos los mexicanos en libertad quienes estamos decidiendo el tipo de gobernantes y de gobiernos que queremos, hay un elemento externo a nuestra libertad y se lama Delincuencia Organizada. (…) Esto no tiene que ver contigo y con tu ideología, ni conmigo y mis convicciones, ni con nuestras necesidades humanas de traer a casa comida y sustento. Tiene que ver con un país cada vez más controlado por los malos, esos que desaparecen a tus criaturas, los que los enredan en el consumo de drogas y luego en la venta; los que hacen levantones a quienes pretenden pasar el territorio de control de su mercado, los que luego piden cobro de piso, los que amenazan, los que son prepotentes y por un quítame estas pajas, disparan. 

“La elección tiene que ver con la imposibilidad de que en nuestra tierra tengamos paz y posibilidad de desarrollarnos en libertad. Ojalá que el día de hoy, quienes defienden los votos, tengan elementos probatorios de la violación a la libertad del voto”.

Pero si no pudo probarlo entonces, el propio Presidente de la República, menos ahora.

“¿Cómo lo van a probar?”, desafió ufano un buen amigo, que se metió a fondo en la campaña de Ramírez Bedolla con la esperanza un buen cargo en el nuevo gobierno. “¿Qué no pudieron haberlo hecho ellos mismos? Perdieron y ya lo deben de aceptar”.

Pero si que los tiene nerviosos, la impugnación de Herrera.

Giulianna Bugarini, vocera de Alfredo, salió a llamar al candidato aliancista a respetar los resultados electorales. “La transformación llegó a Michoacán con el respaldo de todo un pueblo que se cansó de la corrupción y los malos gobiernos” dijo. De la nada, el dirigente del Partido Verde y eterno diputado pluri, Ernesto Núñez, se le sumó. Se nota que trabajó contra su propio candidato a gobernador, el magistrado Juan Antonio Magaña, un hombre íntegro.

Pues ni tanto que “todo el pueblo” decidió por Morena:

Alfredo obtuvo en cifras cerradas, 654 mil votos, mientras Carlos 614 mil; en la capital Morelia, Alfonso Martínez con la alianza PAN-PRD, rompió el récord que ostentaba el cuatro veces alcalde, Fausto Vallejo, con más de 102 mil sufragios; se confirman 8 de 12 diputaciones federales; en el Congreso local, mayoría absoluta (21 de 40 curules) y la 4T, con 15. Bueno, hasta la red “Morena, bases fundadoras en resistencia”, se pitorreó: “En Michoacán para vergüenzas no alcanzamos, Morena obtuvo tan solo 9 de 24 diputaciones locales y claro que hay responsables…”.

El caso que el más interesado en que se transparenten los resultados de la elección, debería ser el propio Ramírez Bedolla. Sería un gobernador manchado por el narcovoto -como sucedió con Fausto-; un gobernador espurio, porque no ganó legal y limpiamente; no garantizaría gobernabilidad con medio estado que no cree en él ni en la 4T, con una mayoría opositora en el Congreso local y en el gobierno de Morelia.

«Ya no es tiempo de división, vamos por la reconciliación en Michoacán. Nuestro llamado es a construir el estado que queremos. Que no nos dividan los intereses personales, de grupo o de partido; que nos una el interés mayor que es el bienestar de las michoacanas y michoacanos», expresó Alfredo Ramírez, tras recibir la constancia de mayoría, el 13 de junio.

Afirmó que “gobernará con honestidad y valentía; para todas y todas sin distinción de ideologías o filiaciones partidistas, pero en congruencia con nuestros principios: nuestro faro será el cardenismo y el obradorismo».

El lunes 14, Alfredo mandó el mensaje que ya despachaba como “gobernador electo”. A través de un comunicado de prensa, dio a conocer que se reunió en Uruapan con integrantes de la Asociación de Productores y Empacadores de Aguacate de México (APEAM). y acordó “impulsar una agenda verde que fortalezca la sustentabilidad ambiental de la industria aguacatera”. Luego de eso, el miércoles 16, la reunión en la Ciudad de México, de los candidatos triunfadores con Mario Delgado…

                                                                                              ***

LA COMIDILLA

Ese refrescante oxígeno que ya anima México: AMLO no es invencible…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here