Inicio País Almoloya, historial de narcos y crímenes: El JJ, El Pozolero y Mochaorejas

Almoloya, historial de narcos y crímenes: El JJ, El Pozolero y Mochaorejas

1317
0

Nuevamente se fuga El Chapo; usó túnel de kilómetro y medio 1.5 kms.

 

Ciudad de México, 12 de julio (agencia acento) Nuevamente se fugó nuevamente esta madrugada de domingo, Joaquín Guzmán Loera El Chapo, por un túnel de kilómetro del Penal Número Uno de Alta Seguridad en Almoloya, Estado de México, informó el Comisionado de Seguridad Nacional, Monte Rubido.
El túnel fue perforado desde el exterior, con sistemas que usan en la minería, para sustraer material y reforzar con  estructuras de madera y metal.

El aeropuerto de Toluca paró actividades; sellaron posible rutas de escape, por tierra y aire en toda la región y el DF.
El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, tuvo que dejar la comitiva del Presidente Peña en Francia y vuela de regreso a México al ser enterado; encabezará las investigaciones relacionadas con la segunda fuga de Joaquín «el Chapo» Guzmán del penal de máxima seguridad de El Altiplano.
Fuentes de Gobernación confirmaron que tras su arribo a Francia, donde acompañaría al presidente Enrique Peña Nieto a una gira de trabajo, Osorio Chong tomó un vuelo hacia la ciudad de México.

Se fue a las regaderas y no regresó

Por increíble que parezca. el barón de las drogas Joaquín «El Chapo» Guzmán escapó de una prisión de máxima seguridad por segunda vez, informaron autoridades federales.

La Comisión Nacional de Seguridad informó en un comunicado que Guzmán, considerado el líder del poderoso cartel de Sinaloa, fue visto por última vez en la zona de las duchas del penal de Altiplano, localizado en el Estado de México, vecino a la capital.

Guzmán fue a las duchas a las 8.52 de la noche de la noche. Después de que por un tiempo no se le viera por el sistema de videovigilancia se envió personal del centro a su celda y se comprobó que estaba vacía, refirió la comisión, responsable del sistema penitenciario federal.

De inmediato se abrió una operación de búsqueda en los alrededores y autopistas. También se suspendieron los vuelos en el aeropuerto de Toluca, capital del Estado de México y cercano al penal

Leyenda ya entre el crimen organizado, el “enemigo público número uno”, el más buscado del mundo, después de Bin Laden, vuelve a lo suyo: burlar a la ley, incluso a la férrea vigilancia –con sistemas satelitales- del penal del Altiplano, donde fue recluido en febrero de 2014.
La madrugada de este domingo, la Comisión Nacional de Seguridad confirmó la fuga del capo, por quien el gobierno de Estados Unidos ofrecía una recompensa de 5 millones de dólares.
Nada pareció raro; El Chapo era el prisionero más vigilado por un complicado sistema de cámaras, que registraba sus signos vitales.
A las once de la noche del sábado, en el sistema permanente de videovigilancia  registró que el más famosos preso se aproximó al área de regaderas, dentro de la estancia 20 del pasillo 2, “donde habitualmente, además de su aseo personal, lavan sus enceres”.
Pero vino la sorpresa, que le costará a más de un  funcionario del penal.

“Al prolongarse la no visibilidad del interno, se ingresó a la celda, la cual se encontraba vacía, por lo que de inmediato se emitió la alerta correspondiente por la probable evasión del mencionado recluso”, informa la Comisión Nacional de Seguridad.
Joaquín Guzmán logró evadir a la ley por años. En 1993 fue arrestado en Guatemala. Se escogió al penal más seguro del momento y fue recluido Puente Grande, Jalisco, se supone que desde el gobierno federal del Presidente Vicente Fox, recibió apoyo y se fugó. Esa fuga del siglo, en enero del 2001, a unos días de iniciar su gobierno Fox; jamás nadie ha podido establecer la forma en que logró el escape el que se ha considerado el enemigo público número uno en el país. Su arresto en Sinaloa, la ”capital” de la producción de drogas, tierra natal de Guzmán, ocurrió el 22 de febrero de 2014. Esa fuga no tenía precedente en el país. La que se produjo ahora en Almoloya, sí.
Durante el tiempo que estuvo prófugo, Guzmán Loera se convirtió en el segundo hombre más buscado del mundo, después de Osama Bin Laden. A la muerte de este último, el capo mexicano ocupó su lugar, hasta su recaptura el 22 de febrero de 2014.
También logró posicionarse como uno de los hombres más ricos del mundo, de acuerdo con la lista Forbes.

Tumba de “celebridades”, Almoloya no había sido 

Happy end para barones de la droga

Todo preso y toda prisión, tienen un espejo. Y la ciudad amurallada, conocida, nada más como Almoloya, no termina entre las alambradas que rodean su imagen de villa medieval aislada.

Con vigilancia incluso satelital.
Por cada procesado o sentenciado aquí –una luz día y noche impide dormir; no hay acceso a tomar el sol para todos-, la prisión de alta seguridad tiene fuera al menos una familia, un sin número de abogados, auxiliares, mensajeros y operadores o choferes, presos en libertad, en un fraccionamiento de lujo. Trabajan para los barones de la droga encerrados.
En Metepec viven en casonas tipo Las Lomas de Chapultepec, el espejo de los barones de la droga y sus millones de dólares.

Decenas de seres así viven el mismo castigo, aunque fuera de las ciudades amuralladas que son las penitenciarías.

En lo colectivo, hay ciudades enteras alrededor de algunas prisiones, como es el caso de la de Almoloya, la prisión del altiplano.
El fraccionamiento de San Carlos, en Metepec, a donde juegan golf los gobernadores mexiquenses y sus invitados, como el otrora Obispo Onésimo Cepeda y uno que otro ex Presidente, también hay “presos” en libertad.

Sí, hay cientos de familias, hay abogados, hay “consiglieri” u operadores que se encargan de conseguir protección o beneficios de la ley o del dinero para los presos de Almoloya.
Saber que no podrán ver ni la luz del sol, salvo por cuotas según su conducta, es parte del castigo adicional a su prisión, frecuentemente de por si. Se la han ganado. Al menos la mayoría.

Ahí ven consumirse vidas de esposas, hijas, hijos o nietos, de quienes delinquieron a placer.

Y en Metepec, subsiste el espejo de esa prisión terrorífica de Almoloya.

De 1992 a la fecha, 36 reclusos han fallecido  allá dentro; frecuentemente no trasciende cómo ni por qué. Los más, mueren asesinados, en eternas venganzas. Es decir, el que a hierro mata, a hierro muere. Es la prisión con más suicidios de internos.
Varios narcotraficantes han muerto asesinados. Uno, hermano de Joaquín El Chapo Guzmán, amo del cártel de Sinaloa, y varios de sus operadores. Los autores, manos criminales pagadas por capos rivales.
En San Carlos, los parientes y amigos, los abogados de criminales de alta peligrosidad, saben que – como dice el abogado Francisco Garza Félix- “El Altiplano, como las cárceles de máxima seguridad en México, es un centro de exterminio, no de readaptación”.
¿Cómo vivir” ese infierno, sabiendo que un pariente, padre, hermano o hijo está ahí solo esperando el momento de morir violentamente?
Se sale de La Palma solo por consigna. Sólo tres “afortunados” han dejado el lugar por su propio pie: Raúl Salinas de Gortari, el “hermano incómodo”,  que merodea ya, como el mas famoso reaparecido en la política del DF, para promover un cambio en Cuajimalpa, donde podría llegar un amigo suyo a la jefatura delegacional.

Miguel Aldana y José Antonio Zorrilla Pérez, fueron otros dos casos. El primero, director de la Interpol, que es una leyenda de la criminalística de altos vuelos, amigo y enemigo de presidentes, acallado con la prisión, lo peor antes de la muerte para cualquiera.
Si de suyo le sabía todos los secretos a los últimos tres o cuatro presidentes periistas, de qué  no se enteró siendo pareja sentimental de la viuda de JLP. Shasha fue la consejera del ya ex Presidente al escribir sus memorias. Imagínese.
Pero entrar y salir de Almoloya, es una credencial que pesa.
No se da atención médica ni empleo o tratamientos para su supuesta reincorporación social.
Un experto en ese mundo, Francisco Garza Félix, defensor de Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, dice que “hay muertos que con menos de 40 años al fallecer por enfermedades mal atendidas. Está el caso de un reo que padecía depresión, y las autoridades no le proporcionaron su medicamento y se suicidó”.
Del tercer hombre que Salió por su propio pie de Almoloya, Zorilla, basta decir que fue procesado bajo cargos de asesinar a Manuel Buendía, el crítico de Miguel de la Madrid, del que supuestamente se valió Washington para atajar al Presidente electo y doblegarlo. Publicar que antes de tomar el poder tenía un guardadito de más de 100 millones de dólares, fue el aparente móvil.
Pero Almoloya ha sido algo como tumba para muchos que ya no lo podrán contar aunque le quede vida.

Miguel Ángel Beltrán Lugo, El Ceja Güera, fue asesinado a tiros (el 6 de octubre de 2004) y Arturo El Pollo Guzmán Loera (dos meses después) igual y no hubo castigo por ello.
Fue reportado como muerte “´por asfixia… por ahorcamiento”,  el día 3 de mayo de 2004.
Algo similar, con  Alberto Soberanes Ramos, El Socorro, hombre muy cercano a El Chapo Guzmán.

Pero los hay en muerte inducida: el 10 de septiembre de 2003, un reo de El Altiplano presentó un “choque séptico por sepsis o flora múltiple y septicemia generalizada de siete meses”, es decir, una infección no controlada por los servicios médicos de ese centro provocó la muerte a ese recluso. Hay de forma a forma de asesinar.

Quince casos de muerte han sido a consecuencia de “padecimientos cardiacos”, pero también hay fallecimientos que solamente son reportadas como “probable homicidio”,  a pesar de que la víctima fue “policontundida” o sufrió “traumatismo craneoencefálico con fractura de parietal derecho”, vulgarmente hablando, señas de una golpiza.

En Almoloya son comunes la ejecuciones a tiros:
“Los casos más sonados han sido los de Guzmán Loera y Beltrán Lugo (de 2004) pues ninguna autoridad ha dado a conocer cómo ingresaron las armas al penal, pues ninguna persona que no sea funcionario de alto nivel de esa penitenciaría puede eludir los controles de seguridad y las revisiones en cada puesto de vigilancia y acceso, que incluyen aparatos que registran la portación de armas o cualquier otro objeto metálico”, aseveró Garza Félix.

En ese sentido, la SSP dio a conocer en su respuesta a la solicitud de información pública que, según el órgano administrativo desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, “en el Centro Federal de Readaptación Social número uno de El Altiplano tres servidores públicos fueron arraigados, con el propósito de ser sujetos a investigación por los decesos ocurridos en 2004; sin embargo, no les fueron impuestas responsabilidades penales”.

Los más peligrosos

Almoloya ha alojado a peligrosos como nadie: ¿quién no recuerda El JJ , por ejemplo. Fue quien ejecutó por encargo al futbolista Salvador Cabañas. A cambio de beneficios en prisión, se convirtió en testigo protegido, cuya información hundió a comandantes federales, en nominas de los Beltrán Leyva.

El último enemigo público número uno, fue José Jorge Balderas Garza  -por eso era «El JJ»- fue trasladado al Centro Federal de Readaptación Social del Altiplano, le vincula con el cártel de Edgar Valdez Villarreal«La Barbie», además de tener el control de la distribución de narcóticos en Naucalpan, Huixquilucan, Cuautitlán Izcalli, Atizapán y Tlalnepantla.

Otra ficha allí es Édgar Valdez Villarreal «La Barbie» uno de los más buscados en EU, capturado el 30 de agosto del 2010 Enfrenta acusaciones por 18 delitos federales. Además se fungir como jefe de los sicarios de Arturo Beltrán Leyva,  «El Barbas» (murió en un enfrentamiento con las fuerzas armadas en 2009).

Gerardo Álvarez Vásquez, alias «El Indio», «El Inge» o «El Chayanne«: fue recluido en El Altiplano meses antes como operador de los Beltrán Leyva.
La PGR lo cachó como narcotráfico en Naucalpan y Huixquilucan, y en las regiones de Costa Grande y Acapulco, en Guerrero.

Ismael Ledesma Campos, «El May», Claudio Ledesma Campos e Ismael Ledesma Ramos, «El Mayito»: fungían como líderes de la banda de secuestradores «Los Ledesma», que según investigaciones de la Agencia Federal de Investigación (AFI), se relacionan con por lo menos 14 secuestros contra empresarios, estudiantes y profesionistas, en el Estado de México y el DF.
Eduardo Arellano Félix, «El Doctor», terminó al desbaratarse a Cártel de Tijuana y se pudre en Almoloya.

Teodoro García Simental «El Teo», ha sido de los más sanguinarios llegados aquí; le llaman El Pozolero, porque disolvía a sus víctimas en acido dentro de un cazo.

# Jesús Zambada García «El Rey Zambada», hermano de El Mayo Zambada” cayó en 2008, en medio de una balacera en la colonia Lindavista, DF:

# Daniel Arizmendi López «El Mochaorejas»: oriundo de Nezahualcóyotl,  acostumbraba mutilar las orejas de sus víctimas para lograr mayor rescate. Hoy llora rogando porque le permitan una hora para asolearse, lo que en Almoloya es un lujo.
Osiel Cárdenas Guillén alias «El Loco», «El Patrón», «Madrina», «Memo» y «Mata Amigos»: ex líder del Cártel del Golfo destaca por haber asesinado Salvador Gómez Herrera en 1998, quien lideraba el cartel en aquella época, acto que tuvo la finalidad de quedarse con el mando de la poderosa organización delictiva.
Extraditado a EU enfrenta 17 cargos en una corte de Houston.
Como se ve, no hay happy end para los barones de la droga

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here