Inicio Columnas Designan a Elvira Hernández Carballido, presidenta de AMIC

Designan a Elvira Hernández Carballido, presidenta de AMIC

La organización académica es escenario de encuentros donde el análisis, las reflexiones y el debate dan sentido a los estudios de comunicación en México.

1187
0

 

 

Articulista de Expediente Ultra

 

Por Elvira Hernández Carballido

El pasado 5 de junio  tuve el gran compromiso de ser elegida presidenta de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC), pero ¿qué es AMIC?, ¿qué se puede hacer en una organización como ésta y cómo fue esa elección? Les comparto con orgullo esa historia…

El principio

Escenario de encuentros donde el análisis, las reflexiones y el debate dan sentido a los estudios de comunicación en México. Cautiverios para identificarnos, reconocernos, aliarnos y acompañarnos. Suma del nosotros y nosotras para volvernos cómplices. Multiplicación de ellos y ellas para difundir nuestras aportaciones teóricas y esas ideas que desmenuzan mensajes, identifican emisores y comprenden a las audiencias. Sede de encuentros y a veces de desencuentros. Voces para debatir y aportar, ecos de madurez académica y trazos recientes de nuevos objetivos por lograr. Eso y más cuestiones representan a la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC).

Fundada en 1979 poco a poco, entre necedades y certezas, entre retos e ilusiones, AMIC representa en este siglo XXI un espacio para escucharnos y reconocernos, para aliarnos en pos de la consolidación de las ciencias de la comunicación, la posibilidad de encontrar cómplices que refuercen nuestros grupos de investigación, objetos de estudio que se comparten para analizarlos, reconstruirlos o provocarlos.

AMIC nos reúne y nos identifica, también nos junta para reconocer nuestras diferencias pero también para multiplicar documentos que representen la profundidad de nuestras investigaciones, la seriedad de cada hipótesis, la discusión de cada hallazgo y las acciones comunicativas que atrapamos para explicar, comprender, advertir su complejidad pero también su riqueza, su importancia en nuestra sociedad y la comprensión de sus contextos.

Desde su primer año de existencia AMIC especificó sus objetivos en sus documentos formales, entre los que destacamos:

Promover todo tipo de actividades relacionadas con la investigación y difusión de la cultura en el área de las Ciencias de la Comunicación, tanto a nivel nacional como internacional.

  • Mantener relaciones con entidades y organizaciones similares en el exterior e intercambiar con ellas experiencias y resultados de investigación.
  • Evaluar el desarrollo de la investigación científica en el área de la Comunicación por medio de foros, encuentros periódicos, charlas, mesas redondas y todo tipo de eventos de carácter académico.
  • Contribuir, mediante la difusión de los resultados de investigación, al desarrollo y progreso de la enseñanza, investigación y formación de profesionales en el campo de la comunicación.

El proyecto del Comité 2015-2017

AMIC es reconocida como la organización mexicana que integra a los y las investigadoras de la comunicación en nuestro país.

Cada vez su comunidad se refuerza con más gente interesada en investigar, personas que viven al norte, al sur, al este y oeste de la república, que tienen estudios de posgrado o que al realizar sus estudios de maestría y doctorado encuentran en AMIC el escenario ideal para reforzar sus conocimientos así como aproximarse al ritmo de la investigación.

AMIC es la institución que buscan las universidades del país para ser sede de sus encuentros. AMIC publica además de sus libros colectivos otras obras de sus socios y socias. La gente que forma parte de nuestra comunidad goza de reconocimiento nacional e internacional, por esos en su curriculum vitae destacan pertenecer a la asociación.

Pero el fortalecimiento y la consolidación deben ser constantes e intensos para mantener ese reconocimiento institucional. Por ello, podemos continuar el ritmo de trabajo pero también sugerir, proponer, destacar o advertir otros puntos de oportunidad, más estrategias que tomen el ritmo de esta modernidad envuelta en escenarios digitales y bordada de redes sociales. AMIC debe trabajar de acuerdo a los contextos, heredar pasiones pero también pasar la estafeta a tiempo a las nuevas generaciones que se acercan, que se hacen escuchar y que marcan compases retadores. Por ello, consideramos que nuestro compromiso es mantener esa consolidación pero al mismo tiempo integrar otras ideas, advertir los desafíos y crear por lo tanto tácticas y estrategias. Así, advertimos que nuestro objetivo general es:

CONSOLIDAR las actividades que hasta la fecha AMIC ha realizado en pos de la investigación y difusión de la cultura en el área de las denominadas Ciencias de la Comunicación, tanto a nivel nacional, como internacional.

Para ello destacamos los siguientes aspectos:

GRUPOS DE INVESTIGACIÓN. Hacer otra evaluación de logros y retos, decidir si seguimos trabajando con el mismo ritmo o cambiar su estructura y estrategias.

PUBLICACIONES. Tenemos el libro colectivo para presentar capítulos de libro desde nuestra propuesta, intereses, coyuntura y saberes. Sin embargo, este tipo de documento ya no es suficiente. Considero necesario hacer una revista digital que después pueda tener los elementos suficientes para luego convertirla en indexada, lo cual no es inmediato pues seguramente sabes los requisitos que deben llevarse para lograrlo, pero podemos dar inicio a esa propuesta

ENCUENTRO NACIONAL. Se ha propuesto que el Encuentro Nacional sea cada dos años, yo considero muy importante que el año de “descanso”,  presentamos a las universidades  la posibilidad de hacer encuentros de un grupo de investigación, que de esta manera exista la posibilidad de seguir trabajando, tener más tiempo para discusiones, debates, coincidencias y organizaciones de acuerdo a nuestros temas y objetos de estudio.

INCIDENCIA POLÍTICA Y SOCIAL. Mantener la presencia de AMIC donde manifestemos nuestra postura a través de manifiestos, desplegados, foros y participaciones en escenarios políticos, sociales y culturales ante sucesos representativos que ocurran en nuestro país.

VINCULACIÓN. Fortalecer los lazos que ya se tienen con algunas universidades. Renovar acercamientos con otras instituciones educativas. Consolidar nuestra presencia en el extranjero con personas que han hecho estancias o ya tienen un prestigio fuera del país.

Ese día…

Y mi amigo querido, Rafael Ávila, me decía: “Abre los ojos, Elvira, abre los ojos. Están levantado las manos por ti.” Pero no podía abrirlos, sentirte aceptada es más complicado que cuando crees recibir algún tipo de rechazo. 51 de 55 socios/socias de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC) creían en mi compromiso sin importar minifaldas o medias, mi edad o mi discreta-indiscreta manera de moverme por la vida.

No podía abrir los ojos porque al tenerlos cerrados evocaba, aquella vez que por primera vez llegué a la AMIC, con un vientre de seis meses de embrazo, pero con la absoluta solidaridad de apoyar a mi madre académica Florence Toussaint.

Recordaba esas tardes con Cecilia Rodríguez, en la cafetería de la librería “El sótano”, mientras ella enumeraba las tareas que debíamos hacer por la AMIC.

Se repetía en mi mente la complicidad absoluta con Irma Lombardo, otra presidenta de AMIC, cuando intentaba traducir mis jeroglíficos en la libreta de actas después de una asamblea.

Justificaba la figura de Aimée Vega que, siempre al centro del escenario de la AMIC, iluminaba cada acción para hacer brillar a quienes fundaron la asociación: Fátima Fernández, Beatriz Solís, Enrique Sánchez Ruiz, Raúl Fuentes Navarro, Javier Esteinou, Delia Crovi…

Bendecía la presencia en mi vida de Vicente Castellanos, que ha confiado mucho en mi compromiso, y gracias a él por primera vez AMIC llegó a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, donde después, en 2011, se hizo uno de los mejores Encuentros Nacionales de nuestra asociación gracias al apoyo de mi universidad querida.

Escuchaba la voz de Marilú Garay (querida, tenemos que ponernos las pilas), cuando ella fue presidenta y yo vicepresidenta.

Palpaba la unión del grupo de investigación “Estudios de periodismo” que coordino desde 2005, sus ponencias y debates, sus certezas y compañerismo.

Recordaba el sí rotundo de mis cómplices que aceptaron de inmediato integrarse a mi comité: Salvador de León, Raúl Roydéen García, Alberto Carrera, Celia del Palacio, Adriana Peimbert, Ernesto Pablo Juárez y María Elena Hernández Ramírez. Con la convicción de trabajar por/para/con AMIC. Ese momento de la asamblea en que cada quien se puso de pie para demostrar nuestra unidad y convicción de trazar el destino de AMIC durante dos años.

Y fue así como me convertí en presidenta de AMIC. Gracias AMIC por existir.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here