Inicio País El Papa zarandeó en Catedral a obispos pero más al narco...

El Papa zarandeó en Catedral a obispos pero más al narco criminal

*Le preocupan, dijo, los seducidos por el comercio de la muerte *La Iglesia no necesita trabajar en la oscuridad, dijo a obispos. *En la Basílica oró por los desaparecidos por el crimen organizado

654
0
En silencio total, el Papa “dialoga” con la Virgen de Guadalupe, motivo de su visita pastoral am México, al final de una agotadora jornada de sábado 13. Foto especial

Joaquín Herrera

CD de México, 13 de febrero/16 (agencia acento) El Papa habló fuerte en Catedral. Clamó ante los 150 obispos que encabezaban a sus interlocutores: “si tienen que pelearse, peléense; si tienen que decirse cosas, se las digan. Pero como hombres, en la cara y como hombres de Dios, que después van a rezar juntos, a discernir juntos y si se pasaron de la raya, a pedirse perdón pero mantengan la unidad del cuerpo episcopal”.
Otra catilinaria –fino y todo- fueron palabras como navajas para el narco y el armamentismo que lo alimenta; el que somete a México y pocos señalan como tal:
“Me preocupan…tantos seducidos por la potencia vacía del mundo y sus macabros símbolos para comercializar la muerte…” y rogó al obispado “no minusvalorar el desafío ético y anticívico que el narcotráfico representa para la juventud y para la entera sociedad mexicana”.
Advirtió .sin  mencionarlos directamente- que los narcos “tendrán siempre las manos manchadas de sangre, aunque tenga los bolsillos llenos de dinero sórdido y la conciencia anestesiada.
El Santo Padre recalcó que, “la gravedad de la violencia que disgrega y sus trastornadas conexiones, no nos consienten a nosotros, Pastores de la Iglesia, refugiarnos en condenas genéricas, sino que exigen un coraje profético y un serio y cualificado proyecto pastoral para contribuir, gradualmente, a entretejer aquella delicada red humana, sin la cual todos seríamos desde el inicio derrotados por tal insidiosa amenaza.
Demandó “una mirada atenta y cercana, no adormecida… Les ruego no caer en la paralización de dar viejas respuestas a las nuevas demandas. Vuestro pasado es un pozo de riquezas donde excavar, que puede inspirar el presente e iluminar el futuro”.

Y demandó “¡Ay de ustedes si se duermen en los laureles! Es necesario no desperdiciar la herencia recibida, custodiándola con un trabajo constante”.

La iglesia no necesita la oscuridad para trabajar

Llamó: “Reclínense pues, con delicadeza y respeto, sobre el alma profunda de su gente, desciendan con atención y descifren su misterioso rostro…Sean por lo tanto obispos de mirada limpia, de alma transparente, de rostro luminoso.

“No le tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar. Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa; no pongan su confianza en los «carros y caballos» de los faraones actuales, porque nuestra fuerza es la «columna de fuego» que rompe dividiendo en dos las marejadas del mar, sin hacer grande rumor”.

Abogó por los sacerdotes
Y les dijo mas: “El primer rostro que les suplico custodien en su corazón es el de sus sacerdotes. No los dejen expuestos a la soledad y al abandono, presa de la mundanidad que devora el corazón”
Instó: “estén atentos y aprendan a leer sus miradas para alegrarse con ellos cuando sientan el gozo de contar cuanto «han hecho y enseñado» (Mc 6,30), y también para no echarse atrás cuando se sientan un poco rebajados y no puedan hacer otra cosa que llorar porque «han negado al Señor» y también ¿por qué no? para sostener, en comunión con Cristo, cuando alguno, abatido, saldrá con Judas «en la noche»”.
En el más largo discurso de hoy, el Papa Francisco en Catedral dijo a los obispos que “en las miradas de ustedes, el pueblo mexicano tiene el derecho de encontrar las huellas de quienes han visto al Señor …Pienso en la necesidad de ofrecer un regazo materno a los jóvenes. Que vuestras miradas sean capaces de cruzarse con las miradas de ellos, de amarlos y de captar lo que ellos buscan, con aquella fuerza con la que muchos como ellos han dejado barcas y redes sobre la otra orilla del mar, han abandonado bancos de extorsiones con tal de seguir al Señor de la verdadera riqueza”.
En la Basílica reza por desaparecidos de Ayotzinapa

Al pie de la Virgen de Guadalupe, el Papa Francisco rezó por los desaparecidos de Ayotzinapa y rogó por padres y madres cuyos hijos han sido arrebatados por el crimen organizado en México.

Externó en el Angelus de la misa que concelebró en la Basílica de Guadalupe, que “Dios despertó la esperanza de su hijo Juan, la esperanza de un Pueblo”. Y que ese es el legado de la Virgen para con la Iglesia y su rey.
“Cuando ella pidió levantar un santuario, no se refería a un edificio. Por santuario es el rostro de tantos desvalidos que salen en nuestro camino; los desvalidos –como se creía Juan Diego- inmerecedores de ser embajadores del cielo, siendo banderas de amor y justicia.

Los santuarios que Ella invocó ante un renuente “Juanito” y le repitió porque no se creía digno “embajador” de su mensaje que ese es el santuario, el de los olvidados al que se dirige su amor de madre”.

El Papa cumplió su sueño de ver a los ojos de quien fundó a una nacionalidad, la mexicana y que en su mirada permanece la ternura que todo creyente tendrá siempre como el mejor regazo de consuelo y esperanza.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here