Inicio Columnas Por segunda vez, la capital mexicana gobernada por una mujer

Por segunda vez, la capital mexicana gobernada por una mujer

¿Sucesión adelantada? MAM mide la fuerza a Paty Mercado Barrales (historial negro) anuncia que defenderá a la CNTE desde el GDF Antes de asumir el mando, Monreal anuncia moches y castigo en la Cuauhtémoc

897
0

 


Como baño de nieve cayó a “madrugadores” en la sucesión capitalina. La ausencia (“casualmente”, a unos días de iniciar labores el “nuevo gabinete”) del Jefe Mancera pone aprueba a la flamante Secretaria de Gobierno…Y el DF será gobernado, por unos días y por segunda ocasión, por una mujer, Patricia Mercado.

Si de verdad, “en política no hay casualidades”, Mancera anunció, a unos días del cambio de caballo a mitad del sexenio,  que tiene que ausentarse a finales de julio. Se verá después por qué.
Por ahora, Paty repite la suerte de Rosario Robles. Al ausentarse su padrino político entonces,  Cuatemochas, al final de su breve reinado en el DF (1997-2000)  para buscar por tercera vez la presidencia, la dejó al frente, conforme a la ley.
Rosario fue un activista que ganó para Cárdenas el corazón de Ciudad Universitaria, coto así del perredismo desde entonces. A cambio, Rosario fue además, heredera del cardenismo y tras la administración capitalina, fue lideresa del PRD.
Pero nadie contó con que Andrés Manuel buscaría y terminaría por desbancarla a ella y a Cuatemochas. Ambos quedaron virtualmente fuera del partido aunque Cuauhtémoc ha regresado en busca de rescatar el liderazgo perdido, pero solo terminó como arrimado en el gobierno de Mancera, como aviador, si es verdad que no desquita el sueldo como encargado de  Asuntos Internacionales del Gobierno del DF, quien rara vez sale del país y, menos, a trabajar por la capital mexicana.

Así ahora, el jefe Mancera tomará un asueto. Con ello, pondrá a prueba el temple de Patricia Mercado Castro, por cierto, cercana a Cuauhtémoc también.
Quedará al frente del gobierno, ya no un marcelista como Héctor Serrano, que repitió el cargo que ostentó con Ebrard.
Si algo le debía ya le pagó así.
Pay tendrá el cuidado de no sobreactuar y hacer sentir fallas de su jefe y mostrar que su ausencia apenas se nota.
Lo peor que le podría ocurrir al presidenciable “sin partido” es que la capital descubra que está mejor sin él. Sobre todo ahora que le sale el caso de La Lore: la mujer que encarceló bajo cargos de participar en el secuestro –que terminó en homicidio- del joven Martí, del sexenio que él era el Procurador de Justicia. Y como en los casos de denuncia contra Barrales, mandó al archivo general (la basura) datos que impidieron  imponer la ley y la justicia.

Barrales, imagen del gabinete del “Presidente” Mancera

La mayoría de mexicanos difícilmente podría adivinar cómo sería el gobierno del eventual gobierno del Presidente Miguel Angel Mancera, en caso que se confirmara su candidatura y que ganara.

Pero si se atiene uno a su gabinete recién relanzado para su segundo trienio como jefe de gobierno del DF, de cara a la sucesión de 2018, podría sacar un perfil más fiel al que ocurriría entonces.
Sobre un punto que es crucial para los millones de votantes (la honestidad) tendría una imagen de lo que piensa Mancera.

Un botón de muestra: escogió para Secretaria de Educación a Alejandra Barrales, su ex pareja sentimental (según publicaciones diversas que nunca ha desmentido). Ella compitió (¿para perder?) por el puesto de Mancera y al perder, fue designada senadora pluri, lo usual.
El PRD no quiso arriesgarse a repetir la derrota de cuando ella intentó ser delegada en Benito Juárez.

La bella lideresa de azafatas, a inicios del nuevo siglo, defendió a su gremio como pocos. Peeero Barrales fue acusada de fraude por 14 millones de pesos, como líder de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA).

No prosperó la denuncia penal; el gobierno perredista no iba a castigar a una de los suyos que le sumó a un  gremio a sus filas.
Antes bien Barrales fue sumada al grupo del gobernador de Michoacán (2002-2008) Lázaro Cárdenas Batel, “Lazarito”, como secretaria de turismo.
Con el bono del cardenismo, Barrales fue electa diputada a la Asamblea Legislativa del DF (el “Congreso” capitalino) en 2003.

Allí resultó una manirrota pero con dinero público, según sospecha que ninguna autoridad quiso indagar, como legisladora compró una avioneta 2005 que regaló (como lo explicaría ella) en 2005 para su esposo, Julio César Nicholson. Incluso le pagó un curso de piloto, según el diario Crónica y “fuentes cercanas al matrimonio”.

Los propios compañeros de partido de Barrales (como Carlos Guerrero) sospecharon que fue con dinero público.
Se trata de una aeronave Piper, de dos plazas, modelo
PA-28, popularmente conocida como “La avioneta del amor”. Los papeles están a nombre de Barrales y Nicholson.
Aparentemente olvidados los “fraudes” al gremio de Azafatas y la avioneta de 20 mil dólares que sugiere uso de dinero mal habido, en 2006 Barrales fue candidata a delegada en Benito Juárez en el DF. Al fracasar, recibió como premio de consolación de su partido, el PRD, el nombramiento del Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, la Secretaría de Turismo (como en Michoacán).

 

La fama de Barrales, llega a Europa

Nuevamente diputada capitalino a la Asamblea Legislativa, Barrales escaló en “méritos” con fama de defraudadora.

“Fraude millonario con becas golpea imagen “progresista” del PRD en el DF y revive sus actos de corrupción”, tituló el crítico diario madrileño El País, de circulación internacional.
Se refiere a que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) creó en 2011 (bajo el liderazgo de Barrales) un fideicomiso (figura ilegal para ser manejada por esa instancia, cuyo papel no es tomar el lugar del poder Ejecutivo) para becar a 45 mil jóvenes.
A dos años se vino a saber solo las recibieron  2 mil 700 interesados, diario El País “y 250 millones de pesos han desaparecido”.

El diario español dice sobre ese supuesto fraude millonario que “la izquierda mexicana, que gobierna el Distrito Federal desde 1997, muestra un doble discurso:  por un lado se ha destacado por sus políticas progresistas, patentes con la aprobación del matrimonio homosexual o el aborto, de difícil encaje en otras zonas del país, acciones que le diferencian del Partido Revolucionario Institucional (PRI) pero, por el otro, episodios como el de la ALDF y otros vividos en los últimos años lo ligan a la corrupción que tanto le critican a los priistas y “enturbian la imagen de sus propósitos”.
Sobre el tema, el periódico entrevistó a Sergio Aguayo (rara vez crítico del gobierno capitalino y la izquierda en general) académico y analista político, se pregunta y se contesta ¿quién ha indagado cuántos casos de corrupción han sido denunciados en el último año en el comité de ética del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y él mismo responde tajante: “Ninguno”.
Por cierto, el Procurador capitalino, que recibiría denuncias penales así, era el hoy Jefe de Gobierno Mancera.

El País expone, sobre “El beca-gate  que “El presidente de la Comisión del Gobierno de la ALDF, Manuel Granados, sucesor de Barrales impulsó una auditoría nada prosperó.

Granbados y Barrales, son a quienes sumó Mancera a mitad de este meds d ejulio de 2015. Polvos de aquellos lodos.

Las becas se crearon durante la anterior legislatura presidida por Alejandra Barrales, del PRD, ahora (premiada) Senadora. ..”La izquierda –subraya El País- tiene ahora que pasar por el purgatorio con el asunto de las becas”.
Pero el “fiscal” no podía agredir a su ex pareja y aliada electoral, y Mancera atinó. El llegó a Jefe de Gobierno, Barrales a Senadora y ahora la llama a su lado.
Ella deberá lidiar con maestros pillos, cuyos líderes maestros en pillerías, ha secuestrado arterias de la capital. Durante las últimas tres o cuatro décadas han amenazado con violencia si les retiran la compra- venta de plazas y el pago sin trabajar a miles de casos y con salarios de millones de pesos al año.
Barrales ya dijo que no viene a confrontarlos sino a entender y dialogar sobre sus demandas de justicia.
Denuncia Monreal  moches en Cuauhtémoc

 

El Jefe delegacional con más votos logrados por Morena, el partido que quiere asumir el papel de efectiva oposición a Macera y compañía, denuncia ante los medios que funcionarios de Mancera cobraron seis millones 900 mil pesos por autorizar giros diversos en la demarcación que el zacatecano gobernará pronto, por encima de reglamentos.
Los “moches” de dos millones a restaurantes y hoteles; los hay de 700 mil pesos a comerciantes informales.
Esa es la huella del delegado de salida, Alejandro Fernández y José Luis Muñoz Soria.

 

Mientras los exjefes delegacionales Alejandro Fernández y José Luis Muñoz Soria (antecesor de Alejandro) estuvieron al frente de la demarcación, cobraron por todo.

Ahora que el triunfo del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ganó cinco de las 16 delegaciones, pero logró la mayor fracción de diputados en la Asamblea Legislativa del DF, quiere poner contra la pared al gobierno en turno en la capital y, posiblemente a sustituirlo en los hechos.
Monredal revela que las autoridades perredistas se deshicieron de toda la documentación oficial que comprometía a los exdelegados, Alejandro Fernández, “El Potrillo de la Cuauhtémoc” y Muñoz.
Se supone que operadores de Monreal –que espían- recuperaron las bolsas con 58 mil 654 papeles rotos; juntaron los pedazos y descubrieron información valiosa para incriminar a los funcionarios mencionados. Especialmente sobre ejercicio ilegal del servicio público, robo, abuso de confianza, administración fraudulenta, daño a la propiedad y cohecho.

“Frente a esta situación de desorden, caos e impunidad en la delegación, presentaré denuncias penales contra los exdelegados y servidores públicos actuales que están incurriendo en conductas inmorales y antijurídicas. No vamos a negociar”, dijo Monreal que viene con todo. Parece adelantado a su papel de delegado electo en un video que subió a su cuenta de Facebook el 16 de julio, información que publicó Proceso.

Ricardo no solo interpondrá una denuncia penal; alerta que puede haber chivos expiatorios; quiere castigo a beneficiados con dinero mal habido del erario público y que, dice, incluyó a la exdirectora de Desarrollo Social, Verónica Olvera, pareja de José Luis Muñoz.
Olvera fue una de las funcionarias que entregó despensas por votos en la delegación, poco antes de las votaciones.
 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here