Inicio Columnas SER O NO “FIFÍ”, EL NUEVO DILEMA DE LOS PERIODISTAS EN...

SER O NO “FIFÍ”, EL NUEVO DILEMA DE LOS PERIODISTAS EN MÉXICO

91
0
Compartir
Muy pocos los que son "fifís"

PICOTA

 

*PRENSA FIFÍ, RIESGOS Y DESAFÍOS

*INDÍGENAS, LUCHA QUE NO ACABA

 

POR JORGE VELÁZQUEZ

FIFÍ O NO FIFÍ, ESA ES LA NUEVA CUESTIÓN. En efecto, es el nuevo dilema que afrontarán los medios de comunicación de todos los tipos en la era lopez-obradorista.

Fuera del calificativo impuesto por el propio presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, la nueva política de comunicación, de la que poco o nada se conoce pero que su elemento principal está en el no habrá dinero para los medios, emerge cual espada de Damocles para situarse sobre las cabezas de los dueños de la prensa escrita, televisiva, radiofónica y cibernética.

Y en la mira estarán en primer lugar, por supuesto, los medios que no estén de acuerdo con todas y cada una de las medidas del nuevo gobierno y que critiquen desde las banales fiestas o encuentros sociales hasta las ocurrencias que pueden convertirse en política pública y gobernanza con sus terribles consecuencias.

Dos elementos de respaldo se usarán contra la “prensa fifí”: la creencia que los millones de votos recibidos es un cheque en blanco para hacer y deshacer todo en el país; el molde de la política se rompió, dijo hace unas semanas el presidente electo.

Pero, también, la política de austeridad anunciada ya desde ahora por los poderes Legislativo, Judicial y Ejecutivo. Se cree por los nuevos integrantes que ha habido un exceso en el pago por publicidad y por lo tanto hay que cortar lo que consideran el derroche.

Sin embargo, habrá que estar muy atento porque detrás de tales consideraciones se encuentran por lo menos dos situaciones que pueden ser de sumo riesgo para la endeble democracia a la mexicana.

El primero de ellos, muy grave, someter a los designios del nuevo gobierno a los grandes medios de comunicación. Establecer, mediante el pago de publicidad y de otros apoyos que tenían los dueños de los medios de comunicación, una mordaza de donde solo puedan escapar elogios y loas pero nunca información objetiva. Al fin de cuentas, son las televisoras, los cuatro grupos radiofónicos y no más de 12 diarios de los llamados nacionales, los que permean a todo el país, de su información se nutren los de provincia.

La segunda situación, muy lamentable, desaparecer a los medios pequeños tal y como sucedió en los tiempos de Miguel de la Madrid, Vicente Fox y Felipe Calderón.

Controlando a los primeros de poco o nada sirven las pequeñas y medianas empresas dedicadas a la comunicación; tampoco sirve, por supuesto, una agencia estatal de noticias tal y como se pensó, en su momento con el periódico “El Nacional”, y por consiguiente habrá que desaparecerlos y no dar lugar a una prensa pequeña pero crítica.

Y como si todo esto ya estuviera armado con el gobierno que ya se va, no hay que olvidar que la pasada legislatura, sí, a esa que ahora se le acusa de dispendio y derroche, dejó toda una legislación encaminada a centralizar la regulación, relación del gobierno y el trabajo con los medios de comunicación.

Desde este espacio se alertó en su momento de esa nueva Ley Mordaza que tejió la pasada legislatura y que no se sabía cuáles eran sus objetivos. Ahora parece que se aclaran: la centralización de las relaciones con los medios desde la secretaría de Gobernación como elemento regulador jurídico a través de esa nueva Ley y el manejo político desde la presidencia de la República que palomeará a los medios que deben recibir recursos por publicidad, es la mancuerna ideal para un rígido control de la información.

Así es estimado empresario de la comunicación, si quiere recibir estos beneficios no le quedará otro camino que convertirse en miembro de la “prensa fifí”. Al tiempo.

PICOTAZOS

UN EQUIPO DE INVESTIGADORES DE LA UNAM campus Morelos desarrolló membranas capaces de retener hasta en 98 por ciento metales pesados presentes en el agua; estas nanofibras podrían ser una alternativa para garantizar agua purificada en escuelas, centros laborales, espacios públicos y hogares en zonas marginadas. Y esto es muy bueno tomando en consideración que en México sólo 57 por ciento de las aguas residuales urbanas se someten a tratamiento, mientras que las no tratadas se vierten “crudas” en los cuerpos de agua o son reutilizadas para riego, según la “Agenda Ambiental 2018, Diagnóstico y Propuestas”, presentado por la Universidad Nacional. Y aunque la decantación de sedimentos (reposo del agua) y la cloración en tanques de almacenamiento son los métodos más frecuentes para el saneamiento del líquido, éstos no contemplan la eliminación de metales pesados (arsénico, mercurio, plomo, cromo o cadmio) u otros compuestos nocivos. “Esta situación favorece el consumo de agua embotellada”, refirió Iván Camps Balabanov, investigador del Instituto de Ciencias Físicas (ICF). Ante esta situación, el Grupo de Ciencia de Materiales del ICF desarrolla un proyecto de investigación liderado por Lorenzo Martínez y coordinado por Iván Camps, en el que se dieron a la tarea de crear unas membranas electrohiladas, que contienen nanopartículas activas de hierro (Fe) y níquel (Ni).

AL INAUGURAR EL FORO “GESTIÓN PRESUPUESTAL INDÍGENA”, la diputada Irma Juan Carlos (Morena), presidenta de la Comisión de Pueblos Indígenas, se comprometió a buscar un presupuesto suficiente para defender los derechos de las comunidades originarias. Afirmó que todas las acciones de gobierno deben acompañarse de recursos para cubrir la deuda que históricamente el Estado mexicano tiene con los pueblos indígenas.  Indicó que un compromiso es mejorar las condiciones de vida y de desarrollo de estas poblaciones, pues “sus necesidades son muchas, y ante ello es prioridad brindarles mínimamente las básicas”…NOS LEEREMOS LA PROXIMA ENTREGA…