Inicio CDMX SUTGCDMX: Ganadores y perdedores en la crisis sanitaria del COVID-19

SUTGCDMX: Ganadores y perdedores en la crisis sanitaria del COVID-19

2702
0
Un Directorio que hace mutis ante la desgracia de sus compañeros

*  Mientras miles de trabajadores del Único se juegan la vida al atender a pacientes de Covid-19, sin los equipos de protección para su seguridad personal; quienes están al frente de los Directorios de la organización sindical, como Joel Ayala y Armando Bautista, les dan la espalda, permitiendo que ex líderes y funcionarios como Sergio Antonio López Montecino, hagan negocios de la mano de empresarios y ex dirigentes sin escrúpulos, alejados de la terrible realidad que enfrentan los sindicalizados

Especial de Expediente Ultra

Por Guiseppe Gatopardo

La crisis sanitaria del Covid-19 rebasó la mediocre función tanto del Directorio encabezado por la FSTSE para atender los asuntos internos del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), como del Directorio de la Sección 12 de la Rama Médica.

Ambos dejan mucho que desear por su indolente actitud hacia los problemas, sobre todo de seguridad ante la pandemia, que enfrentan miles de empleados en áreas de alto riesgo.

El primero, manejado por el eterno ausente Joel Ayala Almeida, ex senador del PRI cuya responsabilidad se ha remitido a dar órdenes a larga distancia pues no se le ha visto físicamente en todo lo que va de la contingencia—sus entrevistas son vía telefónica–; y el segundo, conocido como el “Directorio Estrella del Único”, porque brilla por su ausencia, es encabezado por Armando Bautista, el ex aspirante de la Planilla Roja a la Presidencia de esa organización,  que se bajó del ring un día antes de los comicios internos de enero pasado y fuera el candidato del Director General de Administración de Personal, Sergio Antonio López Montecino, funcionario del gobierno capitalino metido hasta la cocina en el atorado proceso de elección y en las intransparentes adjudicaciones de vestuario, por casi 300 millones de pesos del 2019.

LA VERDADERA FIDELIDAD DE JOEL

Ayala Almeida ha dejado en claro que sus intereses no están en el SUTGCDMX, sino en su organización de origen, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) y si acaso, por añadidura del momento de emergencia sanitaria, del Sindicato del ISSSTE.

Joel Ayala, primero los de casa (Foto especial)

En sus declaraciones a los medios no se ha referido en lo absoluto a la situación de peligro permanente que enfrentan los más de 14 mil trabajadores de los centros hospitalarios de la CDMX, médicos, enfermeras, paramédicos y personal administrativo  que desde hace semanas vienen denunciando la falta absoluta de insumos para atender a los pacientes infectados por el Covid-19 y de equipos para su seguridad personal que los libren de contagios, sin dejar de mencionar los abusos de que son objeto por parte de funcionarios insensibles a los riesgos que implica la pandemia.

Hombre de experiencia, Joel ha buscado recuperar parte de su capital político, mermado tras el derrumbe electoral de su ex partido en el 2018, para ganar influencia hacia el gobierno de la 4T al que ahora exige además de insumos, plazas sindicales, ofreciendo a cambio llenar vacíos como el otorgar transporte seguro a los trabajadores de siete hospitales generales de la Secretaría de Salud y del ISSSTE en la CDMX, con 14 autobuses que forman parte del patrimonio de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), ante las agresiones de que han sido objeto a últimas fechas.

Los camiones de la FSTSE vetados para los trabajadores del Único

Pero… ¿Y la seguridad de los empleados de la Rama Médica del Único? Bien, gracias.

Para Joel, ellos son invisibles a pesar de que como se señaló en entregadas pasadas, el líder de la burocracia nacional se comprometió a velar por la defensa de sus derechos, incluida su seguridad en el desempeño de sus labores, cuando aceptó encabezar el Directorio Provisional del sindicato mayoritario en la capital del país.

Ni un camioncito para los aterrados empleados de la Sección 12 que literalmente se ubican todos los días al filo de la navaja, exponiendo sus vidas sin la protección necesaria. Y menos el mínimo reclamo de los integrantes del Directorio para que se les brinde transportación segura a sus compañeros de sindicato.

Pero si el responsable del Directorio Mayor ha dejado a la buena de Dios a los trabajadores del Único, quien encabeza al Director Menor de la 12, no se queda atrás en eso de las irresponsabilidades sindicales.

BAUTISTA Y LOS RECURSOS OCULTOS DE LA 12

En la pasada semana, circularon en las redes sociales, gráficas donde Armando Bautista aparece a las afueras de un nosocomio del gobierno capitalino repartiendo a algunos trabajadores cubrebocas de esos cuyo costo no excede los veinte pesos. La imagen lejos de atraerle consensos favorables terminó por avivar la llama del descontento y la indignación de los trabajadores de la 12 que se preguntan qué destino han tenido las cuotas recibidas por Bautista desde noviembre pasado en que se hizo cargo del Directorio de la 12, al ser destituido del cargo el impresentable, Héctor Carreón Garcés.

Bautista dejó solos a los agremiados de la 12 (Foto especial)

De acuerdo a fuentes consultadas por LA ESQUINA DEL MOVIMIENTO, los recursos monetarios que recibe una sección de unos mil trabajadores del Único por concepto de cuotas es de aproximadamente 100 mil pesos mensuales; si se considera que los 14  mil sindicalizados que en promedio tiene la 12 perciben sueldos por encima del promedio del resto de sus compañeros de otras áreas de trabajo, al contemplar en sus nóminas enfermeras especializadas y algunos médicos, el montó de se eleva y puede hablarse de recursos por un millón y medio que le son entregados por el gobierno capitalino.

Si la aritmética no miente, hasta este mes de abril, Bautista ha recibido seis meses de cuotas lo que suman unos nueve millones de pesos que bien podrían haberse empleado en adquirir equipos de seguridad a los agremiados de la Rama Médica, pero de los cuales el ex candidato no ha rendido informe alguno sobre su destino.

Los negocios antes que la seguridad de los sindicalizados

Pero si del lado sindical priva el desinterés por atender los graves problemas de los agremiados del Único, de la parte oficial las cosas no cambian en lo absoluto y, peor aún, ocultan negocios privados de ex dirigentes que buscan ganar por partida doble en la actual crisis interna del Único, al tratar de incidir en la imposición de un presidente afín a intereses empresariales que les permita comenzar a apropiarse de la mina de oro de las millonarias adquisiciones de uniformes y otros implementos de trabajo, otorgadas en total secrecía.

Quieren el control absoluto del sindicato, tanto en lo político como en lo económico, al más puro estilo priísta, donde los trabajadores sean solo votos y no agentes de un verdadero cambio. Ni más ni menos.

LOS VERDADEROS GANADORES DE LA PANDEMIA

En anteriores entregas, aquí en LA ESQUINA DEL MOVIMIENTO, sostuvimos la tesis que tras la anulación de las elecciones del pasado 9 de enero en el sindicato mayoritario de la burocracia capitalina, se ocultaban intereses netamente económicos que nada tenían que ver con la puntual aplicación y respeto a los preceptos contenidos en la Reforma Laboral de la 4T.

Medel, el priísta busca adopción en la 4T

Señalamos que en este intercambio de beneficios personales, con claros tintes de corrupción, se encontraban entrelazados el actual director de General de Administración de Personal, el chileno Sergio Antonio López Montecino, que seguía en este sentido y al pie de la letra, las indicaciones de su jefa superior, Bertha Gómez Castro, alta funcionaria de la Secretaría de Finanzas en el GCDMX, ligada en intereses comunes al ex líder, José Medel Ibarra y a sus socios, con quienes ha alentado proyectos periodísticos empleados como arma de presión y chantaje.

Los hechos nos dan la razón y terminan por sorprender a este columnista que en una primera instancia habló de una adjudicación directa por 10 millones de pesos en octubre pasado y cuyo monto real podría ascender a cerca de los 300 millones de pesos. Pido una disculpa y admito que me quedé corto.

Si es usted de los miles de trabajadores o funcionarios que a diario se juega la vida cumpliendo con su deber en diversas áreas del gobierno capitalino, debiendo comprar de su bolsillo los equipos para su seguridad personal, tome nota de lo que a continuación le detallo para que exija piso parejo en eso de la austeridad y cero corrupción.

López Montecino en las oficinas de José Medel y la Coalición

Y a los que han descalificado la información publicada en este espacio, les recomiendo exijan a sus padrinos políticos no les tomen el pelo como al resto de los agremiados, pues les están dando las migajas de un apetitoso y suculento pastel que se reparten unos cuantos. No sean ingenuos y hagan valer aquel refrán del puerto jarocho que reza: el buen tiburón, salpica.

En la Licitación Pública Nacional Consolidada SSCHA-DGRMSG-LP-11-19, aprobada y firmada el 23 de octubre pasado por los funcionarios del GCDMX: Sergio Antonio López Montecino, Director General de Administración de Personal; María Soledad Jiménez Villalobos, Jefa del Departamento de Riesgos y Seguridad Laboral; Erik Israel Garza Rocha, Director de Atención y Control de Asuntos Laborales; y, Juan Carlos Toledo Jerónimo, Subdirector de Salud y Seguridad Laboral, se establece la adquisición de vestuario operativo como calzado, equipo de lluvia y equipo de protección para los trabajadores del SUTGCDMX, correspondiente al ejercicio fiscal 2019.

Es decir, que mientras miles de sindicalizados debieron trabajar sin los equipos necesarios para su labor, funcionarios como López Montecino guardaron los recursos hasta encontrar el momento oportuno para negociar con ex dirigentes y sus socios, algo que beneficiara en los oscurito, a ambas partes.

EL MILLONARIO “MIL MÁSCARAS”

De acuerdo a nuestras fuentes, desde principios del 2018, Bertha Gómez y el ex líder José Medel fraguaron una estrategia para emplear un medio de comunicación como punta de lanza para ir abriendo el camino en el ánimo de la entonces candidata y hoy Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Medel se asoció con un empresario dedicado a la producción de botas industriales y equipos de seguridad para industrias que también es de los principales accionistas de uno de los portales de noticias más influyentes del país.

El ex presidente del Único fue en su papel de líder, un férreo crítico y opositor a la labor depuradora emprendida por el entonces Jefe de Gobierno y hoy Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. En las páginas de su medio que se ha adjudicado ser La Voz de los Trabajadores, se han cometido, vaya paradoja, toda una serie de atropellos laborales contra sus empleados, el más reciente perpetrado contra uno de sus ex coordinadores al que en diciembre pasado se le censuró su libertad de expresión, al que Medel despidió por negarse a validar una información carente de todo sentido al candidato de la Planilla Roja, Armando Bautista.

Irónico que Medel a quien los trabajadores del Único ya empiezan a llamar el “Mil Máscaras”, ahora se diga un recalcitrante apoyador de la 4T, cuando todavía en la campaña electoral del 2018, se le vio de la mano del candidato del PRI al gobierno de la CDMX, Mikel Arriola. De hecho, el ex dirigente fue diputado local por ése partido.

Por cierto que a mediados de la década pasada, el padre político de la llamada Coalición, traicionó a Joel Ayala para irse a los brazos de la Elba Esther Gordillo, para ahora retornar al feudo del cacique de la FSTSE, más dócil y servil que nunca, fiel a su camaleónica naturaleza.

Sería sano que en su medio, Medel Ibarra señalara públicamente la relación que guarda como editor  y como empresario con la firma ganadora de la licitación pública que se llevó la adjudicación de octubre pasado y que ronda los 300 millones de pesos, porque se guardó bien de meter a concurso a su propia empresa o alguna de su socio, para llevarse el negocio redondo a través de la compañía ELMECA, S.A de C.V, quien presentó para los efectos legales respectivos como su representante a Diana Atenea Guzmán Flores.

Esa explicación la merecen los miles del sindicalizados del Único que están viendo las de Caín, mientras altos funcionarios de la mano de personajes como el “Mil Máscaras”, ni sudan ni se acongojan, reeditando la demagogia y corrupción que deben ser extirpadas en la 4T, donde los dobles lenguajes perviven en eso de pregonar una cosa y hacer otra muy distinta.

LOS BUEYES DEL COMPADRE MONTECINO

Veamos por qué: con fecha 14 de abril del 2020, Sergio Antonio López Montecino envío a todos los directores, subdirectores y jefes de departamento y otros funcionarios de menor rango de los órganos desconcentrados y las alcaldías, un memorándum, instándolos a donar una parte de sus sueldos para atender la pandemia del Covid-19, en la capital del país, aportación que les será descontada vía nómina, haciendo uso de la “llave cdmx”, para hacer el trámite.

La voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre

La medida es, sin duda, loable en los actuales momentos de crisis sanitaria, pero a los “donadores voluntarios”, les asiste el derecho y la duda, tras lo referido líneas atrás, de exigir a López Montecino y sus socios gananciosos de la licitación del pasado año, entrarle al “teletón” oficial al que convoca el chileno.

Más todavía, solicitarle que la “llave cmdx” permita también conocer las condiciones en que se autorizó la referida compra de vestuario y quiénes están detrás de los ganadores para, en aras de la transparencia, no dejar el menor resquicio a la corrupción oficial y las dudas sobre las manos negras que intentan manejar la aún pendiente sucesión del Único, a espaldas de las bases. Y a cómo están las cosas parece que el funcionario quiere aplicarles a cientos de sus homólogos el apotegma ranchero: “Qué se haga la voluntad de Dios…¡pero en los bueyes de mi compadre¡”.

En tanto, miles de trabajadores de la Rama Médica y otras más de alto riesgo en la administración capitalina, como quienes atienden el Hospital Enrique Cabrera –asignado nosocomio de contingencia para el Covid-19, sin dotar de los equipos de protección al personal–, siguen exponiendo su salud y hasta sus vidas por la insensibilidad de quiénes están al frente de los citados Directorios, qué en su papel de líderes, funcionarios y empresarios, solo van a lo suyo, burlándose de los principios de honestidad y transparencia de la 4T.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here