Inicio Exclusivas RUPTURA ALIANCISTA EN HIDALGO, IMPACTARÍA EN LA FAMÉLICA CAMPAÑA DE XÓCHITL GÁLVEZ

RUPTURA ALIANCISTA EN HIDALGO, IMPACTARÍA EN LA FAMÉLICA CAMPAÑA DE XÓCHITL GÁLVEZ

14261
0

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 43 segundos

*  El enfrentamiento público y abierto entre priístas y miembros de su partido, el PAN,ha dejado a la alianza en el Estado, colgada de alfileres; Paco Olvera amenazó con dar por concluidos los pactos y la líder panista, Blanca Lilia Islas,  dijo a los medios no tener ningún problema con eso. En los actuales momentos y previo al debate, un posible rompimiento de la coalición que la postula a la presidencia en su tierra natal, tendría un alto costo político y electoral no solo en Hidalgo sino a nivel nacional

Por Antonio Ortigoza Vázquez / @ortigoza2010

Especial de Expediente Ultra

«Éramos muchos y parió la abuela», dice un antiguo dicho para describir un contratiempo inesperado, de última hora, que agrava la ya crítica situación familiar.

Tal cosa se planteó en Hidalgo por el ex gobernador priísta Francisco Olvera, quien en conferencia de prensa propuso romper la alianza PRI-PAN ante las fricciones generadas en el reparto de curules para el Congreso local.

Y todo esto sucede en la situación crucial en que se encuentra la campaña de la candidata presidencial Xóchitl Gálvez, cuando, precisamente, el Cuarto de Guerra de Claudia difunde en redes una grabación del año pasado, donde un hijo de la nominada en la Alianza PAN-PRI- PRD, aparece en aguda ebriedad fuera de un bar de Polanco.

El junio de Xóchitl, insulta hasta cansarse a los elementos de seguridad que, ecuánimes, aguantan al prepotente mozalbete.

La bronca entre los que debían ser cordiales aliados,  le cae como gancho al hígado a una abanderada del PRI, PAN, PRD, que nada más sigue estancada en las encuestas.

Nada abonada en su tierra natal de la candidata presidencial, el intercambio de acusaciones que tuvieron de inicio personajes como Asael Hernández Cerón, ex líder estatal del PAN, quien acusó a Marco Mendoza, presidente del PRI hidalguense, de «agandallarse» de «posiciones no pactadas» en la planilla priista de Benjamín Rico, quien a su vez es candidato a Pachuca capital, como ya publicamos en anterior entrega.

El ex gobernador  Olvera, salió a descalificar a su vez a Hernández Cerón por «no tener representación, ni partidista ni sustantiva» en el ayuntamiento de la capital y, sin aludir directamente a Guillermo Sanjuanero, señaló “a un grupo de beneficiarse con contratos» y de un «acuerdo secreto» al margen de la lideresa estatal del PAN, Blanca Lilia Islas.

Fue más allá al señalar que «el PAN tiene dos caras: una, que beneficia a panistas y otra que pacta con nuestros enemigos, pues no hay ética».

Fue una clara alusión a las listas del PAN, a diputados locales, con el ex secretario particular del ex alcalde de Mineral de Reforma, Israel Félix.

Y fue cuando Olvera soltó la bomba: «Si el señor del PAN, que ha declarado que lo pretendemos agandallar, bueno, pues que no se sienta agandallado: simplemente, rompemos la coalición y cada quien  juegue sus canicas en tierra  y que a cada quien le vaya según la voluntad del electorado».

Haya quedado todo en amenazas, lo evidente es que estos choques han lesionado severamente la alianza, y aunque Benjamín Rico devolvió las posiciones inicialmente pactadas con Acción Nacional, esa «operación cicatriz» no sirvió de mucho. Las heridas han sido profundas.

En su calidad de presidenta del comité estatal del PAN, Blanca Lilia Luna, declaró por su parte que en las reuniones con sus aliados del PRI no se ha tratado ni sugerido una posibilidad de ese calibre. Reiteró que atienden las resoluciones del Tribunal Electoral respecto a las candidaturas y nada más.

A pregunta expresa de los reporteros, Luna consideró que, de ser el caso de que plantearan «una ruptura» de la alianza, «nosotros no tendríamos ningún problema con eso». Pero en ningún momento tomó en cuenta los tremebundos pronunciamientos del ex gobernador Olvera, de quien, por cierto, no se aclara ni se entiende de dónde extrajo «facultades extraordinarias» para decir algo que fue pactado en las cúpulas partidistas de los tres partidos a nivel nacional.

No se podrá olvidar en mucho tiempo la sangrienta burla a la ley electoral que pretendió Asael Hernández para una diputación por «acción afirmativa indígena», cuando es perfectamente evidente que no lo es, aunque alegó, en espantoso ridículo, que «tiene conexión con sus raíces».

De este tamaño andan las cosas en Hidalgo, la tierra de la candidata de la alianza PAN-PRI-PRD.

En estas condiciones llega Xóchitl al primer debate con Claudia Sheinbaum.

Solo le quedan sus recursos personales: agilidad discursiva, sin cola que le pisen y pasión por el debate.

Ya veremos qué sucede, y si acaso, los panistas de Hidalgo le ayudan quedándose callados, aunque sea por un día, cuando menos, porque en su propia tierra, la alianza que la impulsa a la presidencia, cuelga de alfileres y puede venirse abajo al menor soplido, llevándose al despeñadero las escasas preferencias electorales que aún les quedan en el Estado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here