Inicio Exclusivas COMIENZAN A SALIR IRREGULARIDADES Y TRAMPAS EN LAS CANDIDATURAS DEL PT

COMIENZAN A SALIR IRREGULARIDADES Y TRAMPAS EN LAS CANDIDATURAS DEL PT

20957
0

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 43 segundos

*  Muy caro le va a salir a este partido, que tiene bajos niveles de aceptación en las urnas, el haber rentado sus siglas a la mafia del Grupo Universidad; por ejemplo, en la tierra de los Sosa, el municipio de Acaxochitlán, se ha dado el caso de que cinco funcionarios del ayuntamiento denunciaron al PT por haberlos incluido, sin su permiso, en la planilla de este partido a la alcaldía; el expediente está integrándose de forma detallada en el IEEH y pueden venir más sanciones a este partido cuyos porcentajes de votación son realmente bajos

Por Antonio Ortigoza Vázquez / @ortigoza2010

De la mano del Grupo Universidad, el Partido del Trabajo (PT), en Hidalgo, se enfila a su ruina política; por doquier le brincan irregulares y trampas que son del estilo de los Sosa Castelán, que en su propia tierra, Acaxochitlán, tiene en entredicho ante la autoridad electoral el registro de su planilla al ayuntamiento por haber metido como candidatos a regidores a cinco funcionarios sin su consentimiento.

El delito además de electoral, implica otras vertientes del orden penal al englobar la usurpación de identidad, falsificación de documentos y uso de documentos falsos, por lo que los afectados ya presentaron las denuncias correspondientes ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), y están listos para comparecer ante el IEEH.

De forma lamentable, el PT se perfila a convertirse en un partido de tramposos y mentirosos.

Apenas hace un par de días, publicamos en este espacio la prohibición impuesta por la autoridad electoral a diversos candidatos a diputados locales del PT a utilizar frases publicitarias de la 4T por ser estas exclusivas de Morena al no ir en coalición en el estado con el Partido del Trabajo.

Pese a la decisión del órgano electoral, algunos de sus aspirantes al Congreso Hidalguense, se burlaron en sus redes de la sentencia en su contra y sus dirigentes locales no se han cansado de repetir el estribillo dictado por la Sosa Nostra, en el sentido de que van a arrasar en los comicios del 2 de junio, llevando como cabeza de la odisea política a Damián Sosa Castelán, aspirante al Senado.

De acuerdo a las cifras de las últimas elecciones en la entidad, el PT es un partido que no tiene promedios de votación que no rebasan el 3 por ciento, a excepción de la elección presidencial del 2018 donde llegaron en el estado a un 4,45 por ciento, montados en la imagen de Andrés Manuel López Obrador, pues difícilmente puede decir que este instituto político puede brillar con luz propia. Y menos ahora que en Hidalgo decidió irse solo con la prohibición de no montarse de la 4T, para fines de propaganda electoral.

Veamos sus porcentajes de estas siglas: en el 2016, en la elección para gobernador, alcanzó un 2,54 por ciento, con 28 mil 802 votos, en la pasada elección también para la gubernatura apenas y llegó al 2,37 por ciento, con 25 mil 581 votos, pero en la elección intermedia de diputados federales en el 2021, apenas y alcanzó el 0,46 por ciento, esto es, apenas 4 mil 765 votos.

Ahora de la mano de los pillos del Grupo Universidad las cosas les pintan peor que antes, pues no solo ante los ojos de la autoridad electoral, sino también de la ciudadanía, este partido aparece como una organización de tramposos y abusivos que en la merita tierra de los Sosa Castelán, el municipio de Acaxochitlán, ha quedado exhibido por cinco funcionarios a los que se les robó su identidad para poder completar su planilla edilicia, a base de engaños y mentiras a la autoridad electoral.

Por donde se le vea, el PT en Hidalgo muestra toda una serie de irregularidades y problemas por dar hospitalidad a gente de otros partidos que, incluso, tiene cuentas pendientes con la justicia, como es el caso de la ex alcaldesa de Tepeapulco, Marisol Ortega López –ex morenista–, que acaba de renunciar a su candidatura a diputada local por Distrito 18, porque enfrenta denuncia por incumplimiento en la presentación de su declaración patrimonial y, como delito extra, tiene una demanda por haber privado de su libertad miembros de su cuerpo edilicio, a los que 25 de agosto del pasado año, prácticamente secuestró sin permitirles salir del salón donde se llevaba a cabo la reunión de cabildo, por el hecho de negarse a aprobar su presupuesto, pese a las irregularidades presentadas.

Las pocas bases y simpatizantes que le quedaban al PT, muy pronto van a comenzar a retirarse –y no habrá de qué culparlos–, ante tantas pillerías que le están brincando por todos lados. Si sus porcentajes de votación eran bajos, ahora con las mañas y trampas del Grupo Universidad, estos se pueden ir al sótano.

Rentar sus siglas le puede salir muy caro a los dirigentes estatales que solo en su imaginación, como los Sosa Castelán, creen que van a arrasar el dos de junio, cuando los números electorales dicen todo lo contrario.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here