Inicio Columnas MÁS QUE UNA FECHA

MÁS QUE UNA FECHA

1269
0

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 9 segundos

Por Samuel Cantón Zetina / @SamuelCanton

Parece una simple fecha donde se ratificará la permanencia de MORENA en el poder, pero el 2 de junio es más que eso: última elección donde Andrés Manuel López Obrador estará como líder del partido y de millones de mexicanos en forma de presidente.

Y aunque parezca que los candidatos del guinda van a un día de campo, es una visión cortoplacista.

El “segundo piso” de la transformación es un paquete descomunal que queda a los entrantes y que no se materializará solo o como por arte de magia.

A diferencia de muchos gobernantes de MORENA que se dieron el lujo de fallar en el sexenio, los que ahora ganen tendrán que atenerse a su talento e imaginación, porque ya no tendrán más a AMLO en una súper @posición ni en cargo alguno @de elección popular.

En su rancho “La Chingada”, a los que pidan intercesión política podría “besarlos el diablo”, como JLP amenazó a los visitantes de la casa de San Jerónimo de Luis Echeverría.

De allí que los malos resultados que en el futuro obtengan los dirigentes no encontrarán el fenomenal amortiguamiento obradorista, ni ellos tendrán otra más que responder por sus actos y asumir sus consecuencias.

Eventuales fracasos en el ejercicio del mando podrían desembocar en el debilitamiento del movimiento de regeneración a partir de las elecciones intermedias del 2027.

En ese hipotético contexto, lo que enfrenten los mandamases en ciernes no será igual que el reto que atravesaron sus antecesores.

La diferencia, obviamente, es el paisano dentro o fuera de la política.

Por eso, aunque el primer domingo de junio es un mero formulismo, lo que vendrá a partir de la victoria -como dice la viejita- será otra historia.

El pueblo de México ha perdonado a MORENA errores e incumplimientos, pero nada más por Obrador.

Sin él, la raza no será condescendiente ni piadosa.

Al fin y al cabo, correrá el segundo sexenio de un proyecto, y necesariamente -gobernando- se da el desgaste.

No hay imperios que duren para siempre.

Lo vimos con el PRI…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here