Inicio Exclusivas MEMO SANJUANERO, DE LAS DESCALIFICACIONES A ALIANZAS CON EL PAN A SER...

MEMO SANJUANERO, DE LAS DESCALIFICACIONES A ALIANZAS CON EL PAN A SER CANDIDATO…DEL PAN

11589
0

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 33 segundos

*  Quien fuera Secretario del ex alcalde, Israel Félix, ha transitado del PRI a Morena y ahora a Acción Nacional, demostrando que entre los políticos mexicanos, eso de las lealtades y las convicciones en un estilo pasado de moda; el candidato a diputado por el distrito 17, terminó en las siglas que antes criticó ferozmente y, seguramente, se ríe de la desgracia que se le avecina al Revolucionario Institucional, su partido

Por Antonio Ortigoza Vázquez / @ortigoza2010

«París bien vale una misa», habría dicho Enrique IV y, acto seguido, fue coronado rey de Francia. Los historiadores discuten si acaso dijo o no, esa frase, pero lo comprobable es que, por lo menos, ya habría brincado de hugonote (protestante) a católico, y viceversa, unas siete veces.

Eso de cambiar de chaqueta, en México, viene de lejos, y en realidad, mal se hace en adjudicarlo como un pecado priista. Grandes próceres «de la independencia» (incluyendo al sacrosanto Morelos), no solo fueron trapecistas, sino miserables traidores que propiciaron la muerte de compañeros más o menos íntegros.

Ahora el «show», en Hidalgo, adquiere tintes, más que ridículos, grotescos, y ya es decir.

Tal es el caso de lo que ahora sucede en el distrito 17, correspondiente a Mineral de Reforma. Guillermo Sanjuanero -quien fue secretario del ex alcalde Israel Félix- ya es candidato a diputado local por el PAN, bueno, por la alianza “Frente Amplio”.

Pero el caso es que Sanjuanero… por varios decenios fue un feroz detractor de las alianzas -municipales, estatales, parlamentarias, etcétera- del PRI y del PAN.

Primero peleó la candidatura a alcalde. Cuando vio que en el PRI le cerraron la puerta fue a Morena, donde sin pudor alguno organizaba porras y vivas a favor de Sheinbaum y con orgullo usaba en sus vestimentas, así como en sus redes sociales, el color guinda. No se pudo. Pero terminó arreglándose con la diputación local de sus otrora odiados panistas, priístas y perredistas.

Pero más allá de una condena facilona, lo que en rigor hizo Sanjuanero fue aplicarle la misma medicina a Carolina Viggiano cuando «madrugó» al entonces gobernador (ahora embajador pejista), Omar Fayad y ante esto, el día de ayer fueron aprobadas las candidaturas a diputados locales, el PRI guardó silencio ante el agandalle y madruguete por parte de “Memin”, queda demostrado que el hoy candidato soltó la carcajada pues, evidentemente, el PRI hidalguense está de rodillas en este proceso electoral.

Ante la posición de Sanjuanero, en diferentes círculos partidistas impera la perplejidad: ¿Acaso está en riesgo el pacto opositor en Hidalgo?

¿Lo sucedido en un distrito local hará sacudirse y derrumbarse lo que tomó tiempo y mucho esfuerzo construir?

El priismo en Hidalgo, manifestó su disgusto por el movimiento hecho por el PAN, en contra de los acuerdos previos entre los partidos, y había aventurado la posibilidad de una ruptura, lo cual hubiese sido una muy mala noticia para Xóchitl Gálvez, el hecho de que en su propio estado ocurriese una fractura, en una alianza que evidentemente está sostenida por alfileres.

Claro que, difícilmente, podrían compararse los trastupijes hidalguenses con las «combinazioni» del Cardenal Julio Mazarino  en la Francia de Luis XIII, cuando enfrentaba los venenosos -pero efectivos- embates de la Fronda Parlamentaria.

Los choques entre quienes fueron fraternos «luchadores revolucionarios» son un tanto burdos y por lo mismo, nada elegantes, pero no dejan de ser divertidos.

Omar Fayad «se arregló» con Palacio Nacional para evitar la ¿cárcel?; los priistas hidalguenses, incapaces de enfrentarlo abiertamente, se dedicaron a intrigar, pero al mismo tiempo, curarse en salud (es un decir) por si acaso habría «chivos expiatorios» y, claro, surgió por los rincones la ominosa frase: «Si van contra mí, no me callaré la boca, soy hombre previsor…»

En 2022, un desbocado Alejandro Moreno («Alito») señaló directamente a Fayad de «imponer a Julio Menchaca» como candidato a gobernador de Morena (lo que de seguro generó algunas carcajadas en el Zócalo).

Pero al mismo tiempo, «Alito» organizaba reuniones no muy discretas con Carolina Viggiano y dirigentes del PAN y PRD para así, elaborar el lanzamiento de una priista (de una famosa familia de horca y cuchillo), como candidata «externa» (¿?) del PAN a gobernadora, a propuesta del PRI y PRD.

Pero a dos meses de las elecciones, en Hidalgo todo parece indicar, por el momento, que Morena  no tiene por qué preocuparse: En la oposición están los mismos de hace ya varios años, y por si fuera poco, dándose recíprocamente de cubetazos.

En tiempos del Renacimiento europeo, las intrigas eran palaciegas, los grupos definidos, nadie hablaba de ideales «progresistas», sino de facciones entre la nobleza. Había «complots», traiciones, inclusive, unas cuantas cuchilladas o copas envenenadas, pero eso si… ¡Todo con elegancia!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here