Inicio Columnas ¡INSÓLITO! EN EL CONGRESO, PRIÍTAS DESAPARECERÁN EL FUERO

¡INSÓLITO! EN EL CONGRESO, PRIÍTAS DESAPARECERÁN EL FUERO

330
0
Compartir
Los tricolores se amarran el dedo antes de la cortada

 

PICOTA

 *AMLO, LLEGARÍA SIN FUERO

 *INE, TRIFE, VERGÜENZA MAYÚSCULA

 

POR JORGE VELÁZQUEZ

EN LO QUE PUEDE SER una muestra de desesperación por la alta posibilidad de la derrota priista en las elecciones del próximo 1 de julio, tal y como lo señalan todas las encuestas, la fracción parlamentaria del partido tricolor, a cargo del mexiquense, Carlos Iriarte y su partido “satélite”, el Verde Ecologista, pidieron reformar la Constitución para acabar con el fuero, ese escudo legaloide que protege de las transas y de todo tipo de delitos a los políticos, incluyendo al presidente de la República.

La reforma lleva jiribilla, por supuesto, y mensaje a Andrés Manuel López Obrador y a Ricardo Anaya, en caso de que alguno de los dos gane la Primera Magistratura y conforma parte de uno de los elementos jurídicos más importantes, una especie de espada de Damocles, para someter a los políticos en el próximo sexenio que no se apeguen al mandato de los dueños del país.

En efecto, porque sería iluso pensar que Carlos Iriarte, un político de medio pelo y su fracción priista diezmada por los “chapulines” que brincaron a candidaturas o cargos, se hubiesen atrevido a proponer la quita de ese fuero mal atendido hasta al presidente de la República. La pregunta salta entre las líneas y párrafos: ¿por qué no lo hicieron a principios del sexenio? Porque hubiesen puesto en la picota a Peña Nieto.

Pero ahora a los priistas y a los verdes les llegó el patriotismo. “…actuemos conforme a la ley, así la justicia debe de ser equivalente y absoluta, lo cual significa que los 125 millones de mexicanos, por consiguiente, merecemos recibir el mismo trato de igualdad ante la justicia”. Dice su propuesta que mueve a risa o a coraje.

Y en ese contexto Iriarte y sus huestes buscan cambiar los artículos 61, 74, 108, 111, 112 y 114 de la Constitución Política

Centremos el análisis en dos de ellos: el 61 y el 108.

El primero citado dice: “Los diputados y senadores son inviolables por sus opiniones manifestadas en el desempeño de sus cargos, y jamás podrán ser reconvenidos por ellos. El Presidente de cada Cámara velará por el respeto al fuero constitucional de los miembros de la misma y por la inviolabilidad del recinto donde se reúnan a sesionar”. Hay que subrayar “por sus opiniones”; recordar que en los aciagos tiempos en que surgió la Carta Magna, la persecución está al orden del día. Cuatro años antes de su promulgación, Belisario Domínguez fue asesinado por hacer uso de la palabra y acusar a Victoriano Huerta de “carnicero”.

Luego entonces, la Constitución defiende la libertad de expresión de los legisladores. Así se ha hecho. Recuerdo que una diputada panista acusó al actual presidente Peña Nieto de asesinato y nadie la reconvino por su expresión; sin embargo, el texto magno no dice que el fuero debe ser escudo “antitransa”, robo, saqueo y demás fechorías en los que están metidos más de un legislador, ex gobernadores, presidentes municipales o candidato presidencial.

Pero los priistas y los verdes quieren servir bien a sus patrones y dejar huella de su alta participación en una LXIII Legislatura que está muriendo y quieren cambiar, también, el 108 de la Constitución.

Dice: “108. Para los efectos de las responsabilidades a que alude este Título se reputarán como servidores públicos a los representantes de elección popular, a los miembros del Poder Judicial Federal y del Poder Judicial del Distrito Federal, los funcionarios y empleados y, en general, a toda persona que desempeñe un empleo, cargo o comisión de cualquier naturaleza en el Congreso de la Unión, en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal o en la Administración Pública Federal o en el Distrito Federal, así como a los servidores públicos de los organismos a los que esta Constitución otorgue autonomía, quienes serán responsables por los actos u omisiones en que incurran en el desempeño de sus respectivas funciones.

El Presidente de la República, durante el tiempo de su encargo, sólo podrá ser acusado por traición a la patria y delitos graves del orden común”.

Y en efecto, estimados lectores, buscan cambiar el último párrafo para que quien ocupe la Presidencia de la República, como sucede en otros países, quede exento de la acción de la justicia aunque ocupe el máximo cargo burocrático.

El diputado Carlos Iriarte comentó que de ser aprobada la reforma, “todas las personas en el servicio público, sin excepción, enfrentarán en su caso la responsabilidad penal o administrativa sin distinción procesal alguna”. Se trata de garantizar que todo servidor público que cometa un delito comparezca como cualquier ciudadano ante las autoridades  y no pueda volver a ocupar su puesto bajo ninguna circunstancia. “No habrá fuero para nadie, todos iguales ante la ley y la ley por encima de todos”.

¿Es de verdad o de a mentiras? Falta poco para saberlo

PICOTAZOS

ESTE TRIBUNAL NO HACE política, dijeron los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE), y sus afirmaciones suenan a burla sobre todo porque las denuncias de los consejeros del Instituto Nacional Electoral, estaban bien fundamentadas; por lo menos eso se creía, porque del tropiezo del INE y del TRIFE, el modelo jurídico-electoral, está en entredicho y se perfila a una severa crisis. Y es que la resolución para que “El Bronco” aparezca en la boleta electoral presidencial, se convirtió en severa pedrada de Andrés Manuel López Obrador en contra del presidente Peña Nieto, a quien acusó de presionar a los magistrados en su decisión, pero, sobre todo, restó credibilidad, si es que la tenía, a las autoridades electorales. Con tal enredo, el país regresó a los viejos tiempos, cuando no existía INE ni TRIFE y la aprobación de una elección se hacía por la Cámara de Diputados, las bancadas mayoritarias y, por supuesto, los diputados maiceados. Ahora, un grupo de magistrados, decide quién o quiénes son los candidatos y los vencedores de una contienda.  Lo cierto del caso es que magistrados e integrantes del INE quedaron en el más espantoso de los ridículos y en la incredulidad de millones de mexicanos.

EN EL MARCO DE SU VISITA POR EL ESTADO DE GUERRERO, la Secretaria General del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Mtra. Claudia Ruiz Massieu destacó que la visión de José Antonio Meade es la de un gobierno a la medida de cada uno, incluyendo a los migrantes, para atender sus necesidades. “Su gobierno trabajará para garantizar el bienestar de los nuestros donde quiera que se encuentren y para darles oportunidades en nuestro país, tomando en cuenta las diferentes facetas de migración que México tiene”. La coordinadora de la estrategia de migración de la campaña presidencial, enfatizó que José Antonio Meade entiende la integralidad del fenómeno migratorio; su experiencia como Secretario de Estado, en cinco ocasiones y en sectores tan relevantes para los migrantes y sus familias, como Relaciones Exteriores y Desarrollo Social, es una garantía. “No ve en el migrante una cifra, sino una historia de vida única, con sueños y necesidades específicas. Nuestro candidato sabe que a los migrantes les importan sus familias en México y a las familias les preocupan sus migrantes en Estados Unidos: no puede atenderse a unos sin atender a los demás”…NOS LEEREMOS LA PRÓXIMA ENTREGA…