Inicio Columnas SURGE NUEVA POLÉMICA: ¿ESTÁ EL PAÍS EN BANCARROTA?

SURGE NUEVA POLÉMICA: ¿ESTÁ EL PAÍS EN BANCARROTA?

111
0
Compartir
Nuestra economía en la óptica de claroscuros

PICOTA

 

 *COMPARECENCIAS, PRUEBA DE FUEGO

 *SISMOS, URGENTE CONCIENTIZACIÓN

 

POR JORGE VELÁZQUEZ

CON LA VARA QUE MIDES serás medido, reza el viejo adagio y lo que ayer era luz, cuando los secretarios de Estado acudían ante diputados y senadores cuya mayoría formaban parte de su porra, ahora, durante las comparecencias de medio gabinete de Enrique Peña Nieto, ante un escenario adverso, todo puede ser sombras.

No es para menos luego de las declaraciones del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador en Ocoyoacac en donde aseguró que recibía un país en bancarrota, y de la segunda que le hizo su escudero, el senador Ricardo Monreal, al pintar ayer a México peor que los países que sufrieron la devastación de una de las guerras mundiales.

Y ese es el contexto que rodeará a los secretarios que acudirán en los próximos días ante el pleno de la Cámara de Diputados; los legisladores del nuevo gobierno, están dispuestos a aplicarles interrogatorios que envidiarían la inquisición o por lo menos muchos de los cuerpos policiacos con tal de que digan por qué el país no avanzó desde su perspectiva.

Analicen ustedes, estimados lectores, lo que dijo ayer Ricardo Monreal sobre México: “… el país está hecho pedazos; deuda, desempleo, inseguridad, corrupción, impunidad. Es impresionante el estado de descomposición social que está viviendo el país…Tenemos elementos de juicio pues la deuda externa asciende a más de 10 billones de pesos, tenemos un Estado prácticamente en guerra civil con tantos muertos y desaparecidos y levantados diariamente. Tenemos problemas graves como la inseguridad y territorios completos sin control institucional”, señaló.

Y en ese panorama, que es la guía que conducirá a diputados y senadores, se presentran los siguientes secretarios de Estado: Alfonso Navarrete Prida, Secretario de Gobernación; Rosario Robles Berlanga, Secretaria de Sedatu; Arely Gómez Berlanga, Secretaria de la Función Pública; Otto Granados Roldán, titular de la SEP; Eviel Pérez Magaña, responsable de Desarrollo Social; José Antonio González Anaya, de Hacienda y Crédito Público; Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía; Gerardo Ruiz Esparza, de Comunicaciones y Transportes; y a Idelfonso Guajardo, Secretario de Economía.

Ojala y vayan confesados.

PICOTAZOS

PASA LA TRAGEDIA SÍSMICA y muchos de los mexicanos siguen en las mismas. Por lo menos es lo que se desprende de las afirmaciones que ayer se vertieron en el Instituto de Geofísica de la UNAM en el evento la Primera Conmemoración de los Sismos de Septiembre: una Reflexión desde la Ciencia. Allí, Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional, explicó que el centro de monitoreo recibe datos de 172 estaciones distribuidas en todo el país; operan 98 del propio servicio y una red sísmica del Valle de México con 32 estaciones que detectaron 360 sismos sólo el 8 de septiembre. Se dijo que el ocurrido el 7 de septiembre de 2017 con epicentro en Oaxaca fue el sismo instrumentalmente observado más fuerte desde que se tienen equipos de medición en el Servicio Sismológico Nacional, afirmó Hugo Delgado Granados, director del Instituto de Geofísica (IGf).

Causó graves daños humanos y materiales en varias zonas del país, que requirieron la participación técnica y humanística de academia, gobierno y ciudadanía.

En el Auditorio Tlayolotl, Alberto Vital Díaz, coordinador de Humanidades, sostuvo que la emergencia tras los sismos requirió la participación de la Universidad Nacional en su conjunto y mostró la necesidad de comunicación e intercambio entre las áreas científica y humanística.

Eduardo Reinoso Angulo, del Instituto de Ingeniería (II), recordó que al sur de la nación se cayeron muchas casas porque estaban construidas con abobe, un material muy vulnerable. Y en las ciudades, muchos derrumbes ocurrieron en edificios con “planta baja débil”, es decir, que tienen huecos para estacionamiento o para locales comerciales en ese nivel, que debería ser muy fuerte porque sostiene la construcción.

Asimismo, criticó que se relajara el rigor de la construcción y que se permitan errores como los anuncios espectaculares pesados en las azoteas de edificios antiguos. Acerca de la ocurrencia de fracturas, que no son un fenómeno sísmico pero pueden agravarse tras un movimiento brusco, subrayó que continuarán en tanto siga la extracción de agua del subsuelo.

Por su parte, Gerardo Suárez Reynoso, del IGf, anotó que los terremotos de septiembre registraron muchas réplicas. El del día 7 ocurrió muy adentro de la Placa de Cocos y no en la zona de subducción, lo que es poco común. “Tenemos que trabajar más para entender mejor los sismos, porque todavía tenemos muchas sorpresas”.

Lo que mitiga los riesgos símicos son las acciones, y aplicar la normatividad es nuestra mejor arma para reducir ese peligro. No obstante, hay debilidad institucional para verificar su cumplimiento; ése es un problema grave que debe resolverse, afirmó Mario Ordaz, investigador del Instituto de Ingeniería.

Además, las normas no son retroactivas, excepto para hospitales y escuelas; de los 44 edificios que colapsaron en 2017 en Ciudad de México (CdMx), 43 fueron construidos antes de 1985. En ese sentido, los hogares deberían reforzarse, pero habría que pensar qué implica eso en términos económicos…. NOS LEEREMOS LA PRÓXIMA ENTREGA…