Inicio Columnas GOBIERNO ESTÁ OBLIGADO A GASTAR EL PRESUPUESTO

GOBIERNO ESTÁ OBLIGADO A GASTAR EL PRESUPUESTO

457
0

Por Juan Carbajal/@JA_CARBAJAL

Para muchos resulta inapropiado, exagerado, aberrante o hasta irrisible pensar que la función de un gobierno es “gastar” el presupuesto, y esto se debe principalmente a la arraigada creencia de los malos manejos, la malversación y todo lo que implique actos de robo y corrupción en la función pública, sin embargo, el gasto del gobierno no es precisamente una mala inversión, sino por el contrario, un buen ejercicio del presupuesto se debe reflejar en beneficio de la colectividad.

Cierto que la desconfianza en los gobiernos se ha ganado a pulso y eso ha orillado a que en campaña y en los nacientes gobiernos se prometan y auguren cosas que no son fáciles de cumplir o peor aun que demuestran ignorancia o falta de capacidad para dar resultados.

Lo cierto es que los gobierno están obligados a gastarse el recurso, a solo un mes de iniciar las administraciones municipales en Hidalgo, llega el momento de la recaudación y se ofrecen descuentos y pequeños estímulos para lograr captar los recursos que requiere el gobierno y hemos visto desde la rifa de productos a los contribuyentes cumplidos o descuentos exorbitantes con tal de atraer el pago, situaciones que año con año se repiten sin lograr el éxito en la captación de recursos.

Independientemente a la situación que se vive por la pandemia, la organización política y social sigue intacta, es más, los propios gobiernos no saben innovar y solo caen en demagogia y falsas promesas.

Un gobierno que ahorra se convierte en ineficiente y peor aún, la simple idea de reducir el gasto implica afectaciones en el desarrollo de programas, políticas y acciones en detrimento del desarrollo comunitario, con el disfraz de “no gastar” se llega a la incompetencia y la atención superflua de los problemas de la sociedad.

El reto en la administración pública no es precisamente “no gastar”, sino hacer un gasto eficiente, que se logren mejores cosas con los mismos recursos, que la dispersión llegue a los puntos más vulnerables, pero sobre todo que los ciudadanos encuentren en su gobierno una verdadera representación.

Los hay que deciden “bajar los sueldos”, con el pretexto de un ingreso exagerado para algunos funcionarios, sin embargo, ante una escasa planeación y estrategia adecuada, el mal llamado “ahorro” no se refleja en mejores resultados de gobierno, no hay un política pública clara que defina el destino de los recursos y al final sigue un camino al subejercicio presupuestal.

El hecho de ofrecer a los ciudadanos la promesa de un menor gasto, es solo demagogia en el mejor de los casos, en otra refleja ignorancia y peor aún corrupción, ante un ejercicio inadecuado, opaco y que al final del año se dispersa sin saber con exactitud en donde quedo y sobre todo sin el beneficio para la población.

Los gobiernos municipales no son grupos de inversión que busquen mejores rendimientos, tampoco son empresas que deban generar ganancias y mucho menos son organismos que guarden el dinero de los ciudadanos; una de sus tareas principales es gastar, y los presidentes municipales son los responsables de hacer un “gasto responsable” que permita la operación eficiente de las políticas y programas y sobre todo que sean de beneficio de la gente; los presupuestos ya fueron presentados, evaluados y calificados, tanto en los ingresos como en los egresos, ahora toca a los gobiernos locales ejercer estos recursos y nuestro mayor anhelo es que lo hagan de manera eficiente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here