Inicio Columnas AMLO/MORENA, EL DESGASTE QUE NO VEN

AMLO/MORENA, EL DESGASTE QUE NO VEN

201
0
La popularidad de AMLO, comienza caer (Foto especial: news.culturacolectiva.com)

*Hoy, 4 de cada 10, indecisos; por el guinda, 30%: GEA ISA

Por Martha Elba Torres Martínez

En los cuernos de la luna, el presidente López Obrador y Morena festejarán a lo grande y con “bailongo” el 1 de julio, los 30 millones de votos que los llevó al poder. Siete meses de equivocaciones y desatinos; más de 20 mil homicidios, recortes presupuestales a salud y educación, desempleo, crisis migratoria y los comprometidos 100 millones de dólares a Centroamérica, ya poncharon la bolsa de la popularidad.

Este miércoles 26, GEA Grupo de Economistas y Asociados e ISA Investigaciones Sociales Aplicadas S.C. presentaron los resultados de su más reciente estudio sobre el clima político y social (junio 2019) en estos siete meses de la 4T y no hizo más que confirmar lo que ya percibía en mi vecindario, al hacer las compras en el tianguis, entre mis colegas del gremio y en sala de espera para la consulta en Oncología y con 35 pacientes antes de mi: como el sargazo, la decepción comienza a tocar playas:

Aprobación: 66% (se mantiene); Percepción de mejoría en educación, salud pública, defensa del país, combate a la corrupción y seguridad, cae en todos. Este último se desploma de 28% en septiembre de 2018 a 12 en junio 2019.

Por los recortes se sienten afectados, 40% de los encuestados; respecto a los migrantes, 51% están a favor que se deporten y 29% que se vayan a EU. No se consideró el tema de los 30 mdd para Centroamérica).

Si en este momento fueran las elecciones para diputados federales (que serán en el 2021), 40% no sabe por qué partido votar; por Morena, 30%, PAN, 14%, PRI, 10%, PRD, 5%, otros 1%. (Recuperado en: file:///D:/Downloads/COMUNICADO%20-%20GEA-ISA%20(1)%20(1).pdf)

El mismo próximo lunes, podremos ver otra señal.

El 1 diciembre de 2018, unas 160 mil personas en el Zócalo capitalino para la unción. No dudo que este año la repitan, pero parece ser que la cartelera de artistas demeritó. Al cierre de esta entrega, la única confirmada y que repite, es Margarita “la diosa de la cumbia”. Ya no estará la Sinfónica Nacional, sino el mariachi del Ejército y las orquestas de la Marina –que si es un espectáculo digno de disfrutarse-.

Por ejemplo, nada del amigo y cuasicompadre Silvio Rodríguez, Eugenia León ni de Regina Orozco. Menos la Belinda, tan pejecista que era. Ni Calle 13 ni la orquesta de Pérez Prado. Pero, bueno, quien quite que algún grupo o artista del momento sin fecha para trabajar, se anime a un palomazo.

A las cinco de la tarde –como lo adelantó-, el jefe del Ejecutivo Federal rendirá su informe del estado que guarda el país, de acuerdo a sus “propios datos”. Las calificadoras, el Banco de México, los analistas financieros que ahora sí se equivocan en sus prospectivas macroeconómicas, valen gorro. El único que sabe cómo está el país y lo que pasa, es el Presidente. Las recurrentes aclaraciones de sus propios colaboradores son para fifís.

Luego entonces, México va bien, en marcha, va a decir el Presidente, a pesar de los obstáculos que le ponen enfrente sus adversarios, el conservadurismo. Como la enorme marea de sargazo de 550 kilómetros de diámetro, que se desplaza por el Mar Caribe rumbo al sureste de México, afectando el ecosistema, la pesca y turismo en lugares veraniegos como Cancún y la Riviera Maya.

Y tan es un asunto sin importancia para López Obrador, que ni siquiera mandó a un representante de cuarta, al encuentro de Alto Nivel para la Atención del Sargazo en el Gran Caribe por parte de 12 países de la región y que se realizó precisamente en Cancún.

Pero en lo que el Ejército y la Policía Federal vestidos de Guardia Nacional forman los muros humanos en las fronteras sur y norte de México, y la Marina se pone a levantar con palas la macroalga –a ver cuándo terminan-, ¿quién diantres enfrenta a los malosos? En el primer semestre del año, 17 mil homicidios y 500 feminicidios.

Pero estos son los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Amlo tiene los suyos y esos son los que cuentan para realidad de la 4T…

                                                                              ***

Pero construir realidades desde la interpretación subjetiva de los fenómenos sociales y sin una metodología seria y objetiva, irremediable lleva al fracaso teórico.

Coincido con los estudiosos de la comunicación, que López Obrador no solo construyó un nuevo paradigma para esta ciencia y su praxis, con las conferencias mañaneras, a partir del viejo modelo de comunicación lineal, pero donde el emisor es el mensaje.

Todas las mañanas, el Presidente, desde Palacio Nacional o una plaza pública, con sus diferentes lenguajes –verbal y no verbal-, llega, dice lo que se le antoja, le pone sus chingas a sus adversarios y marca la agenda mediática del día. Todos hablan de ello y comparten, a favor o en contra, sin matices. Así de polarizada la “opinión pública” y por tanto la presión sobre el proceso comunicativo.

Los monitoreos del investigador Luis Estrada sobre las conferencias, han demostrado que los seguidores de Amlo en las redes han disminuido drásticamente, por ejemplo, de más un millón en followers en enero, a unos 600 mil en mayo. Si. Claro que siguen siendo muchos, pero son indiscutiblemente menos y eso indica que hay fallas.

Pero no se requiere mucha ciencia para, a partir de la observación, darse cuenta que el Presidente se desgasta aceleradamente. La confrontación no es solo de la prensa y en RPs de sus giras; es en las plazas públicas, donde lo abuchean y le reclaman. La niña y su “britneyseñal” en Yucatán, que nunca aclaró si era para el Presidente o por la toma de la cámara que hacía el paneo del auditorio. Como sea, le pintó el dedo grosero a López Obrador y eso fue viral.

Hay desencanto. Pero ni López Obrador ni la cúpula de Morena, lo quieren reconocer. Están alucinados de poder.

Qué arrogancia de Ricardo Monreal, que en tono compasivo, reconocía el temor de la oposición de que Amlo apareciera en las boletas de las elecciones intermedias del 2021 con la renovación o no del mandato. “Tienen razón. Si aparece en la boleta, van a ser triturados”.

En política y más sobre elecciones, nunca hay tiempos iguales. En Morena están leyendo fotografías del momento y muchas cosas pueden pasar de aquí a dos años. La soberbia es mala consejera.

Dos elementos a considerar: Una, la construcción de un bloque antiamlo que logre aglutinar a los millones de damnificados por los recortes presupuestales, la violencia criminal y del menosprecio a la pujante clase media, aquellos microempresarios, profesionistas y empleados que fueron echados a la calle.

Dos. En la inercia discursiva de los 30 millones de votos, la mayoría de analistas nunca revisaron con seriedad los resultados de las elecciones de este año. Y tomo como ejemplo, los comicios donde hubo renovación de gubernaturas. Hay que recordar que la abstención promedió 70 por ciento.

En Puebla, Miguel Barbosa obtuvo en 2018 como candidato a gobernador, un millón 031 mil votos, este 2019, se desplomó a 682 mil.

En Baja California, Jaime Bonilla fue candidato a senador en 2018 y alcanzó 605 mil sufragios; para gobernador este año, ganó con 382 mil.

En Durango, con elección de ayuntamiento sólo obtuvo el triunfo en dos de ellos, mientras que la coalición PAN-PRD ganó 18 y el PRI se adjudicó 17. En Tamaulipas, donde se eligieron 22 diputados locales, los guindas solo ganaron el distrito de Matamoros.

Conclusión: Sí. López Obrador y Morena siguen arriba. Pero ¡ojo! están prendidas las alertas… (a)