Inicio Columnas EXPLOTAN LAS BASES DE MORENA: “EL COCHINERO NO LO HICIMOS NOSOTROS”

EXPLOTAN LAS BASES DE MORENA: “EL COCHINERO NO LO HICIMOS NOSOTROS”

377
0

*  Candidatos surgidos de las bases que resultaron desplazados por acuerdos cupulares, como el caso de la doctora Yolanda Cruz, de Tlahuelilpan, alzan la voz denunciando las irregularidades que se dieron en el proceso de elección donde fue el Grupo Universidad el responsable del cochinero en que se encuentra sumido Morena en Hidalgo

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

Especial de Expediente Ultra

«Ya teníamos al monstruo en el piso… pero le dieron oxígeno», expresó con la indignación que casi le sofoca las cuerdas vocales, la frustrada candidata a la alcaldía de Tlahuelilpan, doctora Yolanda Cruz, al hacer un recuento de las triquiñuelas, intrigas y machincuepas políticas en las dirigencias de Morena, tanto estatales como nacionales, que provocaron la cancelación de registro de candidatos en nueve municipios de Hidalgo

Pero, en rigor, fue la historia tantas veces vivida en cualquier rincón del país, donde en ciertos momentos se vivió en la, digamos, «inocencia cívica» de pobladores que con la mayor ingenuidad depositaron su confianza a una promesa de cambio, pero la inexperiencia en esas lides les llevó a entregar su fe a los mismos de siempre: los lobos con piel de cordero.

Esto se confirmó en una conferencia de prensa donde los candidatos que vieron anulada su participación para los comicios de octubre tuvieron la oportunidad, por lo menos, de desahogar su indignación, su furia y la frustración al descubrir con crudeza el verdadero rostro del partido que les prometió «la esperanza».

Y hasta se advierte algo de surrealismo porque candidatos precisamente del partido político que arrasó en las urnas en julio de 2018, cuando ganó por amplísimo margen la presidencia de la República y mayoría en el Congreso, para las elecciones municipales de Hidalgo, hayan visto pisoteados sus derechos como si fueran una minúscula e inerme oposición de los viejos tiempos de la hegemonía priista.

También, dentro de la paradoja, fue la presencia como convocante del profesor Francisco Patiño, una figura por lo menos controversial. Fue fundador de Morena-Hidalgo y es miembro del Consejo Estatal del Partido. En la conferencia afirmó que seguía firme en su apelación ante el Tribunal Electoral como aspirante a Mineral de Reforma, pero al mismo tiempo «ofrecía su apoyo» a la nominada por la dirigencia» y 24 horas después, en video difundido por Internet, anunció que «no seré candidato a la presidencia municipal» pero la candidata del partido «es una mujer de izquierda y me pareció bien».

Tal postura parece que no se concilia con los pronunciamientos de otros candidatos «anulados», los que sostuvieron que hicieron trabajo político durante dos años, que cumplieron con todos los requisitos para registrar su candidatura, pero que al final «hubo falta de comunicación» con su partido; que había certeza en su nominación por el hartazgo por decenios de corrupción, prepotencia y abusos de los políticos tradicionales.

Pero las famosas «encuestas» se hicieron amañadas, era claro que los que hicieron el trabajo correcto fueron marginados de antemano y que «el Grupo Universidad» metió fuerte la mano en todos los casos.

Dijo uno de los afectados: «Impugné la designación, pero en el IEE me dijeron que no tenía derecho porque no estuve en la encuesta. Me fui al Tribunal y ordenó revisar mi caso».

Pero la «forma corrupta de manejar todo el proceso» fue evidente. Y concluyó: «Si estábamos luchando dentro de la 4T… no entendemos esa forma de manejar las cosas de manera tan corrupta».

En suma: Las diferencias, las divisiones, la ineptitud inclusive de manejar los registros desembocaron en que en el caso de nueve candidaturas fueron rechazadas por el órgano electoral por haber sido presentadas de forma extemporánea «y nosotros pagamos las consecuencias», se quejaron al unísono.

«ESTE COCHINERO LO HIZO LA «SOSA NOSTRA»

La doctora Yolanda Cruz  fue enfática en señalar la paradoja que se vive en un partido exitoso pero que enfrenta problemas como oposición frustrada: «La situación que se vislumbraba en el partido era otra muy diferente… el camino se veía despejado, se veía más fácil, pero los mismos dirigentes nos pusieron piedras en el camino ahora que somos gobierno».

Advirtió que con el representante de Morena ante el IEE, Alejandro Olvera Mota, «algo estaba pasando». Es el esposo de Roxana Montealegre, la que impuso a su hermano Germán como candidato a Síndico Procurador en Mineral de Reforma y que está encarcelado, acusado de intento de feminicidio por su propia esposa.

«Ellos son funcionarios de la UAEH -añade Cruz- ¿quién lo puso? Ellos son los responsables de este cochinero, este cochinero no lo hicimos nosotros, los de Morena, fueron ellos, la ‘Sosa Nostra’, Olvera Mota ya debería estar expulsado del partido».

Pero las denuncias no se quedaron a nivel estatal, sino que la doctora Cruz no tuvo empacho en señalar al mismo dirigente interino nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar y a Yeidckol Polensky, a quienes señaló como responsables de un enjuague en Tlahuelilpan para una candidatura común con el PT, que de un día para otro le comunicaron que ya no sería la nominada. Y subrayo: «¿Quién apoyó eso? ¿Qué mafia la sostiene? Sólo unos cuántos nos vendieron, nosotros no somos culpables, que quede claro ¡No somos culpables!»

Decía cierto personaje de la época de esplendor del PRI: «En política, la ingenuidad tiene graves consecuencias».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here