Inicio Columnas HIDALGO Y SU OPERATIVO ESCUDO PARA ENFRENTAR AL COVID-19

HIDALGO Y SU OPERATIVO ESCUDO PARA ENFRENTAR AL COVID-19

247
0

*  El gobernador Omar Fayad, no solo ha montado toda una estrategia de reacción inmediata para atender a los pacientes confirmados con la enfermedad, con los recursos técnicos, materiales y humanos suficientes; además, ha pasado de “incógnito” para constatar que los servicios que se ofrecen a los usuarios en los diversos nosocomios del estado, sean ágiles y de buena calidad

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

Para quienes pensaron que era solo propaganda del gobernador Omar Fayad,  el haberse aparecido como “incógnito” en el Hospital General de Pachuca, para constatar por sí mismo la calidad de la atención médica que se les brinda a los hidalguenses, la implementación coordinada y altamente profesional del Operativo Escudo, con el fin de hacer frente a una eventual propagación del Covid-19 en el estado, demostró que el mandatario asumió como pocos de sus pares en el país, la responsabilidad de emplear todos los recursos materiales y humanos de su administración, para aminorar los efectos de la pandemia.

Desde el pasado 10 de marzo, el gobernador se comprometió ante la ciudadanía a hablar con la verdad sobre el delicado tema de salud que se presenta a nivel global, señaló entonces que había informes de 9 casos sospechosos en 6 municipios, y a nueve días de tal anunció, reafirmó lo dicho y sin medias tintas difundió en las redes sociales que de acuerdo al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos, se habían confirmado los dos primeros casos de Covid-19  en los municipios de Pachuca y Mineral de la Reforma.

“No podemos generar ni buenas, ni malas, ni falsas expectativas”, dejo en claro el Ejecutivo Estatal.

Ante la emergencia, no puede soslayarse que el Operativo Escudo es, por muchas razones, un ejemplo a seguir en el país, sobre todo por las estrategias de reacción y contención inmediatas que se tomaron en cuenta para su implementación y donde se incluye la puesta en marcha del Hospital de Respuesta Inmediata (también conocido como Hospital Inflable), que busca atender los casos confirmados con los equipos más avanzados en tecnología, especialistas y medicamentos suficientes, con el fin de aislarlos de los centros hospitalarios donde pudieran ocasionar un efecto dominó de gravísimas consecuencias.

Los hechos para enfrentar la pandemia en el estado, están demostrando además que el compromiso del gobernador en pro de la salud de los hidalguenses, no es mera retórica sino un ejercicio cotidiano, tangible y permanente de su plan de gobierno, porque es muy sencillo, como ocurrió tantas veces en el pasado alardear medidas de prevención sanitarias solo plasmadas en el papel pero no reflejadas en camas de hospitales suficientes, sin médicos ni medicamentos.

Además, el Operativo Escudo cuenta con una logística de apoyos para el traslado inmediato de pacientes a través de helicópteros y ambulancias para acudir en el auxilio de las zonas más remotas del estado, cuando el caso lo requiera.

Además, se ha abierto la línea del 911 para asistir, informar y orientar a toda la ciudadanía; cabe señalar también que el Hospital de Respuesta Inmediata cuenta con todo el equipo médico para atender a los pacientes; 40 camas, 10 para Terapia Intensiva, 14 de Cuidados Intermedios y 16 de Observación.

En el innovador nosocomio, laboran ya de manera permanente 200 profesionales de la salud, entre los que se cuentan camilleros, enfermeras, médicos generales, además de epidemiólogos, internistas así como inmunólogos, que estarán trabajando las 24 horas los siete días de la semana. No por algo se ha considerado como único en América Latina, y como mencionamos en anteriores líneas, un ejemplo digno de ser imitado en otros estados, ahora que el virus ya suma 168 casos confirmados y dos decesos en el país.

Sin duda que induce a tener más tranquilidad el saber que el gobierno local ya venía trabajando con mucha antelación en el diseño de toda una estrategia para aminorar en lo posible la propagación del virus. Y que se ha dado a la tarea de difundir con puntualidad y eficacia, la información para que la sociedad esté bien orientada de cuál es el papel que le corresponde asumir para evitar contagios.

Por eso, no es ni fue ninguna pose, y menos la intención de atraer los reflectores, el que el gobernador se hiciera pasar como un ciudadano más, para comprobar lo que se denunciaba con profusión en las redes sociales y en los medios: que el ahora ex director del Hospital General de Pachuca, era majadero y prepotente con los pacientes, muchos de ellos gente de escasos recursos; pero además, era un funcionario carente de sensibilidad social y de capacidad administrativa.

Bien hizo el mandatario local en cortar por lo sano, pues en situaciones de emergencia como la que hoy se presenta en el país, funcionarios de esa calaña lejos de ayudar, estorban. En una palabra, salen sobrando.

Coincidimos con el Ejecutivo Local: debe hablarse con la verdad para evitar que la desinformación y los rumores incuben situaciones de pánico entre la gente. Los medios deben coadyuvar a orientar e informar a la población sobre las medidas que deben asumirse desde la familia para que la pandemia no impacte en la sociedad hidalguense.

Insistimos: como nunca hay los recursos materiales, tecnológicos y humanos para aislar y atender de manera inmediata los casos que se vayan presentando. Y esto da tranquilidad porque no es obra de la casualidad ni un plan sacado de la manga para atender una inesperada continencia, sino un bien estructurado proyecto donde no tienen cabida ni las improvisaciones ni las ocurrencias.

Es responsabilidad de todos evitar que el Covid-19 afecte nuestra salud y la de nuestras familias y seres queridos. Hagamos nuestra parte.