Inicio D.F. NEGACIÓN AL DIÁLOGO DE JUAN AYALA ESTALLA LA VIOLENCIA EN EL...

NEGACIÓN AL DIÁLOGO DE JUAN AYALA ESTALLA LA VIOLENCIA EN EL ÚNICO

191
0
Compartir
Crece la inconformidad

*  Manifestantes piden ser recibidos y ante la actitud evasiva del líder a atenderlos, causan serios destrozos a la sede sindical de Antonio Caso

 

Por Ricardo Arellano                                                       

Especial de Expediente Ultra

La sede del Sindicato Único de los trabajadores del gobierno capitalino, ubicada en las calles de Antonio Caso, fue el escenario de uno de los tantos efectos colaterales que ha provocado al interior de esa organización el intento de reelección que buscó imponer su líder, Juan Ayala Rivero, sin tomar parecer a los 110 mil trabajadores que dice representar, y a los que pretendía despojar de sus procesos democráticos que han perdurado desde hace décadas, en sus 43 secciones.

Comenzó la rebelión
Comenzó la rebelión

El inmueble sufrió serios daños luego de que el dirigente se negó a atender los reclamos de los manifestantes, presuntamente trabajadores de limpia pertenecientes a  la Sección Uno, aunque oficialmente el comité de  dicha sección no emitió declaración alguna al respecto. Además, trascendió que los rijosos eran parte de los grupos que el líder ha utilizado para agredir a sus opositores, y a los que, como a los trabajadores de base,  no ha cumplido sus compromisos pactados.

Al unísono se reportaron otros actos de protesta en oficinas del gobierno capitalino como las ubicadas en la Dirección de Personal de Fray Servando Teresa de Mier y en algunas delegaciones políticas, donde transportes  de recolección de basura vaciaron sus contenedores en señal de protesta por el incumplimiento de prestaciones sindicales y la falta de respeto a ascensos escalafonarios.

Efectos colaterales del intento reeleccionista
Efectos colaterales del intento reeleccionista

Según trascendió, hace un mes, el Director de Personal, Miguel Ángel Vázquez, despidió a diversos trabajadores del Sindicato Único, entre ellos funcionarios de su Comité General y un secretario seccional sin que su líder, Juan Ayala Rivero, hiciera una enérgica protesta

Juan Ayala, se esconde y no responde
Juan Ayala, se esconde y no responde

en defensa de sus  compañeros acusados de “faltas a la autoridad”, por el hecho de solicitar a   Vázquez el cumplimiento  del pago del 20 por ciento de riesgo de infectocontagiosidad, a favor  de trabajadores dedicados a labores de alto riesgo como el desazolve. Al  funcionario de piel sensible, molestaron  las diatribas y recordatorios familiares que las bases lanzaron en su contra, y sin mediar acta administrativa alguna, cesó a quienes a su parecer encabezaron la manifestación en su contra.

Todo apunta  a que la inconformidad en contra del liderazgo de Ayala Rivero, candidato por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), ha empezado a emerger como resultado de su falta de compromiso para atender las demandas y defender los intereses de sus agremiados.