Inicio Columnas Osorio y su reflexión sobre los apologistas del delito

Osorio y su reflexión sobre los apologistas del delito

283
0
Compartir

*  Durante un recorrido por uno los rehabilitados barrios de Pachuca, el Secretario de Gobernación abordó un tema relacionado con la expansión de la narcocultura que ha detonado la delincuencia entre los jóvenes; se acerca la hora de las definiciones políticas y en materia de seguridad hay sectores que deben asumir su responsabilidad en el daño causado al tejido social e ideológico del país

 

EN CONDOMINIO

 

Por I. León Montesinos

Durante su gira por uno de los barrios marginados de Pachuca, la colonia Palmitas pintada de colores en sus calles rehabilitadas, pero sobre todo, rescatada en su dañado tejido social por la violencia y la inseguridad, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong aprovechó para poner las cartas en la mesa a los que en el pasado sexenio declararon la guerra al narco sin ninguna estrategia.

Lo expuesto por el funcionario y aspirante a la candidatura presidencial del PRI vino a confirmar una más de las responsabilidades compartidas por diversos sectores en el delicado asunto de la violencia que ha ahogado de sangre al país por el crecimiento y la disputa de los cárteles de la droga y grupos de la delincuencia organizada.

Nos referimos al auge de la cultura del narco promovida de manera irresponsable por los medios masivos y alentada por las propias autoridades panistas. Y lo afirmamos por el auge de la llamada apología del delito.

A Osorio Chong le asiste la razón cuando habla del craso error cometido por quienes tuvieron en sus manos el combate a las poderosas organizaciones cuando presentaban ante los medios de comunicación y la opinión pública a unos capos soberbios y hasta sonrientes, rodeados de arsenales, droga y cuantiosas cantidades de dinero.

A la par, los medios de comunicación y las empresas del espectáculo se dieron a la lucrativa tarea de impulsar las carreras de cantantes, bandas y demás artistas que fueron el detonante ideológico para que la narcocultura, como silencioso cáncer, penetrara en la mente de millones de jóvenes. La irrupción del modo de vida de las cabezas del narcotráfico en la pantalla chica, en el cine y en la música abarrotó las programaciones de la televisión abierta y de paga.

Otro ejemplo de la disparatada estrategia de la guerra emprendida contra el narco fue la serie titulada “El Equipo”, producida por Televisa y patrocinada con 118 millones de pesos tomados de recursos de la Secretaría de Seguridad Pública Federal al mando de Genaro García Luna, el mismo policía que convenció a la televisora de montar la farsa en la detención de la francesa, Florence Cassez.

Este torcido modelo “aspiracional” ha tenido un impacto indudable en el comportamiento delictivo de las últimas generaciones y como lo informó Miguel Ángel Osorio, resulta lamentable que muchos de los aspirantes a capos detenidos por las autoridades sean jóvenes de entre 18 y 29 años.

Sin hacer innecesarios aspavientos se han detenido en el actual sexenio 108 de los 122 objetivos más buscados. Y la lucha aún es ardua y no es precisamente responsabilidad de un solo hombre como buscan endilgarle al Secretario de Gobernación sus adversarios políticos.

Lo dicho por las calles de “Palmitas” lleva un mensaje implícito a aquellos que insisten en afirmar que la lucha contra la delincuencia ha sido un fracaso porque para “rehacer” el dañado tejido social en todo el país, los dueños de los medios masivos deben aceptar su responsabilidad por haber fomentado falsos arquetipos  a los jóvenes y a la población en general, pero también a muchos alcaldes cuyas inercias electoreras e intereses personales por manejar de manera directa cuantiosos fondos públicos,  han obstaculizado la instauración del mando único.

Sin dejar de mencionar el fracaso, ése sí evidente, que los estrategas económicos han tenido en el actual sexenio que ha impedido la creación de empleos formales y bien remunerados a millones de jóvenes y en general a población económicamente activa, permitiendo que el lavado de dinero inyecte año con año multimillonarios recursos a los cárteles de la droga y a los fortalecidos grupos del crimen organizado.

Las cosas deben hablarse como son ante la cercanía de las definiciones políticas, pues de lo contrario al país le irá peor de lo que ya le ha ido.

Nuestro correo: garrasleo6@yahoo.com.mx