Inicio Columnas ¿Pedirán perdón gobernadores saqueadores de Ver. Chih y Q. Roo?

¿Pedirán perdón gobernadores saqueadores de Ver. Chih y Q. Roo?

696
0

 

 

Handicap

¡Que se los crea su abuela!

*¿Lo harán los ministros de la SCJN con 6.5 millones de sueldo al año?
*¿Y en el Congreso, apá; la mayoría con antecedentes penales? 

 

Joaquín Herrera

CD de México, julio 19/2006 (agencia acento) Que les crea su abuela., diría el cásico:

El Sistema Nacional Anticorrupción pretende corregir a Pitágoras.

Sumar siete elementos inútiles -la Auditoría Superior de la Federación; el Tribunal Federal de Justicia Administrativa; la Secretaría de la Función Pública; la fiscalía anticorrupción; el Inai, el Consejo de la Judicatura y el Comité Ciudadano- no darían por resultado un cuerpo eficaz contra voracidades inmersas en los genes de amor del poder.

Justo cuando el Presidente, cabeza del poder Ejecutivo, pide perdón, hay miles que ni de palabra pedirían lo que nadie les va a dar, el perdón. No ante lágrimas de cocodrilo:

O ¿pedirán perdón y se les concederá a la mayoría de quienes forman hoy el Legislativo –el vigía por antonomasia y no solo fabricante de la ley- formado en su mayoría por prófugos de la justicia, con antecedentes penales?

¿Podrá el poder judicial pedir y lograr el perdón? ¡No!. No cuando los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tienen un salario (ilegal; la norma dice que nadie debe superar al Ejecutivo en remuneraciones), hasta del doble que recibe Peña Nieto, por ejemplo.
Voracidad en la SCJN, intocable
Pruebas de voracidad insaciable, abundan en la Suprema Corte, por ejemplo:
A finales del año pasado, se publicó una perla:

“Este lunes, los ministros Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza dejarán el cargo en la Suprema Corte de justicia de la Nación con un sueldo anual de 4 millones 215 mil 615 pesos”. Fue nota de El Universal en noviembre 30 de 2015 y, que se sepa, no ha sido corregido por autoridad alguna. Pero tampoco hubo consecuencias.

Abunda el texto: “El máximo representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el ministro presidente, Luis María Aguilar Morales, tiene un sueldo de 651 mil 241 pesos mensuales y su remuneración anual, incluyendo prestaciones, es de 6.7 millones de pesos.

Los diez ministros adscritos a la primera y segunda sala que integran la Suprema Corte ganan 520 mil 011 pesos por mes, agregando prestaciones de ley, percibirán 4.2 millones este año.

“Conforme al manual de percepción en 2004, el sueldo de los ministros de sala era de 30 mil pesos menos que el presidente de la Suprema Corte, ya que su salario ascendía a 357 mil 975 pesos mensuales y anualmente recibía 3.2 millones de pesos, incluyendo prestaciones otorgadas por ley.

“El máximo representante de la SCJN, en 2009 tenía una retribución anual de 4.5 millones de pesos; 1 millón 681 mil más que un ministro.

“Desde 2009, la percepción anual del ministro presidente incrementó 2 millones 206 mil 263 pesos. El mayor aumento fue del 2010 a 2011 con 1.6 millones”. Hasta aquí la cita.

Pero lo peor, como si algo pudiera ser peor, los ministros jamás “perdonan”-es fama en infinidad de reportajes publicados y jamás desmentidos- que se deje de entregarles su despensa mensual, entre prestaciones, como pagarles aguinaldos, sueldo a personal de servicio y chofer.
¿Este cuerpo podrá combatir abusos y voracidades?
¡Que se los crea su abuela! diría Vicente Fox.

¿Legisladores voraces, contra la voracidad?

En todo el país, campea la “ley” del eterno “Año de Hidalgo”; entre congresistas estatales, compiten para ver quien logra el más alto sueldo, mientras los políticos en general, pregonan la austeridad ante la caída del precio del crudo y la carestía rampante con ausencia de empleos.

En Querétaro –se publica en diarios- los 25 diputados locales se incrementaron el salario en 90 por ciento al pasar de 47 mil pesos mensuales a «87 mil 772.80 pesos como salario neto”.

Ninguna reacción le valió al ya célebre pregonero de la honestidad, el líder del PAN,, Ricardo Anaya. Ni un llamado, ni una explicación. Nada.

La información se puede consultar en la página electrónica de la Legislatura, en el apartado percepción y deducción mensual neta de diputados octubre 2015.

Sin dar explicación alguna sobre su decisión y sin justificación alguna, los legisladores se autorizaron un sueldo mensual 85 mil pesos. A esa cantidad le sumaron 18 mil por el concepto de trabajos legislativos y 4 mil 200 por previsión social, menos deducciones por impuesto sobre la renta y fondo de ahorro, dan un total de 87 mil 772.80 pesos mensuales como salario neto.

Al iniciar funciones los diputados de la 58 Legislatura, el presidente de la Mesa Directiva, el panista Roberto Cabrera Valencia, señaló que sus antecesores le dejaron un presupuesto para concluir el año en números negros que les permitirá cumplir obligaciones, pero no reveló los montos y los pagos a realizar, incluidas liquidaciones de personal que están despidiendo porque se encuentran en un proceso de revisión.
¿Cuál austeridad? Colima, diputados de $200 mil

Este año –se publica en la prensa estatal- los 25 diputados locales de Colima reciben casi el doble de las percepciones que el pasado, al pasar de 103 mil a 200 mil pesos brutos mensuales.

¿Hubo reacción alguna en el PRI que estrenó líder hace días?

Ninguna. No hay motivo alguno para andar pidiendo  disculpas. ¡Faltaba más!

De acuerdo a la página de transparencia del Congreso del Estado, los legisladores locales ahora ganan 77 mil pesos por dieta, 68 mil pesos, 15 mil pesos para fondo de ahorro, 15 mil pesos por presidir una comisión, 10 mil pesos para gasolina, 4 mil 493 pesos para teléfono y 10 mil pesos por ser parte de un grupo parlamentario.

En comparación con sus percepciones del año pasado, los diputados se aumentaron 33 mil pesos de dieta, 50 mil pesos para previsión social y 2 mil pesos para gasolina.

Además, crearon el fondo de ahorro con 15 mil pesos y la percepción por grupo parlamentario de 10 mil por diputado. También mantienen 4 mil pesos de telefonía y 15 mil pesos por presidir una comisión.
Lágrimas de cocodrilo, si llegaran a pedir perdón, no convencerían.
La pelota, en manos del Congreso; ¿le creeremos?
Ahora que el Congreso de la Unión deberá nombrar un súper cuerpo que ataje a corruptos, este cuerpo de lo más desprestigiado, necesitara algo más que Vel Rosita para lavarse la cara, cuando la mayoría de diputados y senadores tienen antecedentes penales.
Se necesitaría un milagro para que los transgresores de la ley quieran acabar con los delincuentes.

Ni los tres poderes, ni los diez partidos, tienen cara de pedirle perdón al respetable. Mejor que actúen y después hablamos.

Por lo pronto, tres gobernadores salientes (Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo lo reclaman) pueden ser un buen comienzo, aunque no lo suficiente aún.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here