Inicio CDMX D.F. DENUNCIAN AL DIRECTOR DEL HOSPITAL JUÁREZ POR INCUMPLIR CON EL...

DENUNCIAN AL DIRECTOR DEL HOSPITAL JUÁREZ POR INCUMPLIR CON EL SEGURO POPULAR

* En vísperas de su pretendida reelección, Martín Antonio Manrique, enfrenta acusaciones en la PGJDF por negación del servicio, así como demandas laborales por despidos injustificados de médicos y enfermeras

4004
0
Protestas en contra de la reelección de Manrique

 

Especial de Expediente Ultra/ FOTOS EXPEDIENTE ULTRA

Por Ignacio León Montesinos

El afán reeleccionista del Director del Hospital Juárez de México, Martín Antonio Manrique,  ha acentuado los conflictos que privan al interior del nosocomio. El galeno que pretende quedarse en el cargo por otros tres años, enfrenta no únicamente denuncias públicas por acoso laboral y despidos injustificados a enfermeras;  sino además,  demandas  penales radicas en la procuraduría capitalina por la presunción de delitos tales como: negación y práctica indebido del servicio médico a un enfermo grave, contraviniendo lo establecido por el Seguro Popular de brindar atención a los mexicanos que por su situación económica no puede sufragar sus gastos hospitalarios, según consta en la averiguación previa FAE/D/T2/00124/15-10.

El cirujano pediatra, Ernesto Jaimes, despedido por   cumplir con su labor de salvar vidas
El cirujano pediatra, Ernesto Jaimes, despedido por cumplir con su labor de salvar vidas

Muchos  pendientes deberá atender Manrique antes de presentarse a comparecer ante el Consejo Médico que deberá otorgarle su aval para continuar al frente de una institución que al decir de las voces disidentes,  ha perdido el sentido social y humanitario que debe guardar toda institución de asistencia pública, al grado de consentirse el despido de especialistas entregados de tiempo completo en la noble tarea de salvar vidas.

Tal es el caso del cirujano pediatra, Ernesto Jaimes Solís, a quien los incondicionales de Manrique le inventaron un acta administrativa por supuesta desobediencia en sus funciones,  para ordenar su cese,  por el hecho de haber operado de apendicitis a una menor  a la que horas antes  otro médico había desestimado para una cirugía de urgencia, pese a sus constantes dolores abdominales y  el cuadro de riesgo de peritonitis que presentaba. El salvar la vida de la pequeña, que era atendida de Leucemia,  le costó el puesto al galeno. Por si fuera poco, el 7 de julio pasado le fue levantada un acta por abandono de trabajo, expresa Jaimes a  Expediente Ultra.

El especialista ha decido ventilar tal injusticia ante los tribunales laborales pues está convencido que le asiste la razón, tanto médica como jurídica, para ser reinstalado en su trabajo. Ruta legal que también han empezado a seguir muchas de las enfermeras que desde el 2013 han sido despedidas por  Martín Antonio Manrique,  a través de la fabricación de documentos falsos en un abierto acoso laboral, según denuncia a las puertas del  Hospital Juárez, la enfermera Georgina García Monzón, con 43 años de servicio.

Al pie de la institución a la que ha entregado su vida, la mujer dice a los medios  estar consciente del riesgo que corre al hacer pública su denuncia. “No duden que en  ocho días voy a estar fuera del Juárez porque me van a inventar cualquier cosa para que no ejerza mi libertad de expresión y exija, como es el clamor de mis compañeros, que Manrique no se reelija pues sería lo peor que le podría pasar al hospital y a los pacientes que no tienen recursos para pagar su hospitalización o consultas. Ya basta de tantos despidos injustificados en contra de mis compañeras; Manrique debe irse”, reitera, sin arredrarse, Georgina García.

LA DENUNCIA ANTE LA PGJDF

De acuerdo a la denuncia de hechos  presentada ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF),  Reyna Lilia Reyes Martínez, una humilde mujer residente en Valle de Chalco, Estado de México, llevó en el 2008 a su hijo Enrique Ortíz Reyes, entonces de siete  años, a que le practicarán diversos estudios en el Hospital Juárez cuyos especialistas le diagnosticaron “esclerosis tuberculosa” , razón por la que el área de trabajo social le recomendó darse de alta en el “seguro Popular” para tener acceso a la gratuidad del servicio, pues su esposo, Adán Ortíz Miguel, aprendiz de albañil, no cuenta con un trabajo  ni ingresos estables.

Reyna Lilia Reyes y su esposo. Adán  Ortiz, exigen se  resperte el derecho a la salud de su hijo, Enrique
Reyna Lilia Reyes y su esposo. Adán Ortiz, exigen se resperte el derecho a la salud de su hijo, Enrique

Sin embargo, el cuatro de marzo pasado la trabajadora social, Fany Rodríguez Alvarado, se negó a resellarle su carnet de servicios  porque, a su decir,  se le había acabado el Seguro Popular. “…Ahí le va lo bueno, lo malo y lo feo, es que el tratamiento de su hijo ya terminó, fue un tumor de bajo grado por lo que el tratamiento terminó, de hoy en adelante tendrá que pagar todo y es muy poquito  a nivel 1…” Igualmente, la  Jefa de Trabajo Social, Guadalupe Gurrueta, le argumentó a la afligida madre: “somos muchos y por eso se le quitó el seguro y ya no alcanza el dinero” (sic).

En la querella presentada contra las autoridades  del Hospital  Juárez que resulten responsables, se enumera toda la serie de tratos groseros y  despóticos que no sólo las responsables del área de Trabajo Social sino  varios médicos y especialistas, hicieron a Reyna Liliana Reyes y su hijo, hoy de 14 años y prácticamente ciego como parte de las secuelas de su enfermedad.

Asistida por  defensores de derechos humanos, la avasallada madre exige justicia y pide que los medios de comunicación sean el conducto para que el Presidente Enrique Peña Nieto se entere de lo que ocurre en la realidad con la aplicación arbitraria del Seguro Popular, pues según expresa en charla con Expediente Ultra, Reyna Lilia Reyes,  “parece que el programa del Presidente, para ayudar a la salud de los pobres, no existe en el Juárez”.

Este medio buscó a través del área de Comunicación Social del nosocomio, una entrevista con Martín Antonio Manrique, pero según argumentó su titular, Luis Moreno, el Director se encontraba ausente, “en una conferencia”,  y el trámite debía tener el visto bueno del área homóloga de la Secretaría de Salud. Pidió que la información solicitada por los medios como el Manuel de Procedimientos del área de Trabajo Social que se negó a resellarle al carnet a la denunciante, se le hiciera llegar por escrito.

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here